Salvar lo Público

octubre 30, 2013

lo publico

Asistimos a una campaña permanente, orquestada y perfectamente organizada al servicio de intereses privados que consiste en desacreditar los servicios públicos, y explicar por activa y por pasiva que son insostenibles, como demuestra la crisis.

Una campaña alimentada por  mucho dinero privado, invertido en propaganda tertuliana, para cobrarse la presa de esos cuantiosos recursos públicos que incrementarían las cuentas de beneficios de muchas empresas.

La campaña es tan machacona que muchos podemos terminar pensando que acceder a un Servicio Público es un abuso, un privilegio y no un derecho universal en una sociedad democrática.

Esto ocurre, además, en un país que figura a la cola del gasto público europeo.  En concreto el puesto 13 de la Europa de los 15.  España gasta el 43,3% de su Productor Interior Bruto (PIB) frente al 49’9% de media que se produce en la Unión Europea.  Nuestro vecino Portugal invierte un 48,6% y Francia, Dinamarca o Finlandia se sitúan a la cabeza, por encima del 55%.

Claro que nadie explica que, si hay países que gastan más en sostener sus servicios públicos, es porque ingresan más en sus impuestos.  La media de ingresos fiscales de la Europa de los 15 supone, como media, un 46,1% de su PIB.  En Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia o Suecia, los ingresos de la Hacienda Pública suponen más del 50% de su PIB.  Sin embargo, en España, sólo ingresamos el 36,5% del PIB en la Hacienda Pública..

Y si ingresamos menos, es por el tremendo fraude fiscal y por los incontables regalos y deducciones fiscales, que cada gobierno autonómico, municipal, o central, han puesto en marcha para beneficiar a grandes empresas y grandes fortunas. Por la vía de los hechos y prácticas fiscales España se comporta como un auténtico paraíso fiscal para grandes empresas y fortunas. No es extraño el interés de defraudadores internacionales como Adelson, por encontrar su lugar en España.

Con estos mimbres, tenemos mucho más difícil sostener los servicios públicos que otros países de nuestro entorno.  Pero cuando los servicios públicos desaparecen, lo que al principio es más barato, termina siendo más caro.  La privatización siempre es menos transparente, más propensa a la corrupción, con menor calidad.  La privatización es un despilfarro que un país moderno no puede permitirse.

Por eso CCOO ha puesto en marcha una campaña en defensa de lo público.  Porque lo público es tuyo, y de toda la ciudadanía. La defensa de lo público es una lucha por el empleo público, que se ha destruido sistemáticamente y de forma programada. Pero, sobre todo, es una lucha por el sostenimiento de un modelo de economía y sociedad, concebido para asegurar la vida, la salud, la formación y la seguridad de la cuidadanía.  Merece la pena luchar por lo público,  por lo que tuyo, lo que es de todas y todos.

Francisco Javier López Martín

Anuncios

la tierra de los nadie 71 “el aire en la ciudad….

octubre 27, 2013

foto; Fran Lorente

El aire en la ciudad ha dejado de ser libre,
es un aire ondulado de mensajes y ruidos.
Cada vez que los niños respiran, se saturan
de luz sus pulmones, desaparecen las so
mbras.

Francisco Javier López Martín
Del poemario “La tierra de los nadie” ganador del Angel Urrutia Iturbe VII Poesia Lehiaketaren Irabazleari, Lekumberriko Udaletxeak


EL 24-O A LA HUELGA GENERAL DE LA ENSEÑANZA

octubre 23, 2013

1701245-Cartel_huelga_24_de_octubre_Version2

La crisis está siendo demoledora para los servicios públicos básicos, como la enseñanza. Si hasta 2009 el gasto público educativo se había ido aproximando a las medias europeas, hasta alcanzar un techo del 5´1 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB). Desde esa fecha los recortes del Estado y las Comunidades Autónomas han ido recortando de forma brutal sus presupuestos educativos, produciendo una caída del gasto del 30´5 por ciento entre 2010 y 2014. Hemos perdido casi un punto porcentual de PIB para educación y nuestro Gobierno se ha comprometido con la Unión Europea, a llegar a un 3´9 por ciento, lo cual supone un retroceso de décadas atrás, cuando la enseñanza pública no alcanzaba los 16 años y cuando la Educación Infantil de 3 a 6 años no se encontraba universalizada.

