TRAS 130 AÑOS ….. AL 1 DE MAYO

el 1 de mayo
Conmemoramos, este año, el 130 aniversario de aquel Primero de Mayo de 1886, en el que los trabajadores y trabajadoras de Chicago padecieron la brutal represión de una huelga y de las manifestaciones en las que reivindicaban la jornada laboral de ocho horas, que constituía la base de unas condiciones dignas de trabajo. Manifestaciones en las que murieron y fueron heridas muchas personas y que culminaron en la revuelta de Haymarket Square.
Es un buen momento para recordar, como cada año, los nombres de aquellos tres periodistas, Albert Parsons, August Spies y Adolf Fischer. El de aquel carpintero, Louis Lingg. Y de aquel tipógrafo, George Engel, que fueron condenados a muerte y ejecutados de forma inmediata, por participar, alentar, encabezaraquella huelga y aquellas manifestaciones. Mientras Samuel Fielden, Oscar Neebe y Michel Schwab, eran condenados a cadenas perpetuas o numerosos años de cárcel.
El elemento laboral ha sido picado por una especie de tarántula universal y se ha vuelto loco de remate: piensa precisamente en estos momentos en iniciar una huelga por el logro del sistema de ocho horas, clamaba el Philadelphia Telegram, antes de la huelga.
Qué mejores sospechosos que la plana mayor de los anarquistas. ¡A la horca los brutos asesinos, rufianes rojos comunistas, monstruos sanguinarios, fabricantes de bombas, gentuza que no son otra cosa que el rezago de Europa que buscó nuestras costas para abusar de nuestra hospitalidad y desafiar a la autoridad de nuestra nación y que en todos estos años no han hecho otra cosa que proclamar doctrinas sediciosas y peligrosas! clamaban los tertulianos de turno desde las columnas de los periódicos, tras los sucesos de Haymarket del 4 de mayo.
Es buen momento para recordar que aquellas reivindicaciones que aspiraban a una vida digna y un trabajo decente, han tenido un largo recorrido cargado de persecuciones, cárcel, dolor, tortura y muerte, bajo acusaciones parecidas, a cargo de los poderosos, los ricos y su ejército de pícaros plañideros, holgazanes y perceptores de incontables mamandurrias.
Es buen momento para recordar que, pese a los años transcurridos, las formas de explotación de la clase trabajadora siguen siendo básicamente las mismas, aunque se han perfeccionado de tal manera que, al igual que en aquellos lejanos días, son presentadas y asumidas como inevitables y hasta necesarias.
Una de las consecuencias de esta explotación vigente es que el Primero de Mayo es explicado como una conmemoración obsoleta, anacrónica y caduca, a la que se aferran, tan sólo, aquellos que se niegan a adaptarse a unos supuestos nuevos tiempos, en los que la clase trabajadora ha desaparecido de la escena de la historia. Tesis, por cierto, en la que coinciden todos los tirios y hasta algunos troyanos de nuevo cuño.
Y, sin embargo, la clase trabajadora sigue existiendo, porque la explotación del hombre por el hombre no ha desaparecido. Es más, esa explotación se ha despojado de la careta y se nos muestra en su más cruda realidad. Sólo hay que escapar del bombardeo constante de imágenes publicitarias, que nos alientan a un consumo infinito e insaciable, para reparar en las enormes grietas y las horribles cicatrices que esa explotación produce en nuestra vida cotidiana.
La corrupción que se adueña de la economía y devora la política. El inmenso poder de corporaciones como Coca-Cola, capaces de burlar la justicia, incumplir sentencias, despreciar a las personas que trabajan en sus factorías, robar el agua a pueblos enteros, mientras, al mismo tiempo, dona ingentes cantidades de latas con sus productos a los bancos de alimentos y financia instituciones sanitarias predispuestas a cantar las bondades de sus productos.
La persecución a la que el Estado somete en España a centenares de sindicalistas que han tenido el atrevimiento de participar en huelgas contra los recortes brutales de los derechos laborales y sociales. Los 8 de Airbús han salido relativamente bien parados, no sin antes sufrir años de sufrimiento y amenaza. Han visto reconocida su inocencia, pero la propia sentencia establece la plena vigencia del artículo 315.3 del Código Penal, que sigue siendo la base sobre la cual los fiscales sustentan las peticiones de cárcel para los sindicalistas, en otros centenares de juicios abiertos, de incierto resultado.
El deterioro del Estado Social y Democrático de Derecho, reconocido en nuestra Constitución, recortado y a punto de ser jubilado, atado de pies y manos en su imprescindible tarea de asegurar la calidad de la sanidad, de la educación, de los servicios sociales, de la atención a la dependencia, del derecho a una vivienda digna, del derecho a un trabajo decente y un salario digno.
Cada vez que un paciente se ve relegado a una larga lista de espera. Cada vez que desaparece una maestra o un maestro de una escuela pública, a causa de los recortes. Cada vez que una mujer anciana se ve imposibilitada para mantener un nivel digno de autonomía personal, porque ve recortada su ayuda a domicilio, o su grado de dependencia. Cada vez que quien no tiene recursos, ni puede acceder a un empleo, pierde su vivienda, sin que nadie le asegure eso que eufemísticamente se ha dado en denominar una “solución habitacional”.
Cada vez que una persona que necesita un empleo, no lo encuentra, o recibe una oferta que no cubre sus más mínimas necesidades básicas. Cada vez que un joven tiene que buscarse la vida fuera de nuestras fronteras, porque aquí es imposible labrarse un futuro. Cada vez que quien no tiene trabajo, ni salario, ve negado el acceso a unas rentas mínimas que aseguren su suficiencia económica, para atender sus necesidades familiares.
Cada vez que alguien muere en el trabajo, o a causa de enfermedades contraídas en el desempeño de unas tareas que no cuentan con las medidas de prevención adecuadas. Cada vez que alguien necesita una ayuda social y se topa con un muro infranqueable, legal pero injusto. Cada vez que quien huye de una guerra y se ve privado del derecho humano a encontrar refugio seguro, o que vuelve a morir una mujer a manos de su pareja.
Cada vez que estas cosas ocurren (y lo hacen con frecuencia pasmosa y pertinaz), el Primero de Mayo vuelve para recordarnos que sólo la voluntad de ser y existir puede sacarnos de este atolladero. Que otra vida mejor es posible. Que estas maldiciones no son condenas ineludibles. Que sólo nuestro miedo, nuestra falta de unidad, permiten la pervivencia de la explotación. Y que el trabajo sindical, la organización de la solidaridad, son una de las mejores herramientas con las que contamos para poner fin y coto a tanto desmán.
Hace años escribí un libro titulado El Madrid del Primero de Mayo. En él me detenía en los lugares, los edificios, que jalonan el recorrido tradicional de las manifestaciones del Primero de Mayo en la capital. No era, obviamente, un mero libro de arquitectura, ni una guía turística más ( al estilo del Madrid de los Austrias, los Borbones, o de Galdós), sino una reflexión sobre el esfuerzo de millones de personas, a lo largo de la historia, para construir lugares para la convivencia.
Lugares, espacios para la convivencia, que sólo podrán ser disfrutados plenamente cuando la libertad, la justicia, los derechos, sean el patrimonio común que a todas y todos nos pertenecen, nos albergan, nos protegen. Mientras tanto, mientras ese día llega, tras 130 años, tendremos que seguir saliendo a las calles de todo el mundo, cada Primero de Mayo, porque siendo los más, seguimos luchando por ser mejores.
Francisco Javier López Martín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: