EL DIVISIONARIO. UN RELATO MINERO

septiembre 24, 2013

la foto (1)Como tantas noches, me encontraba revisando los correos electrónicos, las cartas, los documentos, que habían llegado a lo largo del día. Una tarea que es imposible de realizar en el fragor de la actividad cotidiana y que se acumula, la mayor parte de las veces, para ese momento de la noche en el que el silencio se apodera de la casa y puedes sentarte un momento tranquilo. Horas robadas al sueño, a la lectura, a la escritura…
Esa noche me detuve en un correo enviado por la Fundación Juan Muñiz Zapico de CCOO Asturias. Una Fundación que lleva el nombre de uno de los encausados en el Proceso 1001 por formar parte de la dirección clandestina de las CCOO, reunida en el convento de los Oblatos de Pozuelo de Alarcón y detenida en Junio de 1972.
El juicio dio comienzo en Diciembre de 1973. El mismo día en el que se produjo el asesinato de Carrero Blanco, lo cual termino dando lugar a unas condenas desproporcionadas, de decenas de años de cárcel, si tenemos en cuenta que el único delito cometido por aquellos hombres era el de pertenecer a una organización sindical que luchaba pacíficamente por los derechos de las personas trabajadoras.
Juan Muñiz Zapico, terminó muriendo trágicamente, años después, en un accidente de tráfico y los compañeros y compañeras de Asturias decidieron dar su nombre a una Fundación que, entre otras muchas actividades, convoca un premio anual de microrrelatos mineros, que lleva el nombre de otro líder sindical, Manuel Nevado Madrid, cordobés de nacimiento y asturiano de adopción, que trabajó en el Pozo María Luisa y que se convirtió en el líder sindical minero. Es precisamente a esos hombres y mujeres de la minería a los que rinde tributo este concurso literario.
Tenía la convocatoria del concurso entre las manos. Me asaltó la idea de escribir sobre aquella reunión en la mina de la Camocha, en la que una Comisión Obrera de los trabajadores en huelga, se las veía con los representantes de la empresa Solvay y con los del Gobernador Civil. Lo que no tenía era tiempo. Pero era un microrrelato y después de despachar el resto de documentos, me puse a escribir de un tirón este relato, intentando ponerme en la piel del único de los cinco miembros de la comisión obrera del que no conocemos el nombre.
No se si, la de la Camocha, fue de verdad la primera de las Comisiones Obreras que los trabajadores creaban y disolvían, ante cualquier conflicto en las minas, las empresas industriales, o los tajos de la construcción,hasta que se fueron creando Comisiones Obreras más estables, para coordinarlas después y dar origen a una fuerza sindical que, a principios de los sesenta, ganaba las elecciones sindicales en el sindicato vertical franquista. El hecho es que esta Comisión Obrera se crea en 1957, el año de mi nacimiento y me resulta, tal vez por ello, más mítica y cercana.
Mandé el relato y a los pocos meses recibí una comunicación de que el jurado había decidido conceder a mi relato una Mención especial al Testimonio Histórico, por lo cual sería publicado en el libro del IX Concurso de Microrrelatos mineros. Hoy tengo entre mis manos el libro. Como bien sabemos la mayoría de los que alguna vez nos hemos adentrado en la narración, o la poesía, no hay mejor premio que ver publicado aquello que has escrito.
Gracias, por tanto, a la Fundación Juan Muñiz Zapico, por este hermoso regalo, que ahora dejo, a su vez, en vuestras manos, por si pudiera suscitar vuestro agrado, interés y disfrute, en una de esas noches en las que, arrancando tiempo al sueño, decidís dedicar un par de minutos a la lectura.

EL DIVISIONARIO.

La verdad es que me estaba preguntando que coños pintaba yo allí, acusado de ser comunista, cuando todos sabían, incluidos los de Solvay y las autoridades presentes, que mi único pecado era ser el hijo póstumo de un socialista que marchó a la Guerra y no volvió nunca más.

Las cosas se nos estaban yendo de las manos. Los representantes del Gobernador Civil, no estaban allí por casualidad. Oviedo no está lejos, pero en la parroquia de la Vega no los habíamos visto nunca. Tras nueve días de huelga, estaba claro que preparaban una escabechina y qué mejor que estos cinco cabecillas que se hacen llamar Comisión y actúan en comandita.

