El Madrid averiado y Filomena

enero 16, 2021

Van cayendo noches y la nieve sigue ahí, convertida ya en hielo. Filomena sigue ocupando las calles, dueña y señora de una ciudad en la que las excavadoras han despejado la calzada de las vías principales y en la que unas pocas palas de los vecinos han abierto unos pocos caminos en las aceras.

Camino junto a una escuela infantil municipal, del Ayuntamiento de Madrid. Hay un estrecho camino abierto por los vecinos hasta una de las puertas de acceso, pero toda la instalación está cercada por la nieve. Junto a otra de las puertas, bloqueada por el hielo, escucho un reguero, un surtidor, una fuente. Imagino que una tubería helada, un contador, ha reventado y el agua ha comenzado a brotar a borbotones.

Vuelvo a casa y llamo al 010, Línea Madrid, no es cosa de que el agua siga brotando toda la noche, el Ayuntamiento tiene que saber que una de sus escuelas infantiles tiene una cascada de agua en su interior. Tardan en levantar el teléfono, después de darme un montón de avisos sobre las incidencias meteorológicas, el colapso de los servicios de emergencia, la cantidad de llamadas que están recibiendo.

Al final alguien me escucha, pero no puede darme solución alguna. Al tratarse de un daño de agua me ofrecen el teléfono del Canal de Isabel II. De nada sirve que les diga que la escuela infantil es suya, del Ayuntamiento, ellos no van a llamar a nadie, pero están dispuestos a darme el teléfono del Canal.

Lee el resto de esta entrada »