Mensaje en Navidad

diciembre 31, 2020

Queridos ciudadanos y ciudadanas,

No soy muy partidario de esa costumbre política de empañar la Navidad con mensajes políticos partidistas e interesados. La Navidad es una fiesta religiosa y el monopolio de ese tipo de mensajes debería corresponder al Papa de Roma. Bueno, tal vez y como mucho, otros concesionarios y franquicias del cristianismo, desde anglicanos a evangelistas, ortodoxos, pentecostales, luteranos, mormones y demás creencias cristianas, también tienen cierto derecho a dirigir mensajes navideños a sus seguidores.

En cuanto a los políticos en funciones de gobierno deberían abstenerse de dirigir proclamas navideñas, aunque cualquier partido político mantiene cierto carácter milenarista de transformación, alguna patente de cambio (a veces para mal), bien común, Reino de Dios en la Tierra, que puede hacerle creer que la Navidad merece un mensaje a la ciudadanía.

En un Estado laico estas sobreactuaciones impostadas están claramente de más. En todo caso, del Rey abajo ninguno y hasta me camelo que este año el propio Rey preferiría quedarse sin mensaje, por cuestiones familiares y para no tener que aguantar críticas sobre lo dicho, lamentos sobre lo que debió decir y hasta tortuosas explicaciones de los gestos y los silencios.

Lee el resto de esta entrada »

Navidad, extraña Navidad

diciembre 31, 2020

Si hace un año nos hubieran vaticinado que viviríamos unas Navidades tan extrañas como las de 2020 no lo hubiéramos creído. Era impensable un año como el que hemos atravesado, cargado de infortunios, confinamientos forzados, enfermedad y muerte. No entraba en nuestros cálculos, no entraba en ninguna de nuestras peores previsiones. Y, sin embargo, aquí estamos, a punto de celebrar la Navidad, la más extraña de nuestras vidas.

Diez meses, los transcurridos entre marzo y finales de año, nos han hecho ver lo endeble del mundo que hemos construido. Hemos visto poderosos sectores económicos que se desplomaban como castillos de naipes, empleos que desaparecían, mientras otros sectores y otros empleos adquirían una pujanza inesperada.

Lee el resto de esta entrada »

La Navidad en la que no creo

diciembre 14, 2020

El Dios en quien no creo era el título del libro de Juan Arias que leí allá por los años setenta. Y es la frase que se me vino a la cabeza cuando escuché las palabras de la presidenta madrileña durante la inauguración del Belén navideño en la Puerta del Sol. Un discurso plagado de conceptos como Occidente, cristianismo, Dios, hombre, Cristo, Epifanía, raza, sagrado, universal.

Ni tan mal para una mujer cuya vocación es la información y comunicación política y que ha confesado, en un ataque de sinceridad, o de publicidad,

-Perdí la fe a los nueve años.

Como una muñeca autómata de gestos mecánicos, encantada de haberse conocido, la oradora repite deslavazadas e inconexas formulaciones aprendidas, escuchadas, memorizadas, ensayadas una y otra vez ante un espejo,

-Por el nacimiento de Cristo medimos los siglos,

o bien,

-En el mundo en el que otros tiempos era cristiandad y hoy llamamos Occidente, a diferencia de las sociedades colectivistas cada uno es insustituible y nadie puede quedarse atrás.

Todo un vademécum, un correlato de instrucciones básicas y elementales de política retro, que llenan de orgullo a una parte de la sociedad española, la que perdió todas las guerras, menos las que libró contra su pueblo y contra sí misma.

Lee el resto de esta entrada »