Un 2018 de mujeres y hombres libres e iguales

Hablé en un artículo anterior de la apropiación indebida del toro de Manuel Prieto (también conocido como toro de Osborne), por parte de la derecha nacional, con el objetivo de dar mayor esplendor y engalanar la bandera rojigualda. Paradójicamente resultó ser un toro diseñado por un republicano y comunista, en los tiempos de la dictadura del general Franco.

La mente se lanza a giros imprevistos y crea parejas inesperadas y, tras releer el artículo, me sorprendo pensando en la cantidad de veces que escucho, en boca de portavoces de la derecha, que trabajan por una España de “mujeres y hombres libres e iguales”.

La primera vez que  lo escuché en una de esas bocas, fue en la de Esperanza Aguirre, precisamente al poco tiempo de que yo comenzara a escribir artículos en los que planteaba que crear generaciones de mujeres y hombre libres e iguales, debería ser el principio inspirador de cualquier acción política, al tiempo, denunciaba que ese objetivo de toda política había sido claramente descuidado, cuando no abandonado, por los neoliberales económicos y los neoconservadores políticos.

Claro que yo no me había inventado la expresión. Viene de la Revolución Francesa (libertad, igualdad, fraternidad). Figura también en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Literalmente dice que Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

La Constitución Española, viene a formular los mismos principios. El artículo 14 afirma que Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión, o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Y ya antes, en el artículo 9 se indica que Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en los que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.

Mujeres y hombres libres e iguales. Esa es la única cuestión a resolver en política. La verdad, debo confesarlo, es que la primera vez que lo leí, quien escribía era Juan Gómez Casas, un anarcosindicalista poco recordado, que fue dos veces Secretario de la CNT. Una en la clandestinidad (lo cual le valió años de cárcel) y otra en los primeros años de la democracia. Articulista, polemista, historiador. En uno de sus libros leí y me apropié de la idea para siempre, que la aspiración de aquellos anarquistas era forjar mujeres y hombres libres e iguales.

Nada que ver, no confundir nunca, a esos anarcosindicalistas con los “anarcoliberales” (así les gusta llamarse) que tomaron como musa, patrona y financiadora a Esperanza Aguirre, logrando así crear plataformas estables (tink tank, las llaman ahora) que les ha proyectado hacia medios de comunicación y cargos públicos sin cuento ni medida.

Hoy les veo dar muchas lecciones de libertad (y pocas de igualdad) en todo tipo de programas, como si fuera de un buen gusto tremendo aplicar el lema de ponga un anarcoliberal en su plató. Esos mismo programas que, cuando hablan de paro, empleo, salarios, no invitan a un sindicalista, ni por asomo, pero sí a uno de esos anarquistas de la propiedad privada, o anarcocapitalistas.

No podemos ser libres si no tenemos las mismas oportunidades y no podemos tenerlas si no ponemos en el mismo punto de partida a quienes nacen marcados por la desigualdad. Si algo ha demostrado 2017 es que esa brecha de la desigualdad ha aumentado de manera inexorable. Que los ricos de hoy son más ricos, que los pobres de hoy no son menos, ni son menos pobres, sino todo lo contrario.

Que el fracaso escolar y el abandono de los estudios no mejora. Que la atención sanitaria pierde intensidad por falta de efectivos. Que nuestros mayores mueren sin percibir la ayuda de atención a la dependencia solicitada, o se les deniega, o que se les reduce y recorta. Que nuestros servicios sociales se ven obligados a trabajar a demanda y no pueden hacerlo a oferta.

Me sorprendo leyendo la noticia de que los altos ejecutivos ganan hasta 347 veces más que sus trabajadores. Que sus sueldos suben aleatoriamente, en porcentajes desorbitados y sin que tengan que ver con los resultados de la empresa, mientras que los salarios de los trabajadores bajan, o crecen mínimamente y los pensionistas ven subidas en su pensión de un 0´25 por ciento, que ni compensan la pérdida de poder adquisitivo.

Comienza 2018 y la Real Academia de la Lengua acaba de incorporar a su diccionario términos como buenismo, postureo y posverdad. Palabras que deberíamos desterrar este año de la política, para comenzar a aplicar de forma serena, sensata y coherente, los principios de libertad, igualdad y solidaridad. Porque la libertad sin igualdad no existe y vicecersa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: