Víctimas del coronavirus

agosto 29, 2020

Vivimos en sociedad porque nos necesitamos unos a otros, juntos por egoísmo y por solidaridad, que ambas cosas forman parte del primigenio espíritu de la especie, queremos lo mejor para nosotros mismos y para los nuestros más cercanos, pero sabemos que esto será imposible en guerra abierta con el resto  de nuestros vecinos, lo mejor para nosotros y para los nuestros es que aprendamos a cooperar con los demás.

Somos tribu, barrio, pueblo, ciudad, nación, país, raza, especie, egoístas por naturaleza, solidarios por necesidad. De ahí que la calidad de vida de una sociedad humana se mida en términos de la capacidad para proteger y defender a las personas más débiles.

El momento confinamiento general ante el embate del coronavirus parece haber pasado. Comienzan a medirse los impactos sobre la ciudadanía de las medidas que se fueron adoptando. Parece existir coincidencia en que el aislamiento físico, el cierre de centros de trabajo, el confinamiento en los domicilios y en instituciones como las residencias de personas mayores, el cierre de escuelas, ha tenido un efecto psicológico muy duro sobre toda la población, pero muy especialmente sobre las mujeres, los niños, las personas mayores. Lee el resto de esta entrada »


El país que necesitamos

agosto 29, 2020

Recientemente, aunque esto de recientemente comienza a ser muy relativo porque unos pocos meses parecen años hoy en día, conocimos que el PIB español había retrocedido en el último trimestre en un 18´5%, una caída muy superior a la de Francia, que fue de un 13´4%, a la de Alemania, que retrocedió un 10´1%, e incluso  superior a la de otros países similares a nosotros, como Italia, con un retroceso del 13´8%, o nuestro vecino Portugal, con un 14´1%. Hasta la media europea nos queda muy lejos, con un 12´7 de caída.

Inmediatamente los agoreros, especializados en remover la carroña, han culpado al gobierno de la situación, por una mala gestión de la crisis. Menos mal que nadie se acuerda de nada al poco de producirse cualquier noticia, porque de lo contrario estas aves de mal agüero se verían obligadas a explicar sus posiciones siempre negativas, siempre condenatorias, siempre calumniosas, al día siguiente de haberlas aireado públicamente.

No sería para menos, cuando hemos podido comprobar que, a los pocos días de conocer la mala noticia sobre la economía española, hemos podido comprobar que el retroceso de la economía del Reino Unido ha resultado ser aún mayor que la de nuestro país, un 20´4% en el último trimestre. Lee el resto de esta entrada »


Formación de aprendices adultos en tiempos de pandemia

agosto 29, 2020

Una de las consecuencias del Covid-19 es el aumento del desempleo, debido a la desaparición temporal, o permanente, de un buen número de actividades económicas. En todo caso, muchas actividades productivas y de servicios van a sufrir profundas modificaciones. Cambios que vienen a sumarse a los producidos por la aplicación de las nuevas tecnologías y la Inteligencia Artificial (IA).

Las estimaciones anteriores a la pandemia hablaban de cerca de 130 millones de personas adultas en Europa que podrían y deberían mejorar su capacitación personal en los próximos años. Un número de personas que se convierten en firmes candidatos para participar en programas de aprendizaje que combinen la Formación Profesional con la realización de prácticas en las empresas.

En el conjunto de la Unión Europea la edad media de las personas que se incorporan a programas de aprendizaje y prácticas es muy variada. Desde aquellos que, como en el caso de Austria, o Alemania acceden tempranamente a este tipo de formación, en el inicio de la edad laboral, como aquellos otros países (tipo Dinamarca, o Finlandia, donde esa edad se sitúa por encima de los 20 años, incluso después de haber realizado otros procesos formativos previos. Lee el resto de esta entrada »


Salir de la crisis

agosto 29, 2020

Hay quienes antes de la llegada de la pandemia anunciaban un recrudecimiento de la crisis económica de 2008 porque aquella famosa crisis, desencadenada tras la caída de Lehman Brothers, en realidad nunca terminamos de superarla. Unas veces con recuperación económica y otras con recesión, lo cierto es que sus consecuencias de precariedad de las vidas y los empleos habían pasado a formar parte de lo cotidiano.