En mala hora me había dejado embaucar por Casimiro, tras escuchar al piquito de oro de Galache y las brabuconadas de Terneiro, que para colmo era gallego y falangista. Aunque el verdadero culpable de todo era yo. Mira que le di vueltas. Fue la amistad con el Quicu la que terminó de decidirme. Era mi amigo, de la JOC y picábamos codo con codo.

Ahora nos acusaban de comunistas, osea, lo peor de lo peor. Estábamos jodidos, bien jodidos.

Fue entonces cuando, sin previo aviso, en mitad de la reunión Terneiro se desabrochó la camisa y comenzó a señalar una por una sus cicatrices mientras gritaba que a un hombre que había luchado en el frente ruso junto a los nazis, a un divisionario, no había otro hombre con cojones de llamarle comunista.

Ahí cambiaron las tornas. Los de Solvay y los del Gobierno Civil se intercambiaban miradas desconcertadas. Alguien pidió disculpas, rogó serenidad y empezamos a hablar de los silicóticos, de los destajos, de las galerías inundadas. Casimiro Bayón sonreía. Mi padre, también sonreía. Seguro que sonreía.

Francisco Javier López Martín

Anuncios

28 de ABRIL: LA LUCHA POR LA SALUD EN LAS EMPRESAS.

abril 25, 2013

seguridad_y_salud

Entre febrero de 2012 y enero de 2013 se produjeron 391.040 accidentes laborales, de los cuales 555 fueron mortales y 3.538 graves. Los accidentes laborales con baja se han reducido y eso supondría una buena noticia, si no tuviera truco.

Es cierto que el trabajo sindical en los centros de trabajo permite prevenir mejor los riesgos laborales, pero también es cierto que la sangría de empleos hace que el número de accidentes tienda a la baja.

Sin embargo, la propia crisis, el miedo a perder el empleo, el deterioro de las condiciones laborales a causa de las sucesivas reformas laborales, ha traído consigo un nuevo fenómeno. Han aumentado los accidentes sin baja. Además las bajas se producen por periodos más cortos de tiempo. Tiempos de reposo muy por debajo de los que requieren determinadas enfermedades o accidentes no declarados.

El 28 de abril, Día Internacional de la Salud y Seguridad en el Trabajo, vuelve a convertirse en un día para la reivindicación, desde la constatación de que los recortes en derechos laborales y sociales impulsados por el gobierno, en connivencia con sectores empresariales está degradando el mercado de trabajo, precarizando el empleo y poniendo en peligro la salud y seguridad en el trabajo.

Los presupuestos para Salud y Seguridad en el Trabajo se han reducido un 40%, mientras que, en algunas Comunidades Autónomas estas partidas han desaparecido.

Mientras esto ocurre, el control de las bajas laborales se entrega a las mutuas, los convenios colectivos pueden perder las mejoras en materia de salud laboral y las reformas laborales implantan la baja médica como causa de despido.

La negociación de una nueva Estrategia de Salud y Seguridad en el Trabajo, se convierte en un elemento esencial para evitar el desmantelamiento de los instrumentos para la prevención de los riesgos laborales en las empresas.

De nuevo el 28 de Abril se convierte en día de reivindicación y lucha contra los accidentes laborales. Contra el deterioro de la cultura de la prevención en las empresas y en las políticas públicas.

Francisco Javier López Martín
Presidente Fundación Sindical Ateneo 1º de Mayo
Secretario de Formación CCOO


SINDICALISTAS LATINOAMERICANOS EN MADRID

abril 24, 2013

muñiz zapicoLa Escuela Sindical Juan Muñiz Zapico de CCOO recibe esta semana a un grupo de 22 sindicalistas latinoamericanos seleccionados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Han pasado dos semanas en el Centro Internacional de Formación de la OIT en Turín y llegan a Madrid para formarse en materia de Salud y Seguridad en el Trabajo.

