Haciendo memoria

junio 12, 2019

Así se titula el Ciclo que ha iniciado la Fundación Ateneo 1º de Mayo de CCOO de Madrid. Un ciclo que comenzó el mismo día de la reflexión electoral, el sábado pasado, con la proyección de la película documental Huérfanos del olvido y que terminará el próximo fin de semana con la representación, el viernes, de la obra Palabras de mujer, basada en textos de García Lorca protagonizados por mujeres y con la proyección de El silencio de otros, el sábado, 1 de junio.

Creo que es una gran idea dedicar un tiempo a esta tarea ineludible de hacer memoria. Iniciarlo con los Niños de la Guerra, no es banal, ni ocioso. La memoria es siempre incómoda, aún más si es la de los supervivientes. Los supervivientes nos recuerdan aquello que nunca debió ocurrir. La tragedia de la guerra, los bombardeos aéreos sobre población civil, que sirvieron de ensayo para la posterior Guerra Mundial. Nunca debió ocurrir. Nunca deberíamos olvidarla. Más que nada para que nunca vuelva.

Familias divididas, separadas, obligadas a buscar refugio en el extranjero para sus hijos e hijas. Rusia fue uno de los países que abrió más generosamente sus puertas. De esto va Huérfanos del olvido. De la ausencia, la huida, la pérdida inevitable. Creyeron que sería una corta separación. Tres meses como mucho. Salieron de una guerra civil y cayeron, poco tiempo después, en una guerra mundial. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

No con nuestro voto

junio 11, 2019

Hace poco, repasando los estantes de mi biblioteca, encontré una vieja joya escrita por Bertrand Russell, El poder en los hombres y en los pueblos, publicada por Losada, una de esas editoriales de Buenos Aires que nos nutría de cuanto nos era negado por el franquismo decadente y almidonado, pero aún cruel y despiadado, que se aprestaba a morir matando. Se trata de la quinta edición, impresa en 1969, aunque la primera se remonta a 1939, en pleno momento histórico de ascenso de los fascismos.

Ojeando y hojeando el libro, compruebo hasta qué punto los pensadores del pasado, ya nos indicaron los principales males que acechan y amenazan nuestra convivencia social y política. Bertrand Russell nos alerta de que toda la ciencia social se ve atravesada por el poder. El amor al poder es universal, aunque no siempre consiga expresarse en su forma absoluta.

Otro pensador poco frecuentado en nuestros tiempos, Erich Fromm, nos advertía de los mecanismos a través de los cuales el miedo a la libertad consigue despejar el camino y abrir las puertas al poder despótico del fascismo, o del estalinismo, bajo sus diversas formas. Lee el resto de esta entrada »


Caos educativo a la madrileña

junio 11, 2019

De nuevo nos acercamos al final de curso. Entretenidos como andamos con las elecciones municipales, autonómicas y europeas, no nos damos cuenta de la que se nos viene encima. Por segundo año consecutivo se produce el traslado de los exámenes de septiembre a junio. Parece que lo que el año pasado fue desconcierto va camino de transformarse este año en caótico desorden.

El profesorado dedicará los últimos días de mayo a realizar las evaluaciones finales. Quienes suspendan alguna asignatura recibirán clases de refuerzo y recuperación para someterse en pocos días a un examen que antes se celebraba en septiembre. Quienes hayan aprobado dejarán de ir a clase por su cuenta y riesgo, o bien acudirán a las aulas a ver películas y realizar diversas actividades de entretenimiento. Educativas a veces, pero de entretenimiento.

No sé si es cierto lo que afirman quienes en algún despacho han tomado la decisión sobre la ocurrencia. Me refiero a eso de que total da igual junio que septiembre, porque durante el verano la chavalería se toca las narices y no recupera nada de nada. Lo que sí sé es que en toda España hay 200 días lectivos al cabo del curso y, por obra y gracia del gobierno de la Comunidad de Madrid, los lectivos de junio se pierden para una parte importante del alumnado. Lee el resto de esta entrada »


Los cuatro pilares de nuestro futuro

mayo 23, 2019

Acabamos de superar el reto de las elecciones generales y nos hemos adentrado ya en la campaña de las europeas, autonómicas y municipales. El panorama que han dibujado los resultados del 28 de Abril es, en buena parte, una ilusión y un espejismo.

