Preocupación ecológica posveraniega

septiembre 26, 2019

Es extraño este mundo en el que nos ha tocado vivir. Se acabaron las vacaciones, volvemos a la rutina, a los colegios de los niños, al trabajo imprescindible y rutinario, al  estudio necesario y anodino. A la charla de café, de banco en el parque, de barra de bar. Al debate político en bucle. Al supermercado atestado. Al cotilleo tertuliano de los muertos y los vivos.

Cada cual desgrana sus preocupaciones, exhibe su plumaje, oculta sus miserias. En una de esas, un compañero de trabajo nos cuenta lo preocupante que es que millones de árboles estén ardiendo en Brasil. Comparte con nosotros la conciencia (tal vez aprendida en la televisión) de que ese pulmón planetario que es la Selva Amazónica no debe desaparecer, al menos si queremos que la vida en el planeta tenga una oportunidad.

A continuación nos cuenta sus vacaciones de nueve días, ocho noches, en un lejano país a 10.000 km de distancia. Las decenas de horas de vuelo, los exóticos paisajes, las sorprendentes comidas y los insólitos y afables habitantes que deambulan buscándose la vida por aquellos parajes.

Son charlas de café. Pero si lo piensas un poco, tan sólo ese viajero de avión, que ha recorrido algo así como 20.000 km en su ida y vuelta, ha terminado emitiendo más de 250 gramos de CO2 por cada kilómetro recorrido. La cantidad resultante, sin tomar en cuenta el resto de contaminantes emitidos por el avión, me parece desproporcionada para un solo viajero, pero esas son las cifras que publican los organismos internacionales. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

El Madrid de los investigados

septiembre 26, 2019

Recibo una notificación, a través de una de esas redes sociales en las que conocemos gente a la que calificamos como amigos, seguidores, seguidos, o simplemente contactos. Viene a decir, con toda sinceridad, Alguna vez, alguna buena noticia: Aguirre, Cifuentes, imputadas: En la trama Púnica del PP de Madrid, Falsedad Documental, Prevaricación, Cohecho, Blanqueo de capitales, Falsedad electoral, Tráfico de influencias, Apropiación indebida. Y concluye de forma lapidaria y tajante: El Trifachito es su heredero en Madrid.

No soy de los que se alegra con las desgracias ajenas, aunque los ajenos en cuestión sean personas a las que no concedo crédito político alguno. Tampoco creo que sea buena la noticia el hecho de que una parte de nuestra clase política haya convertido su actividad pública, como representantes de la ciudadanía, en un negocio personal, a costa de los bienes y recursos que son de todas y de todos.

Creo, como Rufián, que es probable que el delito de Cifuentes consista en haber mirado para otro lado. Es útil, para cualquier carrera política, hacer la vista gorda y no querer ver ese cáncer de la corrupción que crece siempre que dejamos de vigilar y controlar la limpieza y la transparencia de cuantos manejan recursos públicos, o privados. A veces tiene un duro coste. La mayoría de las veces un correlato de gratificaciones y premios.

Aguirre y sus consejeros de mayor confianza en los negocios privatizadores de la sanidad, la educación, los servicios sociales y todo tipo de contrataciones públicas, se ven hoy imputados o, como se dice ahora, investigados. Manuel Lamela, Lucía Figar, Ignacio González, Francisco Granados, Borja Sarasola, Gádor Ongil, Salvador Victoria, Juanjo Güemes, López Viejo comparecerán ante los jueces, junto a empresarios y cargos públicos. Lee el resto de esta entrada »


El turismo insostenible

septiembre 13, 2019

Me entero, viendo los programas de verano, de que Greta Thumberg, la activista  sueca de 16 años, emprende un viaje en barco desde el puerto de Plymouth hasta Nueva York para participar allí en algunas actividades para combatir el cambio climático.

El hecho de viajar en las condiciones más básicas, en un barco velero que minimiza la contaminación y las emisiones de CO2, provoca las más diversas reacciones y llama mi atención. Aceptamos las cosas como nos vienen dadas y no nos paramos a pensar las consecuencias de nuestros actos más sencillos, como elegir el modo de transporte que elegimos para viajar. Me pongo a viajar por internet.