A lo largo de una semana podrán contrastar, debatir, intercambiar información y conocimientos sobre acción sindical en la prevención de riesgos laborales, exposición a sustancias tóxicas, evaluación de riesgos psicosociales, papel de los comités de empresa europeos, ergonomía. Todos aquellos temas que preocupan a los trabajadores en ambas orillas del Atlántico.

Cuando he tenido que dirigirme a ellos, llegados desde todos los rincones de América Latina, no he podido dejar de lado los momentos que han vivido junto a gentes venidas de más allá del océano y de las que me he sentido más compatriota que de algunos personajes nacidos en mi propio país.

Momentos junto a Rigoberta Menchú, para colaborar en el procedimiento abierto en la Audiencia Nacional contra los militares en el gobierno de Guatemala, que pusieron en marcha el genocidio de las poblaciones indígenas.

Un proceso que hoy retoma la Fiscalía General de Guatemala, contra el dictador genocida Rios Montt y sus secuaces.

Hace un año esa Fiscalía General de Guatemala, encabezada por la fiscal Claudia Paz y Paz recibía el Premio Abogados de Atocha.

Memoria de los momentos vividos junto a Tarso Genro, el abogado laboralista brasileño, miembro del Partido de los Trabajadores, antes de ser Ministro de Educación, luego de Relaciones Institucionales, Ministro de Justicia en los gobiernos de Lula da Silva y ahora gobernador de Rio Grande do Sul. Han decidido impulsar del Foro Social de Porto Alegre.

La entrevista con Evo Morales, de paso por Madrid, camino de otras capitales europeas, cuando era el líder cocalero de los trabajadores de la coca bolivianos.

Una larga y dura lucha que le llevó, finalmente a la Presidencia de Bolivia.

Las charlas con mi amigo argentino Indio Juan, el rapsoda, poeta que puso su voz en la Cantata de Santa María de Iquique, junto al grupo Quilapayún. Uno de los más sinceros y hermosos homenajes al pueblo chileno, aplastado en sus deseos de libertad, por el mazazo del ejército pinochetista.

El Indio exiliado que encontró aquí el amor y entre nosotros murió, cediéndonos sus últimas palabras públicas como prólogo de mi poemario La Tierra de los Nadie.

Momentos junto a la Senadora Piedad Córdoba, incansable luchadora por la Paz en Colombia, pese al continuo desencadenamiento de la violencia de la guerrilla, los paramilitares, el ejército, contra la población civil.

Memoria del Homenaje que el pueblo de Madrid rindió a Hugo Chávez, de visita en España, en el encuentro mantenido en el Auditorio Marcelino Camacho de CCOO. La larga espera, el salón hasta arriba, las palabras apasionadas de un Hugo Chávez que conectó desde sus primeras palabras con los asistentes. De él conservo una corbata que cacé al vuelo cuando la arrojó al público.

Recuerdo también de los terribles momentos vividos junto a los ecuatorianos en Madrid, tras los atentados de la T-4 de Barajas, que acabaron con la vida de Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate. La impresionante manifestación por la Paz, la libertad y contra el terrorismo que organizamos juntos y los lazos que ya nunca hemos roto.

Nuestra alegría por el triunfo de Rafael Correa y las esperanzas de todo un pueblo desencadenadas.

Sentado frente a ellos, no puedo más que constatar que la solidaridad de los pueblos trabajadores es siempre de ida y vuelta. Ellos nos acogieron cuando tuvimos que huir de España tras la Guerra Civil.

El mismo exilio que acogimos cuando las dictaduras militares hicieron caer, como piezas de dominó, las democracias en Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Bolivia y así, país tras país, hasta Centroamérica.

El camino de la solidaridad y la cooperación, cuando el crecimiento económico, parecía imparable. Ese “milagro español” tan inestable como efímero.

Y hoy, cuando el destrozo económico y social español es inabarcable, el crecimiento económico en Latinoamérica revitaliza la lucha sindical por el reparto justo de la riqueza.

El diálogo es no sólo necesario, sino inevitable, porque los valores del trabajo, los principios del sindicalismo, tienen hoy sus fronteras abiertas a ambos lados del Atlántico y América Latina se ha convertido en un motor que impulsa la lucha por los derechos y la libertad. En el continente americano se juega hoy buena parte del futuro de la clase trabajadora y sus organizaciones sindicales.