La pandemia del coronavirus ha venido a sembrar aún más incertidumbre en el desorden global instaurado a lo largo de las últimas décadas, demostrando la debilidad de un sistema que colapsa ante el embate de un virus desconocido, evolucionado, mutante, e imprevisible.

Basta recordar que nos dijeron que no eran necesarias mascarillas y resulta que lo eran, o que con el verano y sus rigores las proteínas del virus se debilitaban y la pandemia se diluiría hasta la temporada otoño-invierno y tampoco resultó ser cierto. Las reglas de siempre parece que han dejado de ser válidas. Lee el resto de esta entrada »


Okupas en pandemia

agosto 29, 2020

La pandemia ha producido muchas muertes, mucha enfermedad y muchos daños colaterales, a veces provocados por fuego amigo, el de aquellos que quieren echarte una mano, salvarte de morir ahogado y, en su empeño, te hunden la cabeza una y otra vez hasta que terminas en el fondo del pantano.

Uno de esos daños colaterales consiste en la aparición de muchas nuevas oportunidades aprovechadas de inmediato por los avispados que saben jugar con la ley, con sus fisuras, con la vida, con la muerte, con las necesidades propias y ajenas. Y una de esas necesidades, siempre urgente e imperiosa, es la de la vivienda.

Vivimos en un país cuya Constitución establece,

-Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada.

Pero no queda ahí la cosa porque, a continuación, el pacto constitucional del denostado régimen del 78 aclara quién tiene la obligación de que esto sea así,

-Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas  pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. Lee el resto de esta entrada »


Rastro y coronavirus

agosto 29, 2020

Los tenderetes repletos de variadas mercaderías han sido sustituidos por pancartas, los vendedores ambulantes son los mismos, pero se desempeñan como manifestantes. Es domingo y el Rastro de Madrid sigue sin haber entrado en la nueva normalidad.

Acaban de prohibir el ocio nocturno, las discotecas y los bares de copas por toda España, después de que durante un  tiempo nada despreciable los hubieran dejado entrar en la normalidad de mascarillas y gel hidroalcohólico, hasta comprobar que, con dos copas de más, hay quien desbarra y contamina a placer.

Los mercadillos con relativos aforos limitados funcionan en barrios y pueblos. Pero el Rastro, el rastrillo tradicional con más de 300 años de existencia, que ha vivido revueltas populares, guerras, invasiones y pandemias (nuestros grandes clásicos del Siglo de Oro ya hablan de este espacio de venta de mercadería diversa) sigue en confinamiento.

No tiene explicación que el Rastro siga cerrado a cal y canto, cuando las grandes superficies comerciales permanecen abiertas. Sólo desde una visión mezquina, marginal y marginadora cabe creer que el Rastro es prescindible porque es un mero atractivo turístico y no hay turistas en Madrid. Lee el resto de esta entrada »


Sanidad, el poder de lo público

agosto 29, 2020

Recuerdo que durante un tiempo, meses tal vez, nos asomábamos a las ventanas

(recuerdo también que vivíamos encerrados, confinados decían, porque una pandemia recorría el país, el mundo entero, a la manera en la que lo hacían el cólera, la viruela, el sarampión, en tiempos lejanos)

y aplaudíamos, un buen rato aplaudíamos, a quienes estaban combatiendo en primera línea en los hospitales, en los centros de salud, en los supermercados, las residencias de personas mayores, la atención domiciliaria, la seguridad ciudadana.

Como la crisis económica del 2008 de la que veníamos, la pandemia que ha llegado lo ha hecho para quedarse. La fueron profetizando sus predecesores, el AIDS, el SARS, MERS, ébola, zika y ese montón de gripes aviares, porcinas, o simplemente A. No se ha ido, el COVID19 sigue haciendo de las suyas, enfermando a personas, matando a personas, no sabemos hasta dónde, no sabemos hasta cuándo.

Salíamos a aplaudir varios minutos cada día, durante todo el confinamiento, hasta que comenzó aquello de la fases

(algunos intentaron apagar los aplausos a base de caceroladas, sin demasiado éxito y con riesgos para la salud cuando aquellas cacerolas sonaban sin distancia de seguridad, ni mascarilla y con cucharas mal lavadas) Lee el resto de esta entrada »