Sólo en un año, entre enero de 2012 y de 2013, hemos perdido 24.957 empleos de profesores y profesoras en la enseñanza pública no universitaria, pese a que la enseñanza pública es más demandada y ha crecido en 80.000 alumnos y alumnas. A estas cifras hay que añadirles la eliminación de 4.321 plazas de profesores y profesoras en las universidades públicas. En tan sólo un año la enseñanza pública ha perdido casi 30.000 profesionales, cifra que ronda los 60.000 si nos referimos a los últimos tres años.

Las consecuencias son fulminantes sobre la calidad de la enseñanza. El número de alumnos pos aula se ha incrementado, imposibilitando los desdobles que se habían generalizado en asignaturas como Lengua, o Matemáticas. Las horas de biblioteca, apoyo educativo, actividades extraescolares y complementarias y horas de tutoría con el alumnado,se han reducido de manera drástica.

En las universidades los recortes presupuestarios se complementan con subidas de tasas universitarias, disminución brutal de las becas y mayores exigencias para obtener una ayuda pública a los estudios. Somos el tercer país de la Unión Europea de los 15 y el último en acceso de alumnado a una beca.

Mientras el 60 por ciento de los alumnos de enseñanza superior acceden a una ayuda pública en Gran Bretaña, en España sólo 23 de cada 100 acceden a una ayuda. No es extraño que 30.000 universitarios abandonaron los estudios, como consecuencia de la bajada de becas y la subida de las tasas.

La misma deriva de obligar a los usuarios a pagar un porcentaje cada vez mayor del coste del servicio, también ha llegado a la enseñanza, incrementando las tasas universitarias, las de Educación Infantil y creando nuevas tasas en la Formación Profesional de Grado Superior. Pese a ello, muchos alumnos y alumnas se quedan sin plaza cada curso.

Las becas de comedor y las ayudas para comprar libros de texto y material escolar se recortan, mientras se mantienen deducciones fiscales para la compra de uniformes, o el aprendizaje de idiomas. Robar a los pobres para dárselo a los ricos es un vicio cada vez más extendido entre nuestro gobernantes.

La enseñanza pública encuentra cada vez más trabas y dificultades para asegurar la universalidad del derecho a la educación y la igualdad de oportunidades desde el nacimiento. La LOMCE es el finiquito partidista e ideológico que certifica la transformación de un derecho de cada persona en nuestro país, el derecho a la educación, en un producto sometido a las leyes del mercado, cuyo objetivo es el beneficio empresarial y el lucro empresarial. Un producto mejor o peor en función de que puedas o no pagarlo.

Un retroceso que coloca a las futuras generaciones a los pies de los caballos. Una enseñanza selectiva, segregadora y retrógada ideológicamente. El futuro  que nos ofrece la LOMCE es volver cincuenta años atrás, al corazón mismo de la dictadura del nacionalcatolicismo y la miseria de los recursos educativos.

Sin embargo la Educación debería ser una de esas política apartadas de la confrontación partidista, alejada de los efectos de la crisis, preservada de la quema y la fractura que recorre España. La educación debería ser objeto del acuerdo, la negociación y el consenso. No es más leyes educativas lo que necesitamos, sino más recursos y más acuerdo en el reforzamiento de la igualdad que cualquier sistema educativo debería garantizar para toda la ciudadanía.

Por eso el 24 de Octubre los trabajadores y trabajadoras de la educación iremos a la huelga, las familias lucharemos por un futuro mejor para nuestros hijos e hijas. Defenderemos una educación con los recursos humanos y materiales necesarios y acabar con el infame jugueteo de ministros como Wert que creen que escribiendo una ley se solucionan los problemas. La LOMCE nace muerta y cuanto más tiempo se instale entre nosotros más podredumbre e infección sembrará en el tejido social del país.

Francisco Javier López Martín


la tierra de los nadie 70 “día a dia

octubre 20, 2013

foto: Fran Lorente

Día a día, despiertan los bustos candidatos
una ilusión cada vez más efímera y tibia
.

Francisco Javier López Martín
Del poemario “La tierra de los nadie” ganador del Angel Urrutia Iturbe VII Poesia Lehiaketaren Irabazleari, Lekumberriko Udaletxeak


FORMACIÓN Y SINDICATO

octubre 20, 2013

ImageServletAcabo de recuperar un libro, probablemente ya descatalogado, escrito por Alejandro Tiana, hoy Rector Magnífico de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), cuyo título es “Maestros, Misioneros y Militantes. La formación de la clase trabajador madrileña, 1898-1917”. El libro es un compendio de su Tesis Doctoral, que mereció el Premio Nacional de Investigación e Innovación Educativa del Ministerio de Educación, en 1985.
Cuando escucho a tantos tertulianos despotricar contra esto y lo otro, para terminar dirigiendo sus invectivas contra los sindicatos, poniendo en duda el papel de los mismos en la negociación de los EREs, o la formación de los trabajadores y trabajadoras, me dan ganas de recomendarles la lectura de este libro, que, además, se puede descargar gratis desde las páginas de publicaciones del Ministerio.
Así entenderían que, aún antes de constituirse en sindicatos, los trabajadores y trabajadoras se organizaban en Asociaciones para mejorar las condiciones de trabajo, asociaciones de socorros mutuos, cooperativas, corales. De esas experiencias nacieron los sindicatos que fueron creando Casas del Pueblo, Ateneos, Universidades Populares, Escuelas, Universidades Obreras, Centros de Formación Profesional, Círculos Obreros.
Es cierto que una parte esencial de la formación como trabajadores y sindicalistas de la mayoría de las mujeres y hombres organizados en los sindicatos procedía de la autoformación, es decir, eran autodidactas. Líderes como Salvador Seguí, o Pablo Iglesias, Dolores Ibarruri, más allá de haber pasado algunos cursos en una escuela primaria, basaban su formación en las lecturas recomendadas, intercambiadas, los debates con los compañeros y compañeras y en la práctica de un oficio. Podríamos decir que practicaban una formación dual, antes de que el concepto se inventara.
Para aquellos sindicalistas, el aprendizaje de una profesión era parte esencial de la cultura del trabajo, de la conciencia de clase, del sentido de pertenencia a una patria común con valores propios e intereses que defender, tanto en los centros de trabajo, como en la calidad de nuestras vidas.
El golpe de Estado franquista, la larga Guerra Civil y las casi cuatro décadas de dictadura en España, no pudieron evitar que la clase trabajadora crease las CCOO y que estas se convirtieran en cauce de defensa de derechos laborales y sociales, en nuestro país. Hasta las cárceles donde eran encerrados los sindicalistas se convertían en un lugar de aprendizaje de sindicalismo. Así nos cuenta, entre otros, Eduardo Saborido, las sesiones de formación, dirigidas por Marcelino Camacho, en la cárcel de Carabanchel.
Luego, con la democracia, cada organización, quien más, quien menos en CCOO, ya fuera una Sección Sindical, o una Ejecutiva local o Comarcal, creaban una Escuela de Formación Sindical.
Somos la primera organización sindical y social de este país. Una de nuestras responsabilidades es formar trabajadores y trabajadoras conscientes de su papel en la empresa y en la sociedad. Conscientes del lugar en el futuro que tenemos que conquistar para la clase trabajadora, partiendo de las peores condiciones de crisis económica, de empleo, social y política, en la que nos hallamos inmersos.
La formación es una tarea que no vamos a abandonar, porque constituye una actividad esencia para construir el sindicalismo de clase y confederal que representamos. Y lo que seamos los trabajadores y trabajadoras, nuestro futuro en este país, dependerá, de forma muy importante, de la capacidad de organización, movilización, negociación, cualificación y formación, que demostremos el primer sindicato de este país, las CCOO.

Francisco Javier López Martín


LA INMEMORIAL POBREZA

octubre 16, 2013

ricos-y-pobres

Recientemente hemos conocido los resultados del Programa para la Evaluación Internacional de las Competencias de los Adultos, encargado por la OCDE.  El denominado PiAAC, también conocido como el Informe PISA de Adultos, nos sitúa en mal lugar en el concierto de los 23 países más desarrollados del planeta.  En un reciente artículo ya dije que esos resultados educativos no tenían que ver tanto con las leyes educativas, sino en el empleo, la precariedad de los trabajo y de las vidas en nuestro país.

Formarse a lo largo de toda la vida exige un horizonte despejado, que nuestro país está muy lejos de asegurar a la ciudadanía.  El Día Mundial para la Erradicación de la Pobreza es un buen momento para constatar esta evidencia.  Tras Grecia, nuestro país  presenta las tasas más altas de paro, en torno al 26,2 por ciento.  Más de una de cada cuatro personas se encuentra parada en España.  Pero, en el caso de los jóvenes, se sitúa en el 56 por ciento.

