El fraude del Black Friday

noviembre 26, 2021

Qué mejor que volver a la normalidad, parecen pensar algunos, que volver a las rebajas, al Black Friday que da el pistoletazo de salida a los excesos navideños, los grandes descuentos. La pandemia ha conseguido que muchas de estas compras se realicen ahora online. No hace falta acudir a la tienda, rellenamos un formulario en casa y listo.

El problema es que todo lo nuevo supone abrir las puertas a grandes oportunidades, especialmente para aquellos que han aprendido a trastear en internet y preparar estafas, engaños y fraudes a la carta.

Estamos muy acostumbrados a confiar en los proveedores de la red, comprar confiando en unas siglas, un logo, una marca, pero es muy fácil caer en las redes de los ciberdelincuentes. El phising es, tal vez, la principal amenaza, la técnica más exitosa para suplantar identidades y cobrarnos dinero a cambio de nada de nada.

Nos ofrecen grandes descuentos, nos dirigen a páginas engañosas que suplantan a las grandes marcas, roban nuestra información bancaria, la de nuestras tarjetas de crédito y nuestros códigos de seguridad. Nos hacen un agujero en la cuenta bancaria.

Los bancos y algunas grandes marcas nos avisan de que no confiemos, que tengamos un especial cuidado con estos mensajes, que no facilitemos nunca nuestros datos personales, ni nuestras claves, pero aún así son muchas las personas que picamos el anzuelo.

Vivimos tiempos de cambios profundos y esos cambios son muy propicios para que los pícaros, especuladores, defraudadores y delincuentes de nuevo tipo llenen sus bolsas a costa de almas incautas como las de la mayoría de nosotros. El timo de la estampita, o el del tocomocho han cambiado mucho, pero siguen funcionando de otra manera.

Hay algunas recetas de sentido común que deberíamos tomar en cuenta para evitar caer en las trampas tan bien elaboradas. En primer lugar la receta de que nadie regala duros a pesetas y, por lo tanto, hay que sospechar de los correos, o los mensajes, que nos plantean grandes ofertas.

Otro factor a tomar en cuenta son los remitentes extraños de correos, no permitir la descarga de documentos que introducen malware en nuestro sistema y nos roban la información. No descargar documentos, pero tampoco meternos en páginas a las que muchos de esos mensajes pretenden dirigirnos.

En cualquier caso, hay fraudes que podemos prevenir manteniendo actualizados nuestros antivirus. Y, además, podemos evitar muchos de estos disgustos si nunca facilitamos nuestros datos personales, si no rellenamos formularios en los que nos los pidan, si comprobamos quiénes nos los están pidiendo.

Los fraudes, el engaño, la mentira, la estafa, forman parte de nuestra historia como especie sobre la tierra. Aparecen en los textos bíblicos y en todas las mitologías de la antigüedad. Cambian las maneras y las formas, aparecen y desaparecen momentos y eventos como este del Black Friday, pero allá donde vayamos podemos esperar que alguien intente engañarnos, enriquecerse a nuestra costa.

A fin de cuentas los ciberdelincuentes del Black Friday son los delincuentes de siempre con otros medios a su alcance.


El arte político de saber pasar la pelota

octubre 28, 2021

En el anterior artículo hablaba de unos vecinos cuyas viviendas fueron construidas cerca de las vías de los trenes. Vecinos que se han acostumbrado, en las proximidades de la estación de Atocha, a los ruidos de los trenes, pero que no soportan los ruidos nocturnos de unas obras de mantenimiento que podrían planificarse pensando también en ellos.

Sobre todo en el verano esos ruidos chirriantes nocturnos impiden el descanso. En resumen, los vecinos se quejan de los ruidos por la noche, pero se han acostumbrado al trasiego diario de los trenes. Así pues, construir pantallas acústicas podría ser buena solución en las viviendas donde los viajeros de los trenes te saludan cuando estás comiendo en el salón, pero no en la distancia, ni cuando esas pantallas no protegen más allá del segundo piso.

Total que los vecinos han decidido quejarse a ADIF y a la Junta Municipal del Ayuntamiento de Madrid por las obras que se están realizando y han recogido un número de firmas equivalente al 80 por ciento de las viviendas de los bloques afectados, con la secreta esperanza de que paren esas obras que no quitarán los ruidos, elevando ante sus ojos una barrera que impedirá ver los trenes y el horizonte, creando un efecto patio de cárcel.