Francisco Javier López Martín
Presidente Fundación Sindical Ateneo 1º de Mayo
Secretario de Formación CCOO


LOS PRESUPUESTOS DEL DESPROPOSITO

diciembre 29, 2012

Ignacio-Gonzalez-presenta-Presupuestos
La mayoría absoluta y absolutista del PP en la Asamblea de Madrid acaba de aprobar los Presupuestos Regionales para el año 2013. Unos Presupuestos que implican detraer 2700 millones de recursos públicos en tiempos de crisis y paro, cuando más necesarios son. Una cantidad que, paradójicamente, se corresponde con los 2863 millones que las arcas regionales no recibirán gracias a los regalos fiscales que Esperanza Aguirre ha ido realizando en beneficio de las rentas más altas.

Regalos fiscales en forma de deducciones en el tramo autonómico del IRPF. Regalos en el impuesto de sucesiones y donaciones, o en el de transmisiones patrimoniales. En la eliminación del impuesto del patrimonio, o en las deducciones del IRPF por gastos en uniformes escolares, por ejemplo.

Para mantener esos beneficios a los más ricos, mientras se cumple con el objetivo desproporcionado de déficit público, se subirán las tasas y precios públicos, las tarifas del transporte, o las tasas universitarias.

En duros momentos de paro, con cerca de 630.000 personas desempleadas, se reducen a la mitad los recursos para empleo, formación y sostenimiento de las oficinas de desempleo.

Las partidas para impulsar el desarrollo productivo pasarán de 64 millones de euros en 2011 a 17 millones en 2013. La Educación madrileña sufrirá un tajo de 554 millones de euros menos. Las Universidades Públicas se verán privadas de inversiones y de programas de investigación viendo reducir sus recursos en 167 millones.

La Sanidad Pública se verá cuarteada y entregada a empresas privadas, como CAPIO, con amplia presencia de antiguos altos cargos y familiares de altos cargos del PP, introduciendo nuevas formas de repago sanitario, como el euro por receta. Se ignora, una vez más, el malestar ciudadano y de los trabajadores de la sanidad pública movilizados en torno a la marea blanca.

La igualdad de género reduce a la mitad su presupuesto y la cooperación internacional, ya maltrecha y lejos del 0´7% del PIB, pasa de 24 a menos de 5 millones de euros.

Hasta aquellas partidas que aparentemente crecen, como las de la Renta Mínima, para personas sin recursos y en riesgo de pobreza, encubren una mentira. Se presupuestan casi 82 millones de euros, con un crecimiento aparente del 45´6%, cuando en Noviembre de este año, el Gobierno Regional había gastado ya 84´6 millones de euros, a falta de un mes de ejercicio presupuestario.

El Gobierno Regional prepara destrozos como el despido de más del 80% de la plantilla de Telemadrid, un servicio público del que sólo les interesa salvaguardar el aparato de propaganda.

Mientras tanto todo son facilidades, exenciones y paraísos fiscales al margen de la ley para unas Eurovegas que amenazan con convertirse en un enclave, una base de la mafia del juego internacional, en el corazón de España. Según estos Presupuestos, si se creasen los más de 200.000 puestos de trabajo prometidos, las arcas regionales deberían abonar a Eurovegas cerca de 1800 millones de euros en subvenciones.

Para salir de la crisis y acabar con el paro no se nos ofrecen mejoras productivas, más investigación, fortalecer nuestras empresas y salvar empleo, proteger a las personas desempleadas y consolidar el Estado Social y su capacidad de proteger a las personas. Se nos ofrece un casino que no dejará dinero en Madrid y cuyo empleo de baja calidad nos acerca más a Macao que a Europa.

Estamos ante un despropósito que deslegitima a sus impulsores. Que contribuirá a hundirnos más en la crisis y aumentar el paro. Que merece el rechazo político y social. Que contribuirá a incrementar la conflictividad laboral y de una ciudadanía que desconfía cada vez más de la política y de los políticos como instrumentos útiles para afrontar los graves problemas que amenazan nuestro empleo y la calidad de nuestras vidas.