Me entero de que casi 12 millones de personas toman el avión cada día. El 20 por ciento de ellos se desplazan en vuelos de larga distancia. Estamos hablando de casi 4.400 millones de personas volando al año. Y en otro lugar encuentro que cada persona que se desplaza en un avión medio de unas 90 plazas emite unos 280 gramos de CO2 por cada kilómetro que recorre. Lee el resto de esta entrada »


Morir en agosto

septiembre 13, 2019

El verano produce sequía de noticias. Alguna cadena televisiva nacional ha retransmitido en directo el debate de investidura en la Comunidad de Madrid, que en cualquier otra circunstancia no habría dado para tanto. Los noticiarios se llenan de olas de calor, asesinatos machistas, maltrato animal, rescates de inmigrantes y refugiados en el Mediterráneo, fuegos intencionados, o accidentales y alertas sanitarias por intoxicaciones veraniegas.

Los tertulianos de guardia parecen saber de todo esto y vierten osadas opiniones sobre una audiencia disminuida y más difícil de distraer. Los políticos de turno aprovechan para cameos sobre cualquier asunto. También las personas mayores se convierten en ocasional y desgraciada noticia por fallecimientos a causa de golpes de calor, o del abandono en la soledad de sus domicilios.

Hoy en día, en verano, se muere de otra manera que cuando hace años escribí aquel cuento al que titulé Morir en agosto. En nuestro país, casi 9 millones de personas superan la edad de 65 años. De estas personas 4´7 millones viven solas y más de 850.000 tienen más de 80 años. Siete de cada diez son mujeres. Una situación que requeriría mucha más atención en los discursos de investidura, en los debates sociales y en las tertulias.

Un perro abandonado en una gasolinera puede convertirse en viral y ciertamente es indignante, pero una persona que muere sola, merece mucho menos interés y preocupación, tal vez porque el hecho se produce en la intimidad del hogar y no hay ningún youtuber, móvil en mano para subirlo a las redes. Una viejecita sola, en su sillón, frente a un televisor, durante horas y horas, mientras el agobiante calor y la muerte la acorralan, tiene pocas posibilidades de convertirse en noticia. Lee el resto de esta entrada »


El fraude de la renta mínima

agosto 21, 2019

Tras la Huelga General del 14-D, aquella primera gran huelgona de la España democrática, CCOO y UGT presentaron una Propuesta Sindical Prioritaria (PSP) en la que incorporaban las principales reivindicaciones sindicales dirigidas al gobierno de Felipe González.

Una de aquellas propuestas de los sindicatos reivindicaba la instauración de una Renta Mínima que, junto a las pensiones contributivas, no contributivas,  las prestaciones por desempleo, o de atención a la dependencia, se constituyera en la última red de protección para aquellas personas que carecían otro tipo de ingresos.

El gobierno socialista, de la mano de la ministra Matilde Fernández, se embarcó en un tortuoso debate sobre la caña y el pez. Si era preferible dar peces, o enseñar a pescar. Dieron curso a la exigencia de crear las pensiones no contributivas para quienes no hubieran cotizado lo suficiente a lo largo de su vida laboral y dejaron en manos de las Comunidades Autónomas la instauración de la Renta Mínima, dando lugar a modelos muy distintos y aplicados a ritmos muy dispares. Hubo que esperar al gobierno Zapatero para ver aprobada una Ley de Atención a las situaciones de dependencia.

Pero a principios de los 90, Navarra, Euskadi, Cataluña y Madrid fueron los primeros en dar el paso de crear programas de rentas mínimas en España. En Madrid los sindicatos comenzamos a negociar la Propuesta Sindical Prioritaria, madrileñizada, con el gobierno de Joaquín Leguina. Elena Vázquez era entonces la Consejera responsable del Bienestar Social y los Servicios Sociales. Lee el resto de esta entrada »


La revolución que se avecina

agosto 21, 2019

Pese a lo que digan los diccionarios, la revolución no se define por una explosión violenta y radical que convulsiona las instituciones y produce bruscos cambios políticos, sociales, económicos y culturales.

