Caos educativo a la madrileña

junio 11, 2019

De nuevo nos acercamos al final de curso. Entretenidos como andamos con las elecciones municipales, autonómicas y europeas, no nos damos cuenta de la que se nos viene encima. Por segundo año consecutivo se produce el traslado de los exámenes de septiembre a junio. Parece que lo que el año pasado fue desconcierto va camino de transformarse este año en caótico desorden.

El profesorado dedicará los últimos días de mayo a realizar las evaluaciones finales. Quienes suspendan alguna asignatura recibirán clases de refuerzo y recuperación para someterse en pocos días a un examen que antes se celebraba en septiembre. Quienes hayan aprobado dejarán de ir a clase por su cuenta y riesgo, o bien acudirán a las aulas a ver películas y realizar diversas actividades de entretenimiento. Educativas a veces, pero de entretenimiento.

No sé si es cierto lo que afirman quienes en algún despacho han tomado la decisión sobre la ocurrencia. Me refiero a eso de que total da igual junio que septiembre, porque durante el verano la chavalería se toca las narices y no recupera nada de nada. Lo que sí sé es que en toda España hay 200 días lectivos al cabo del curso y, por obra y gracia del gobierno de la Comunidad de Madrid, los lectivos de junio se pierden para una parte importante del alumnado. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Los cuatro pilares de nuestro futuro

mayo 23, 2019

Acabamos de superar el reto de las elecciones generales y nos hemos adentrado ya en la campaña de las europeas, autonómicas y municipales. El panorama que han dibujado los resultados del 28 de Abril es, en buena parte, una ilusión y un espejismo.

El triunfo del Partido Socialista no es abrumador, ni tan siquiera concluyente. A la división del voto en dos bloques, derecha e izquierda, casi iguales en número de votos, se une la situación desquiciada en Cataluña, el enrocamiento de Ciudadanos en unas posturas cada vez más alejadas del centrismo, para disputar el espacio de la derecha a un Partido Popular que asiste confundido al crecimiento de una fuerza de ultraderecha que hasta el momento vivía agazapada dentro de sus filas.

Una situación a la que viene a sumarse la fractura y atomización de las fuerzas políticas situadas a la izquierda del PSOE, incapaces de conciliar las diferencias territoriales, la diversidad de extracciones sociales de sus componentes, las ambiciones personales, la pluralidad de las ideas, la libertad de opinión, el respeto a la discrepancia y a las decisiones adoptadas.

En este panorama, las elecciones europeas quedan desdibujadas, pese a que de Europa provienen buena parte de los marcos normativos a los que tienen que ajustarse y en los que luego hay que desarrollar, las políticas nacionales, autonómicas, o locales. Será en la batalla por el control de las autonomías y los ayuntamientos, donde se decidirán buena parte de los escenarios políticos para los próximos años.

A la hora de tomar una decisión sobre el voto el próximo día 26 pesará, sin duda, el recuerdo del voto en las elecciones celebradas hace menos de un mes, pero también otros elementos como la simpatía personal, el conocimiento, la confianza, la afinidad que sea capaz de suscitar cada uno de los candidatos, o candidatas.

Más allá de todo ello y aunque parezca mucho pedir, me parece que no haríamos mal en tomar en cuenta, además, cómo se pronuncia cada partido sobre los temas esenciales que afectan a nuestras vidas. Los cuatro pilares que terminarán sustentando nuestro futuro. El empleo, la salud, la educación y los servicios sociales. Lee el resto de esta entrada »


Espejismo electoral

mayo 23, 2019

El Partido Socialista ha ganado las elecciones. Esa es la conclusión más evidente de las recientes elecciones generales celebradas en España. El miedo al efecto Andalucía ha pesado, hemos salido a votar algo más que en anteriores ocasiones  y, por el momento, la anunciada triple alianza, con presencia de la ultraderecha, se ha visto frenada en seco, al tiempo que sus protagonistas se han embarcado en una trifulca entre la “derechita cobarde”, la “derecha naranjita” y la “ultraderchita cobarde” que se toma a mal que la llamen por su nombre.

En lo único en lo que parecen ahora coincidir es en establecer un cordón sanitario en torno al socialismo, intentando forzar al ganador a terminar pactando su gobierno con Podemos y diferentes grupos nacionalistas, lo cual deben considerar que incrementa sus posibilidades de seguir utilizando a Cataluña como principal arma arrojadiza durante la legislatura y en futuras campaña electorales.

Es una estrategia como otra cualquiera, pero me parece tremendamente irresponsable. No me extraña nada cuando viene de la ultraderecha emergente de cuyo nombre no quiero acordarme. Pero resulta mucho más extraña en un partido que nació en Cataluña, impulsado por una izquierda no nacionalista y con esencias socialdemócratas, que se han ido deslizando hacia un ultraliberalismo nacional y ranciamente anticatalanista.