Lee el resto de esta entrada »

Carreras universitarias y supervivencia

agosto 20, 2021

En la cola del súper una cajera jovencísima va comprobando la compra que otro joven acaba de realizar y le comenta,

-Una compra de supervivencia.

El chaval sonríe y esboza un gesto de complicidad. Hay algunas claves en los productos que desfilan sobre la cinta transportadora que dejan claro que esa compra es de alguien que intenta salir del paso con ajustados recursos y muy básicos conocimientos de cocina. 

Aguardo mi turno cuando la joven cajera comienza a explicar que ella ha pasado por ese trance y que es muy duro. También ella vivió una primera vez en la que se vio sola, lejos de sus padres, teniendo que realizar una primera compra de supervivencia para emprender sus estudios fuera de casa.

Luego enumera las carreras que habían cursado sus compañeras y compañeros de otras cajas. Había desde una historiadora a una trabajadora  social y desde un profesor de educación infantil a una médica que estaba esperando para realizar el MIR. Carreras de ciencias o de letras parece que sirven igual para realizar labores de cajera en un supermercado.

Lee el resto de esta entrada »

Paro y horas extraordinarias

julio 31, 2021

Cae en mis manos una noticia que seguro que pasa desapercibida. Al parecer las horas extraordinarias han crecido en el año 2020 más del 6% con respecto al año 2019, hemos realizado un total de 320 millones de horas extraordinarias.

Parece ser que esas horas extraordinarias hubieran supuesto la creación de 180.000 empleos a jornada completa. La noticia da cuenta de que la mitad de esas horas extraordinarias no han sido pagadas.

Lee el resto de esta entrada »

Desahucio mortal

junio 28, 2021

Barcelona, un día cualquiera, barrio de Sants. Un hombre de 58 años espera a que suene el timbre de la puerta, probablemente ha visto ya que la comitiva judicial, con sus papeles en orden, ha aparcado y se apresta a subir y llamar a la puerta. No hay nadie concentrado ante el portar para impedir el desahucio.

Y cuando suena el timbre, el hombre solitario se incorpora, pero en lugar de acudir a abrir la puerta se dirige a la ventana y salta por ella. Los vecinos no sabían nada de que el hombre estuviera al límite y al borde del suicidio. Al parecer llevaba tiempo en paro, había dejado de pagar el alquiler y, tras una espera de meses, el dueño había interpuesto demanda. El juez, argumentando falta de información patrimonial y laboral, había terminado decretando el desahucio.

Lee el resto de esta entrada »

Yo soy madrileño y voto izquierda

mayo 12, 2021

Soy madrileño porque nací en la Sierra de Madrid. Soy más madrileño porque desde chico me trajeron a esta capital que olía a carbón de trenes, a tubos de escape y a largas, exhaustivas y redobladas jornadas de trabajo. Cambiar los valles de montaña por las calles llenas de zanjas abiertas para meter tuberías de gas, luz, agua, podía parecer un signo de gran modernidad, pero que conllevaba inevitables y altos costes personales.

Español no sé si soy, la verdad es que me siento más ibérico que español, algo así como parte ínfima de una gran Federación Ibérica, esa misma en la que creía Saramago y de la que han hablado de vez en cuando desde Pi y Margall a Unamuno, o desde Menéndez Pelayo a Oliveira Martins en Portugal.

Conviene recordar que Francesc Maciá proclamó unilateralmente la Republica Catalana en el marco de las Repúblicas Ibéricas. Los anarquistas siempre concibieron una Federación Anarquista Ibérica y hasta Primo de Rivera (el hijo, José Antonio, no el padre, el dictador Miguel), soñaba con una península con una sola bandera, la catalana, una sola capital, Lisboa y un solo idioma, el castellano. Un poco disparatado, pero Iberia al fin (falangista, eso sí).

Lee el resto de esta entrada »

Defender el mercado

marzo 30, 2021

El mercado del que hablo no es ese ente indefinido e indefinible que gobierna el mundo con mano de hierro y crueldad desalmada. Hay quienes hablan de mercado y a lo que hacen referencia es al abuso de unos cuantos poderosos que controlan los procesos de producción, distribución y fijación de precios, sin reparar en los daños naturales, o personales, que causan a su paso.

