Un país que no funciona

diciembre 1, 2020
El sueño de la razón produce monstruos

Vivimos tiempos de clausura decretada en la administración española, que obliga a recurrir al torno conventual para comprar cualquier servicio, pedir cita previa, llamar a infinidad de teléfonos que no contestan y que cuando lo hacen, ocasionalmente, nos permiten escuchar una voz digital metálica que nunca te lleva a ninguna parte, nunca te ofrece solución alguna, más allá del vuelva usted mañana, llame usted más tarde.

De pronto creí entender

(fue como una iluminación repentina)

que si tengo firma digital puedo realizar un montón de gestiones oficiales que me podrían ahorrar el disgusto de las llamadas al vacío, entablar diálogos de besugo sordo con máquinas inteligentes entrenadas para la distracción, la tortura del torno. Pero no.

Para empezar, la tramitación online del famoso certificado es sólo accesible a internautas nivel usuario avanzado. Para empezar hay que descargarse navegadores de versiones anteriores al que tienes descargado y actualizado, no cualquier navegador funciona, hay que tener paciencia, teclear lo mismo muchas veces, hasta que después de muchos tutoriales y ensayos, alguien con Inteligencia Artificial, se acuerda de ti y te da el visto bueno.

Lee el resto de esta entrada »