A toro pasado, tendemos a identificar la revolución con un día, un mes y un año, en el que ha ocurrido un hecho extraordinario, inesperado, impulsivo, con frecuencia sangriento, que altera el curso de la Historia. Sin embargo, esa fecha es sólo la explosión que acelera unos cambios que ya estaban ahí, que eran consecuencia de una crisis desencadenada, pero cuyos síntomas más alarmantes no habían dado aún la cara.

Ese proceso consiste, tal como nos enseñó Antonio Gramsci, en el hecho de que lo viejo muere y lo nuevo todavía no puede nacer: en ese interregno se verifican los fenómenos morbosos más variados. Lo peor es que la muerte no se ve, o no se quiere ver venir. Lo viejo se aferra a la vida que conoce, sin darse cuenta de que un volcán está a punto de explotar.

Abramos los ojos para ver, o cerremos los ojos para imaginar, un mundo sometido a profundas transformaciones y acelerados cambios tecnológicos. Un mundo en el que el cambio climático y los efectos devastadores de la insostenibilidad del modelo de crecimiento producen no sólo malas cosechas, sino el abandono de los campos, el éxodo a las ciudades, el desplazamiento de millones de personas hacia lugares desconocidos y extraños, en busca de un futuro para ellos y sus familias.

Un mundo en el que la crisis económica se convierte en permanente, aunque los ricos siguen siendo muy ricos y en su día a día no se dan cuenta de que los pobres son cada vez más pobres. Los centros urbanos se encuentran cada vez más congestionados. La delincuencia, la sensación de vivir en inseguridad, los disturbios ocasionales, la contaminación e insalubridad del aire se convierten en lo habitual y cotidiano. Lee el resto de esta entrada »


La seguridad es cosa de izquierdas

agosto 21, 2019

No es lo mismo estar seguros que sentirse seguros. La seguridad que percibimos es tan importante como la seguridad que realmente tenemos. La seguridad, como la pobreza, siempre tiene un componente subjetivo importante. No es lo mismo ser pobre en un país donde la mayoría de las personas vive en situación de pobreza, que ser pobre de solemnidad en un país como el nuestro. Probablemente la sensación de pobreza es menor en el primer caso que en el segundo.

Si comparamos el estado de la seguridad ciudadana en España, no sólo con el de África, o el de América Latina, sino con el de Estados Unidos, ganamos por goleada, tanto en porcentajes de delitos cometidos, de asesinatos que se producen, de personas encarceladas, o en libertad provisional. En el consumo de drogas, o las muertes por arma de fuego

La sensación de seguridad, no obstante, depende de más factores, en los que tampoco tenemos nada que envidiar a los estadounidenses. Sentirse seguro depende de elementos que preservan el entorno personal, familiar y social de la ciudadanía.

Aunque nuestras tasas de paro son las más elevadas de Europa, después de Grecia, los niveles de protección de las personas que no tienen trabajo, o carecen de ingresos, son bastante mejores que los de los EEUU. Hasta el porcentaje de personas que duermen en las calles, sin alojamiento y techo, es menor en nuestro país.

Si enfermamos, nuestra sanidad pública asegura que podemos hacer frente a los tratamientos médicos sin jugarnos la ruina económica para pagar una sanidad privada. Si estás embarazada tienes derecho a baja y permisos por maternidad y paternidad.

La sanidad privada estadounidense es muy cara y muy poco eficiente en su relación calidad-precio, mientras que la española, pese a los recortes aplicados con la justificación de la crisis y las operaciones privatizadoras, al calor de la corrupción y tráfico de influencias, favores y puertas giratorias en demasiadas Comunidades Autónomas, figura entre la mejores del mundo y aparece como  la mejor de Europa en los informes internacionales. Lee el resto de esta entrada »