El triunfo del Partido Socialista no es abrumador, ni tan siquiera concluyente. A la división del voto en dos bloques, derecha e izquierda, casi iguales en número de votos, se une la situación desquiciada en Cataluña, el enrocamiento de Ciudadanos en unas posturas cada vez más alejadas del centrismo, para disputar el espacio de la derecha a un Partido Popular que asiste confundido al crecimiento de una fuerza de ultraderecha que hasta el momento vivía agazapada dentro de sus filas.

Una situación a la que viene a sumarse la fractura y atomización de las fuerzas políticas situadas a la izquierda del PSOE, incapaces de conciliar las diferencias territoriales, la diversidad de extracciones sociales de sus componentes, las ambiciones personales, la pluralidad de las ideas, la libertad de opinión, el respeto a la discrepancia y a las decisiones adoptadas.

En este panorama, las elecciones europeas quedan desdibujadas, pese a que de Europa provienen buena parte de los marcos normativos a los que tienen que ajustarse y en los que luego hay que desarrollar, las políticas nacionales, autonómicas, o locales. Será en la batalla por el control de las autonomías y los ayuntamientos, donde se decidirán buena parte de los escenarios políticos para los próximos años.

A la hora de tomar una decisión sobre el voto el próximo día 26 pesará, sin duda, el recuerdo del voto en las elecciones celebradas hace menos de un mes, pero también otros elementos como la simpatía personal, el conocimiento, la confianza, la afinidad que sea capaz de suscitar cada uno de los candidatos, o candidatas.

Más allá de todo ello y aunque parezca mucho pedir, me parece que no haríamos mal en tomar en cuenta, además, cómo se pronuncia cada partido sobre los temas esenciales que afectan a nuestras vidas. Los cuatro pilares que terminarán sustentando nuestro futuro. El empleo, la salud, la educación y los servicios sociales. Lee el resto de esta entrada »


Pisaré sus calles nuevamente

mayo 23, 2019

Pablo Fernández-Miranda ha dedicado buena parte de su vida profesional a hacer realidad el sueño de muchas personas de contar con una vivienda digna a precios asequibles, como director de la gestora de la cooperativa de viviendas promovida por CCOO en Madrid.

Pocos sabían que otra de las pasiones de Pablo era reconstruir la memoria de su propio padre, Celestino, que fue el primero de aquellos niños de Rusia que volvió a España, en plena II Guerra Mundial, tras ser apresado por un destacamento finlandés, cuando combatía como voluntario en el Ejército Soviético que intentaba contener el avance de los panzer alemanes.

En el Centro Abogados de Atocha, la Fundación Sindical Ateneo 1º de Mayo, ha presentado recientemente el libro que recoge la vida de Celestino desde los inicios de la Guerra Civil española hasta su retorno a España, cuyo título ha terminado siendo Pisaré sus calles nuevamente.

A lo largo del mismo va recorriendo las vicisitudes en la Colonia Escolar de Salinas en la que le sorprendió el golpe de estado, quedando separado de la familia que vivía en Oviedo, las dificultades para embarcar en el puerto de Gijón bloqueado por navíos de guerra franquistas, la acogida en la Unión Soviética, su participación en la Guerra Mundial, la captura y el internamiento en campos de prisioneros, las gestiones del entonces embajador Agustín de Foxá y el retorno a España.

Pablo podría haber optado por un libro de memorias, o un estudio histórico. Ha preferido contarnos una historia, escribir una novela, su primera novela. No es tarea fácil este empeño, pero Pablo ha sabido resolverlo con acierto. Por eso y porque aprecio su esfuerzo y su buen trabajo, tanto profesional como en todo aquello a lo que se enfrenta, no podía negarme a romper mi prevención a participar en actos públicos al servicio de egos diversos. Pablo bien merece esta escapada.