Los Presupuestos son la Ley más importante de cada año. La que asigna recursos, siempre escasos, a prioridades políticas. Las personas, especialmente en tiempos de crisis, son la prioridad absoluta. Más que nunca los Presupuestos deberían reflejar las necesidades y problemas de las personas y no la imposición de las élites gobernantes.

Francisco Javier López Martin
Secretario General de CCOO de Madrid


CRISIS Y TIEMPO DE TRABAJO

junio 25, 2012


La intensa competencia generada por la globalización económica, junto con la creciente demanda de los consumidores de bienes y servicios, han tenido un impacto enorme en las nuevas fórmulas de organización del trabajo y, en última instancia, en las condiciones de trabajo que soportan los trabajadores/as. A esto hay sumar una crisis económica que está afectando a la práctica totalidad de nuestro tejido empresarial. Pero esta crisis, además de ocasionar unos efectos devastadores sobre el mercado de trabajo, llevando al desempleo a cada vez más trabajadores/as, también está teniendo una incidencia extremadamente negativa sobre las condiciones de trabajo. En este sentido, también los trabajadores de la Comunidad de Madrid muestran una gran preocupación, no solo por el futuro de su empleo o por la precariedad laboral que parece ir generalizándose, sino por el cada vez mayor deterioro de sus condiciones de seguridad y salud en el trabajo.

Sin duda, uno de los elementos que se esta viendo más afectado en las empresas por este cóctel letal es el tiempo de trabajo y su organización. No cabe ninguna duda, -y así lo evidencian numerosos estudios científicos-, que el trabajo tiene una influencia significativa para la seguridad y la salud de los trabajadores, sobre todo si tenemos en cuenta que aproximadamente un tercio del tiempo de una persona adulta está dedicado al trabajo. Dependiendo de cómo se distribuyan y organicen las jornadas, las pausas, los descansos, las vacaciones, etc, nos encontraremos ante empresas más o menos saludables.

Pero por lo general las empresas no organizan el tiempo en base a criterios de salud, siendo lo más habitual que ni tan siquiera tengan en cuenta estos factores. Lo normal es que la ordenación del tiempo de trabajo se sustente en criterios de adaptación de los recursos humanos a las cambiantes necesidades productivas de las empresas, incidiéndose para ello en los ritmos de trabajo en detrimento de las pausas y los descansos, en los alargamientos de las jornadas y en los cambios de horarios indiscriminados.

Como consecuencia de esto se está produciendo una cada vez mayor diversificación, descentralización e individualización del tiempo de trabajo que está desembocado en una creciente tensión entre los intereses y necesidades de trabajadores y empresarios. Para los primeros porque afecta a cuestiones tan importantes para su vida como el tiempo social, personal y de descanso, y para el segundo, porque se trata de un elemento estrechamente relacionado con la producción y por lo tanto con sus beneficios económicos.

El resultado de todo esto es que aquellos trabajadores que mantienen su trabajo están viendo como se produce un alargamiento de su jornada , mientras que la distribución más habitual (de lunes a viernes), está en declive frente a toda una suerte de horarios atípicos y variables en los que se incluyen cada vez más los fines de semana. Este tipo de horarios no solo afectan a su salud física, también afecta a su salud mental y social.

En un mercado de trabajo donde la presencia de la mujer es cada vez más importante, éstas siguen llevándose la peor parte en tanto en cuanto siguen ocupándose en mayor grado que los hombres de las tareas domésticas y familiares, sobre todo en tiempos de crisis como los que atravesamos, en los que los recortes en servicios sociales están suponiendo un aumento y diversificación de las responsabilidades familiares. Es innegable que en los últimos años se han producido importantes avances en materia de conciliación de los tiempos de vida y de trabajo, pero también hay que decir que estos avances se sustentan sobre el propio tiempo de trabajo y el salario. Nuevamente es la trabajadora la que soporta el peso de estas medidas.