De otra parte, la tasa de pobreza supera cerca del 22 por ciento.  Mientras que en tiempos de crisis, en otros países desarrollados, la curva de las desigualdades se aplana, en España ocurre lo contrario, los ricos son más ricos y los más pobres se hunden aún más.

La crisis financiera, convertida en crisis económica, ha tenido dramáticas consecuencias sobre  el empleo y las fracturas sociales, alimentadas por unos recortes presupuestarios, que destruyen la capacidad protectora del Estado Social, en elementos tan esenciales para el mismo, como la Sanidad, la educación, o los servicios sociales.

El próximo 17 de Octubre, jueves, muchos lugares de España vivirán manifestaciones, concentraciones, actos públicos, para ratificar el compromiso de la ciudadanía y de cientos de organizaciones sociales, vecinales, sindicales, que nos representan, para erradicar la pobreza de nuestro país.

Una pobreza que destruye vidas y familias.  Una pobreza que arrastra consigo consecuencias sociales, pero también culturales, medioambientales, que dinamita la arquitectura de los valores sociales que sustentan la convivencia democrática.

La  pobreza no es un castigo, sino la consecuencia más indeseable de una sociedad en crisis.  Su remedio y cura no es la beneficencia, sino la justicia social, la apuesta por la igualdad.

El sentimentalismo, la caridad, es compatible, como nos recuerda Susann Sontag, con la brutalidad:  Nos hace sentirnos  inocentes, salvados, espectadores privilegiados,  pero incapaces de afrontar el necesario compromiso, aunque suponga renunciar a nuestros pequeños privilegios.

No es el sentimentalismo, la simpatía, la caridad del kilo de alimentos que nos sobra y apacigua nuestras conciencias, pero deja intacta la injusticia, las que van a solucionar la inmemorial pobreza, de la que hablaba Gil de Biedma. Será el compromiso, la solidaridad, la lucha por la justicia y la igualdad, lo que nos conducirá a erradicar la pobreza de nuestro país.

Un compromiso colectivo, manifestándose en las calles en millones de compromisos individuales.  En millones de pasos contra la pobreza.

Francisco Javier López Martín


LA OCDE Y LOS ADULTOS ESPAÑOLES

octubre 14, 2013

Escuela-para-adultos

En los últimos días las páginas de los periódicos se han llenado de titulares alarmistas sobre los adultos españoles. Al parecer, los adultos españoles, de entre 16 y 65 años, tenemos la peor formación del mundo desarrollado, según se desprende del Programa Internacional para la Evaluación de Competencias de los Adultos PIACC, conocido como el Informe PISA para Adultos, realizado por iniciativa de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos).

Somos, según el estudio, los penúltimos, de 23 países, en comprensión lectora y los últimos en matemáticas, entre los países desarrollados. Al parecer nos perdemos “en textos de cierta profundidad y riqueza como puede ser El Quijote”. En cuanto a las matemáticas, parece que no tenemos mucha destreza en interpretar gráficas como las que aparecen en el recibo de la luz, o comparar paquetes de ofertas turísticas.

Tras el alarmismo inicial que cualquiera de nosotras, o nosotros, sentimos, al leer estos titulares, podemos caer en el pesimismo, relativizar los titulares, o esperar a que una nueva noticia acapare nuestra atención y, si te he visto, no me acuerdo. Demostraríamos así, que los titulares vienen cargados de razón. Sin embargo, este informe nos ofrece la oportunidad de demostrar que cada escrito ofrece numerosas lecturas.

Para empezar, conviene destacar que nos encontramos a la cola de los 23 países más desarrollados, de entre unos 194 países reconocidos en el planeta. Mal de muchos, consuelo de tontos, pero no conviene olvidarlo al comenzar la lectura de los resultados.

De otra parte, hay que desconfiar de los mismos exámenes. Los carga el diablo. Miden con frecuencia, tan sólo lo que el que los elabora quiere medir y suelen exigir las respuestas que los examinadores quieren escuchar.

Para los expertos de la OCDE, parece que los españoles tendríamos que entender El Quijote, de la misma forma que deberíamos saber de toros y flamenco. Además, deberíamos entender un recibo de la luz, que debe ser lo más sencillo de entender en algunos países desarrollados.