No, ese no es el mercado persa, ni el mercado medieval, ni el zoco de la Almudaina madrileña, ni tan siquiera un mercado chino, o el mercado de Moratalaz, todos ellos lugares a los que llegan productos variados a los puestos de los vendedores y al que acuden los compradores para satisfacer sus necesidades.

A esos mercados me refiero, al mercado tradicional, de proximidad, el de los tenderos, carniceros, pescaderos, fruteros, panaderos, charcuteros y demás comerciantes que atienden nuestras necesidades diarias. Los mismos que han resistido el embate de los grandes centros comerciales, se han transformado y se han reinventado para sobrevivir.

Lee el resto de esta entrada »

España no es una bandera

febrero 17, 2021

Debe parecerle a Almeida que las banderas colocadas en ventanas y balcones por parte de algunos ciudadanos madrileños se encuentran en un estado deplorable, sobre todo después de un año de pandemia y tras el paso de Filomena. A fin de cuentas, una vez declarados zona catastrófica, todos tenemos derecho, al menos, a una bandera nueva. Qué menos.

Y por eso a quien lo pida le van a entregar una nueva bandera nacional gracias a un proyecto denominado Bandera a Bandera, cuyo autor pretende reunir 150 banderas en mal estado para montar una exposición que tiene la vocación de embellecer la deteriorada imagen de España, recuperando su esplendor,  tanto internacional como nacionalmente para e orgullo patrio. Así lo dice la solicitud que ha presentado. Con tal de que se trate de banderas de España Almeida no lo duda…

Tan buena debe haber sido la idea que la comisión de valoración ha puntuado muy positivamente su interés cultural, el sociocultural, la viabilidad y la trayectoria del solicitante, el cual en anteriores ocasiones ha sustituido banderas nacionales por banderas negras. Imagino que también han valorado muy positivamente su opinión de que las banderas se encuentran descoloridas, corroídas, rotas, estropeadas y dañan la imagen de España.

Lee el resto de esta entrada »

El Madrid averiado y Filomena

enero 16, 2021

Van cayendo noches y la nieve sigue ahí, convertida ya en hielo. Filomena sigue ocupando las calles, dueña y señora de una ciudad en la que las excavadoras han despejado la calzada de las vías principales y en la que unas pocas palas de los vecinos han abierto unos pocos caminos en las aceras.

Camino junto a una escuela infantil municipal, del Ayuntamiento de Madrid. Hay un estrecho camino abierto por los vecinos hasta una de las puertas de acceso, pero toda la instalación está cercada por la nieve. Junto a otra de las puertas, bloqueada por el hielo, escucho un reguero, un surtidor, una fuente. Imagino que una tubería helada, un contador, ha reventado y el agua ha comenzado a brotar a borbotones.

Vuelvo a casa y llamo al 010, Línea Madrid, no es cosa de que el agua siga brotando toda la noche, el Ayuntamiento tiene que saber que una de sus escuelas infantiles tiene una cascada de agua en su interior. Tardan en levantar el teléfono, después de darme un montón de avisos sobre las incidencias meteorológicas, el colapso de los servicios de emergencia, la cantidad de llamadas que están recibiendo.

Al final alguien me escucha, pero no puede darme solución alguna. Al tratarse de un daño de agua me ofrecen el teléfono del Canal de Isabel II. De nada sirve que les diga que la escuela infantil es suya, del Ayuntamiento, ellos no van a llamar a nadie, pero están dispuestos a darme el teléfono del Canal.

Lee el resto de esta entrada »

Navidad, extraña Navidad

diciembre 31, 2020

Si hace un año nos hubieran vaticinado que viviríamos unas Navidades tan extrañas como las de 2020 no lo hubiéramos creído. Era impensable un año como el que hemos atravesado, cargado de infortunios, confinamientos forzados, enfermedad y muerte. No entraba en nuestros cálculos, no entraba en ninguna de nuestras peores previsiones. Y, sin embargo, aquí estamos, a punto de celebrar la Navidad, la más extraña de nuestras vidas.

Diez meses, los transcurridos entre marzo y finales de año, nos han hecho ver lo endeble del mundo que hemos construido. Hemos visto poderosos sectores económicos que se desplomaban como castillos de naipes, empleos que desaparecían, mientras otros sectores y otros empleos adquirían una pujanza inesperada.

Lee el resto de esta entrada »