Como toda buena obra narrativa no hay improvisación en este esfuerzo por preservar el recuerdo, la memoria, la vida de Celestino. No es improvisado, sino fruto de la misma modestia que impedía a su padre presumir de sus hazañas bélicas y confesar el número de tanques alemanes que había destruido, el que Pablo haya elegido que la protagonista sea una mujer, una de sus sobrinas, Carolina, que hoy realiza su proyecto fin de carrera en Periodismo, precisamente sobre su abuelo. Lee el resto de esta entrada »


A propósito de Rubalcaba

mayo 23, 2019

La memoria es huidiza y selectiva. Olvida lo que se le antoja y recupera los recuerdos que la da la gana. A veces recurre a tiempos muy lejanos como si fueran ayer y en otras ocasiones se empeña en dejar escapar momentos vividos en tiempos cercanos. Nos ocurre a todas y a todos, en todas partes, pero particularmente en nuestro país, En España enterramos muy bien, decía Alfredo Pérez Rubalcaba.

Mi memoria selectiva de Rubalcaba se remonta al año 1988. Alfredo Pérez Rubalcaba era Secretario de Estado de Educación cuando los profesores decidimos que había llegado la hora de ver solucionados algunos problemas que venían de muy lejos. Los socialistas gobernaban desde 1982 y el profesorado reclamaba un sistema retributivo homologado con el de otros empleados públicos.

Nos preocupaba también que no hubiera aún forma eficaz de cubrir los problemas de responsabilidad civil que pueden surgir en cualquier centro educativo y que daban lugar a la indefensión del funcionario cuando se producía un accidente, o cualquier tipo de demanda jurídica.

Queríamos ver legalmente reconocidas las especificidades de una jornada laboral que exigía momentos de docencia directa, otros de permanencia en el centro y muchos más de preparación de las clases, corrección de pruebas, evaluaciones, en casa.

Nos importaba que se estableciese una formación docente que nos permitiera actualizarnos, intercambiar experiencias, fomentar las buenas prácticas. Eran tiempos en los que los movimientos de renovación pedagógica, inspirados en otros países como Francia, Italia, Alemania, Reino Unido, luchaban por modernizar la educación española, integrarla en Europa.

Los costes para la Hacienda Pública eran muy importantes. Las negociaciones se habían paralizado y declaramos una larga huelga que, como ocurriría con la inmediatamente posterior del 14-D, pareció acabar en nada. Sin embargo aquellos temas protagonizaron luego las negociaciones, las movilizaciones y se fueron abriendo camino en los acuerdos de años posteriores. Rubalcaba fraguó en aquellas luchas una relación con los trabajadores y sus sindicatos que nunca dejó de lado. Lee el resto de esta entrada »


Aquel 1º de Mayo en Madrid

mayo 7, 2019

Hace años escribí el libro El Madrid del 1º de Mayo. Cada año, la manifestación del Día del Trabajo discurre desde Atocha hasta la Puerta del Sol. En ese recorrido, si ponemos atención y nos detenemos a mirar el paisaje urbano, podemos encontrarnos con buena parte de la historia de Madrid.

En el libro me detengo en el Paseo del Prado, junto a la verja del Jardín Botánico. Cuando se escribe, todo es posible. Doy un salto en el tiempo, hasta el año 1890. Los trabajadores madrileños han decidido conmemorar, el 1º de Mayo, siguiendo las consignas del Congreso de París de 1889.

La verdad es que eran pocos y mal avenidos los grupos de trabajadores que se disponían a celebrar el 1º de Mayo. El Madrid trabajador de aquellos años había conseguido poner en pie unas pocas sociedades de resistencia, integradas sobre todo por albañiles y, en menor medida, por trabajadores de la madera y del hierro, la agrupación socialista, la recién creada UGT y los núcleos anarquistas. Lee el resto de esta entrada »