Las resistencias desde el mundo empresarial a la disminución y reorganización saludable de los tiempos de trabajo se basan en una teoría que aún no ha sido probada y que se empeña en defender la idea de que a menor tiempo de trabajo menor productividad. Pero algunos estudios sobre esta cuestión apuntan en una dirección totalmente contrarias, es decir que la reducción del tiempo de trabajo y/o la adopción de medidas conciliadoras no parecen tener efectos negativos sobre la productividad en la medida que esta no empeora, siendo otros elementos ligados a la gestión de la empresa, como por ejemplo los aspectos organizativos, los que mayor influencia tienen sobre la productividad y la competitividad.

Además, junto a los aspectos productivos y de competitividad, las últimas reformas laborales han ido introduciendo nuevos desequilibrios en este campo, al dotar a los empresarios de un mayor margen de actuación discrecional en una serie de materias, entre ellas algunas relativas a la organización del tiempo de trabajo.

Los resultados evidencian que en muchas empresas se incumplen cuestiones básicas prescritas legalmente y que lo legal y lo saludable no tienen porqué ser coincidentes. Pero estas deficiencias no solo afectan a la organización del tiempo de trabajo sino que afectan al ámbito de la prevención de riesgos laborales en general.

En nuestra sociedad aún no ha terminado de calar la cultura de la prevención y la situación de crisis se está aprovechando en algunas empresas, que la consideran como un gasto y no como una inversión, para disminuir los recursos en materia preventiva o para reclamar marcos normativos más cómodos en cuanto a la protección de la salud de los trabajadores, ignorando o minimizando la importancia de la seguridad y salud en el trabajo.

Efectivamente, en estos tiempos de recortes generalizados la salud laboral está pasando a un segundo plano en las empresas. Lo que tras muchas luchas y esfuerzos por parte de los trabajadores, comenzaba a verse como un beneficio para todos/as, se está convirtiendo en una partida económica susceptible de ser eliminada o rebajada a los mínimos imprescindibles para cubrir el expediente siempre a costa de la salud de los trabajadores/as.

Pero ante este feroz ataque contra los trabajadores/as, más que nunca la prevención de riesgos laborales se articula como la mejor vía de control y cambio en las condiciones de trabajo, es decir ante cualquier característica del trabajo que pueda tener efectos negativos en la salud de los trabajadores.

En lo inmediato debemos reforzar la acción sindical y la movilización, dando continuidad creciente a la lucha contra la reforma laboral y los recortes.

En materia de Salud Laboral debemos exigir la continuidad de la Estrategia Española en Seguridad y Salud, al tiempo que la negociación inmediata del Plan director en Prevención de Riesgos Laborales.

La dureza de los tiempos exige, más que nunca, unidad, firmeza y movilización. Dijimos que la Huelga del 20 de Marzo, no era el fin, sino el principio, porque sólo pierde seguro, el que desiste en la batalla.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid


EL PARO PERJUDICA SERIAMENTE LA SALUD

junio 7, 2012

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública ha difundido un informe sobre “Los efectos del desempleo sobre la salud”.

De forma muy sintética el informe recoge las conclusiones de las últimas publicaciones científicas sobre el tema. Así, por ejemplo, el hecho de que los riesgos de muerte, por cualquier causa, se incrementan en un 63 por ciento en los desempleados, según un estudio estadounidense. Dato que viene a confirmarse en estudios similares realizados en Reino Unido, Finlandia, Austria, o Dinamarca.

La mortalidad se incrementa no sólo entre las personas paradas sino que aumenta también la mortalidad de los hijos de personas paradas. Tanto la mortalidad durante el embarazo, como durante el primer año de vida. Así como la posibilidad de contraer enfermedades infantiles crónicas.

El estudio constata otro dato establecido y constatado desde hace tiempo. Los riesgos de suicidio aumentan notablemente. Los suicidios en Grecia han crecido un 17 por ciento entre 2007 y 2009, primeros años de la crisis y un 40 por ciento entre 2010 y 2011, en pleno desastre económico.

También la mortalidad cardiovascular se incrementa entre los desempleados, con un incremento de 1,82 veces sobre los empleados. Cada 1 por ciento de crecimiento del paro provoca un aumento de 5,4 muertes por cada 100.000 habitantes. Se ha constatado que el paro produce aumento de la hipertensión arterial y de la hipercolesteremia.