Sin embargo, ni El Quijote es un texto de tan fácil comprensión, ni el recibo de la luz, en España, es tan entendible. Ni el de la luz, ni ningún otro, me atrevería a añadir. Es evidente que los consumidores españoles vivimos en la desprotección más absoluta, en este aspecto. En cuanto a los presupuestos de los paquetes turísticos, se encuentran tan cargados de trampas que lo barato sobre el papel suele resultar caro y al contrario.

No me parece que los españoles y españolas nos encontremos tan mal preparados para sobrevivir, incluidas condiciones extremas, con salarios bajos, altas tasas de paro, empleos temporales y precarios, sistemas insuficientes de protección social, bajas pensiones y altos niveles de corrupción política. No me parece que no seamos capaces de administrar nuestra cesta de la compra, nuestros viajes y hasta ahorrar, en las peores circunstancias. Eso sí, somos víctimas de un escaso interés de nuestros gobernantes para facilitar nuestro acceso a la cultura.

Además, el Informe pone de relieve que las generaciones más jóvenes disminuyen notablemente las distancias con la media de los 23 países más desarrollados, lo cual despeja notablemente nuestro horizonte de futuro, siempre que corrijamos nuestros problemas, que no tiene que ver tanto con nuevas leyes educativas, como con un mayor esfuerzo en la calidad de nuestro empleo, una economía más sólida, mayor inversión en cultura y asegurar una formación continua a lo largo de toda la vida.

Algunas conclusiones del estudio, nos serían muy útiles para acometer este esfuerzo. Sobre todo las referentes a la necesidad de formación a lo largo de toda la vida. La Formación Universitaria, Formación de Adultos, Formación Profesional y Formación para el Empleo.Por ejemplo, la mejora del rendimiento de los adultos en lectura y matemáticas incide positivamente en la probabilidad de encontrar trabajo, participar en el mercado laboral e incrementar el nivel salarial. Así, sólo el 47% de los que se encuentran en los niveles más bajos tiene trabajo, frente al 75% de los de puntuación más alta.

Además,nos cuenta el Informe, existe una fuerte relación positiva entre el rendimiento en comprensión lectora y la participación en actividades de formación. De hecho, las competencias se adquieren, fundamentalmente, en la etapa de escolarización, pero se atrofian, mantienen o desarrollan, dependiendo del tipo de trabajo y de la formación continua a la que accedes a lo largo de tu vida. El trabajo es malo, temporal, precario y mal pagado y la formación continua poca y mal organizada y así nos va.

En España, más de 40% de los trabajadores participaron en cursos de formación, comparado con un 60% en los países nórdicos, y menos de un 30% en Italia. Sin embargo, los trabajadores con niveles más bajos en competencias básicas, acceden en menor número a la formación, confirmando el llamado “efecto mateo”, que viene a decirnos que el rico se hace más rico y el pobre más pobre, también en el caso de la cualificación y formación.

Cerca del 30% de la población adulta española obtiene puntuaciones en los niveles más bajos de del Informe, Nivel 1 o inferior, por lo que estas personas se encuentran muy limitadas para acceder a las acciones de formación continua y al aprendizaje a lo lardo de la vida, salvo que desde el Estado, en todos sus ámbitos, se realice un esfuerzo complementario de compensación de la desigualdad educativa.

Los propios redactores del Informe llegan a algunas conclusiones interesantes. Hay un amplio espacio en nuestro país para la mejora, a través de programas de formación continua para adultos. Al tiempo que nos alertan de que si no se mejoran los niveles actuales de competencias se corre el riesgo de exclusión de una parte importante de la población.

Los recursos son escasos, es cierto, pero no lo es menos que los que existen se encuentran dispersos y sometidos a criterios distintos, cuando no contrapuestos. Si consiguiéramos poner de acuerdo al Estado con las Comunidades Autónomas para sumar recursos y articular mejor la Formación Profesional, la Formación de Adultos, el subsistema de Formación para el Empleo (que se nutre de la cuota de formación que aportamos empresarios y trabajadores) y la Formación Universitaria. Si dotásemos adecuadamente los presupuestos de Investigación y Cultura. Y si mantuviéramos este compromiso político y este esfuerzo económico en el tiempo, habríamos dado un paso de gigante para mejorar nuestras posiciones en el concierto de países más desarrollados estudiados por la OCDE.

Francisco Javier López Martín