Y tampoco me cuadra en un partido que se autodenomina popular y aspira a seguir liderando el centro y buena parte de la derecha. La crispación política a la que se ha dejado arrastrar Casado, de la mano de sus mentores Aznar y Aguirre, sólo puede conducirle a ser devorado por un nacionalismo españolista y un ultraliberalismo económico, demasiado alejados de sus seguros caladeros de votos tradicionales. Lee el resto de esta entrada »


Las generales eran un aperitivo

mayo 23, 2019

Las elecciones generales han movilizado el voto en España y han convocado una participación poco frecuente en nuestro país. Las anteriores elecciones habían provocado un vuelco en el destino de los votos y dieron cabida a nuevos partidos que se hacían eco de los cambios políticos, económicos, sociales y culturales que se habían producido a lo largo de las últimas décadas.

De una parte, emergieron quienes supieron recoger los malestares que expresaban las movilizaciones del 15-M. De otra parte, hubo quienes recolectaron la reacción frente a una derecha en la que el poder institucional había generado numerosos fenómenos de corrupción y demasiado volcada en actitudes conservadoras a la hora de asumir realidades como el aborto, el feminismo, la diversidad sexual, o la eutanasia.

De esta forma, a la izquierda del PSOE y en el espacio del centro liberal se hicieron hueco nuevos y pujantes grupos políticos, que parecían querer disputar la primacía al bipartidismo que había dirigido la segunda restauración borbónica durante casi cuarenta años, en una peculiar reedición de los turnos de gobierno de conservadores y liberales. Lee el resto de esta entrada »


Aquel 1º de Mayo en Madrid

mayo 7, 2019

Hace años escribí el libro El Madrid del 1º de Mayo. Cada año, la manifestación del Día del Trabajo discurre desde Atocha hasta la Puerta del Sol. En ese recorrido, si ponemos atención y nos detenemos a mirar el paisaje urbano, podemos encontrarnos con buena parte de la historia de Madrid.

En el libro me detengo en el Paseo del Prado, junto a la verja del Jardín Botánico. Cuando se escribe, todo es posible. Doy un salto en el tiempo, hasta el año 1890. Los trabajadores madrileños han decidido conmemorar, el 1º de Mayo, siguiendo las consignas del Congreso de París de 1889.

La verdad es que eran pocos y mal avenidos los grupos de trabajadores que se disponían a celebrar el 1º de Mayo. El Madrid trabajador de aquellos años había conseguido poner en pie unas pocas sociedades de resistencia, integradas sobre todo por albañiles y, en menor medida, por trabajadores de la madera y del hierro, la agrupación socialista, la recién creada UGT y los núcleos anarquistas. Lee el resto de esta entrada »


La formación es electoralmente invisible

mayo 7, 2019

Van dos debates electorales y tan sólo he escuchado alguna referencia a las excesivas reformas educativas que llevamos a cuestas, que parece que son las culpables del alto fracaso escolar. También alguna promesa de impulsar un amplio pacto educativo, a la medida del ganador.

No he visto grandes reflexiones sobre el problema que tienen muchos de nuestros jóvenes y adultos, que van acumulando a lo largo de la vida bajos niveles de cualificación, abandono educativo, paro de larga duración. Factores que conducen a la pérdida de oportunidades, cuando no a la marginación social.

Personas que no encuentran empleo y que tienen serias dificultades para  tan siquiera buscarlo. Que se ven sometidas a tensiones personales y familiares y que afrontan situaciones económicas y sociales insufribles. La baja cualificación, la precariedad del empleo, los largos periodos de paro, conducen a un deterioro físico y psicológico que amenaza a muchas personas.

Una de las tareas de la política debería consistir en dotar a las instituciones y al conjunto de la sociedad de instrumentos para poner en común las estrategias y el trabajo de los servicios de empleo, la educación y la formación, los servicios sociales y sanitarios, no sólo para mejorar las cualificaciones y el empleo, sino para dar una nueva oportunidad a las personas.

Hay que hacerlo desde la política, aprovechando iniciativas europeas destinadas a los jóvenes, a las personas adultas, a las mujeres, o a las personas paradas de larga duración. Procurando aprovechar las mejores experiencias en marcha en los diferentes países de la Unión Europea. Lee el resto de esta entrada »


Aprender siempre de los mejores

mayo 7, 2019

Nos han vendido la idea de que hemos entrado en un momento de recuperación económica. Dicen que, tras la larga crisis, la economía se va fortaleciendo, el paro disminuye y los niveles de empleo se recuperan. Sin embargo no es oro todo lo que reluce. Europa es un buen ejemplo, en este momento en el que nos acercamos a la encrucijada de unas elecciones para elegir el Parlamento de la Unión.

Las crisis cíclicas del capitalismo, a las que nos habíamos acostumbrado van dejando paso a un estado de crisis permanente, compatible con momentos de recuperación y de recesión económica, aumento o disminución del desempleo y de las tasas de paro. Ese es el signo del nuevo mundo global que ha parido la crisis mundial en la que nos embarcamos en 2008.

Lo cierto es que esta misma globalización y la revolución tecnológica, van exigiendo nuevas destrezas, mientras emergen nuevos perfiles de empleo. Nuestra juventud se preocupa de adquirir altos niveles de cualificación por vías formales o no formales que pueden perfectamente ser desperdiciados si continúa la tendencia de promover empleos de muy baja calidad. Lee el resto de esta entrada »