La percepción propia de la salud, empeora también en las personas paradas, así como el número de días con problemas de salud. Igualmente presentan más factores de riesgo vinculados a mayor tabaquismo, obesidad, sobrepeso, consumo de alcohol o drogas, más inactividad, menor consumo de frutas o vegetales.

Los diversos estudios ratifican también aumento de las depresiones, las migrañas, los trastornos del sueño, el consumo de alcohol, el tabaquismo.

El paro produce una mayor utilización de los servicios sanitarios, tanto las consultas, como la hospitalización y el consumo de medicamentos. En algunos países se han puesto en marcha programas de salud específicos para personas desempleadas, aunque es tan sólo un paliativo, porque la mejor solución a los problemas de salud de las personas paradas son las políticas activas de empleo que permitan cuanto antes salir del paro.

Parece evidente que reforzar el sistema sanitario público y la protección social, junto a las políticas activas de empleo, son las mejores recetas para que el problema social y económico que supone estar parados, no conduzca, además, a serios problemas de salud. Precisamente las políticas sanitarias, de protección social, o los recursos para el empleo, se encuentran seriamente amenazados por los recortes presupuestarios de las Administraciones Públicas, en lo que constituye un tremendo error no sólo para la reactivación económica y contener el crecimiento del paro, sino como podemos ver y comprobar, para la salud de las personas paradas.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid.


PREVENIR EL ACCIDENTE EN TIEMPOS DE CRISIS.

febrero 22, 2012

A lo largo de 2011 se han producido 93.284 accidentes de trabajo en Madrid. Es cierto que se han reducido en un 10 por ciento con respecto a 2.010, pero no lo es menos que el número de accidentes mortales se incrementa hasta 94, en tiempos de crisis, en los que la actividad económica disminuye y también el número de personas que trabajan.

Es paradójico que cuando el empleo en la construcción se ha destruido de forma muy importante, aumenten las muertes por accidente, hasta 21, como lo es que se incrementen los accidentes durante desplazamientos al trabajo (in itínere) que unidos a los 10 accidentes mortales de tráfico (en misión) suman en total de 40 muertes. Además, los accidentes traumáticos en centros de trabajo se han incrementado en un 45 por ciento.

La crisis destruye empresas y empleo, pero además empeora las condiciones de trabajo y produce más accidentes mortales, precisamente en los sectores más golpeados, como es el caso de la construcción, volviendo a tasas de accidentes de pleno boom inmobiliario de casi 14 muertes por cada 100.000 trabajadores. Desgraciadamente la obligación empresarial de velar por la salud de los trabajadores es una de las primeras que sufre el recorte de los gastos empresariales.

Pese a la crisis y estos efectos negativos de la misma sobre la seguridad y salud de los trabajadores la incidencia de instrumentos negociados como el Plan Director de Prevención de Riesgos Laborales sigue siendo muy positiva. Así la tasa de accidentes con baja en centro de trabajo ha pasado de 6.819 accidentes con baja por cada 100.000 trabajadores en el año 2.000 hemos pasado a 3.099 en 2011.

En el caso de accidentes graves hemos pasado de 76 por cada 100.000 trabajadores en 2.000 a poco más de 14 en 2011 y de 6 accidentes mortales por cada 100.000 trabajadores en 2000 a 2,5 en 2011.

Todo accidente es intolerable y, casi siempre, evitable. Es mucho, por tanto, lo que queda por hacer. Además seguimos asistiendo al drama añadido de una economía sumergida que produce accidentes que no se declaran.

Pero, pese a todo ello, el Plan Director de Prevención de Riesgos Laborales, en el marco de la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el trabajo, demuestra la necesidad de intensificar la cooperación de Administraciones, empresarios y sindicatos para erradicar los accidentes de los centros de trabajo.

Iniciar de inmediato la negociación del IV Acuerdo en Prevención de Riesgos Laborales en la Comunidad de Madrid, es una exigencia que no puede verse aplazada porque la lucha contra la siniestralidad, aún más en tiempos de crisis, ni admite dilación, ni paréntesis temporales, si no queremos echar por la borda los logros conseguidos durante más de una década.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid