Mucho bono eléctrico, poca chicha social

abril 2, 2018

Hace justo tres meses publiqué un artículo que se llamaba Un bono social que no funciona. Hablaba del bono social que aplica el canal de Isabel II y que resulta infrautilizado por quienes deberían poder beneficiarse del mismo.

Ahora me encuentro con que, sin duda alguna, preocupados por el problema de la pobreza energética, nuestros gobernantes han decidido hacer algo al respecto y rebajar el coste del consumo eléctrico para personas mayores y con bajos ingresos.

Mi madre es una de esas personas que percibe una escueta y mínima pensión de viudedad y se beneficia de un descuento por bono social que calculo equivale a un 20 por ciento del total de la factura. Un descuento que, en el caso de mi madre, viene a suponer unos 3´5 euros.

Acaba de recibir, la buena mujer, una carta, junto a la factura de electricidad, en la que la empresa “comercializadora de referencia”, le comunica que han entrado en vigor las nuevas condiciones de aplicación al bono social que supone un descuento en la factura sobre el precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC).

Ya tiene delito este eufemismo de “Precio Voluntario”, como si ese “Pequeño Consumidor” tuviera algo que decir respecto al precio de la electricidad, o sobre su factura. Lo que ya es de juzgado de guardia, o al menos asunto de Derechos Humanos, o Defensor del Pueblo, es lo que viene a continuación.

A sus 94 años, mi madre (imagino que como las madres de cada uno de ustedes) ha recibido, en la carta, una batería de direcciones de correos electrónicos, páginas web, teléfonos, correos postales y “puntos de Atención” (estos ya sin dirección concreta a la que dirigirse), para solicitar la aplicación del bono social en su factura.

También deja bien claro, la carta, que esta solicitud deberá ser cursada antes del 10 de abril de 2018. Al parecer, le mandarán el formulario a casa y deberá entregarlo, una vez relleno, a través de los medios indicados anteriormente y acompañado de la acreditación de su condición de pensionista, fotocopia del DNI, última factura, Certificado de Empadronamiento, Libro de Familia. Creo que es todo.

Y yo me pregunto. Si mi madre tenía descuento por bono social eléctrico y demostró reunir las condiciones. Si se trata, de verdad, de mejorar su situación. Si la compañía eléctrica ya tiene su factura. Si una administración no tiene que pedir nunca al administrado aquello que ya obra en su poder. Si una compañía eléctrica no tiene por qué tener y procesar datos personales que no son de su incumbencia. Entonces ¿por qué mi madre, perceptora de una pensión muy por debajo del umbral de la pobreza, tiene, una vez más, que demostrar la evidencia?.

Mi madre, la tuya, está claro, no lo hará. Tendremos que demostrar nosotros que tu madre, mi madre, son pobres. O, a lo mejor, perdemos más tiempo y dinero, en resolver tanto papeleo y requerimiento. De nuevo, un caso práctico, de cómo una necesidad genera una política que se anuncia a bombo y platillo, para que luego todo quede en nada, o en menos que nada, en virtud de los reglamentos de aplicación, los requisitos extemporáneos, las cautelas desmedidas, la inoperancia programada. Me cabe una pregunta. ¿Es cosa del Gobierno? ¿Es cosa de las eléctricas? ¿Actúan a pachas? Mi madre dice que nos engañan, todos nos engañan, siempre nos engañan.

Anuncios

Los pensionistas toman la plaza

enero 31, 2018

Esta semana pasada los pensionistas han salido a la calle. En Madrid se concentraron ante el Parlamento. Eran tantos que la Carrera de San Jerónimo quedó cortada y la Plaza de las Cortes estaba a rebosar. Algunos diputados salieron también a la calle a escuchar la voz de nuestras personas mayores, convocadas por CCOO y UGT.

Esto de salir a la calle es como un termómetro. Para que nuestras personas mayores hayan comenzado a salir por miles a la calle algo debe de estar pasando. España es así. Todo el solar patrio parece una engañosa balsa de aceite y quien gobierna piensa que puede seguir igual sin hacer nada de nada. Todo parece estar tranquilo.

Hasta que, de pronto, sin previo aviso, el malestar acumulado estalla. Nadie sabe muy bien por qué. Las calles se llenan. Los gobernantes se asombran. Ven conspiraciones por doquier. Echan la culpa a la oposición que calienta la calle porque huelen elecciones. Hacen de todo, menos ponerse a pensar en los motivos del estallido.

Lo cierto es que a cualquier persona decente le daría por pensar que, tal vez, la crisis está siendo demasiado larga y tremendamente dura para las personas. Tomaría en consideración que la falta de revueltas callejeras sólo se explica porque las familias actúan en España como paraguas protector para los jóvenes que no encuentran empleo, o para los hijos que pierden su trabajo y no encuentran nada durante meses y hasta años. Para los nietos, que tienen que seguir estudiando y comiendo, gastando ropa y rompiendo zapatillas de deportes.

Ahora llegan los economistas de postín y anuncian que nuestros pensionistas no son los más damnificados de la crisis. No deberían quejarse tanto porque han mantenido el “poder adquisitivo” mejor que sus hijos o sus nietos. No toman en cuenta, esos sesudos economistas, que adulan al gobierno y a los poderosos, que son esos pensionistas los que han corrido a tapar los agujeros familiares que ha ido dejando abiertos el gobierno.

Esos pensionistas que cobran, como media, menos de 920 euros al mes. Para los que la pensión más frecuente es de poco más de 650 euros. Los que ven que la revalorización de su pensión nunca supera el 0´25 por ciento, cuando la riqueza del país crece un 3. Que la mitad de los pensionistas no llega al miserable Salario Mínimo Interprofesional. Que casi uno de cada cuatro pensionistas vive bajo el umbral de la pobreza y que casi la mitad de los 9 millones de pensionistas ayudan a sus familias durante la crisis.

Los economistas que no vieron venir la crisis, se aplican ahora a espolear al gobierno para que tome decisiones sobre unas pensiones “insostenibles”. Y ese gobierno, servicial con los poderosos, se apresta a participar en el juego. La última propuesta-sonda, preparatoria del camino, consiste en plantear que la persona que se va a jubilar elija el periodo de cálculo pudiendo contabilizar toda la vida laboral. Eso beneficiaría hoy a algunos, pero perjudicará a casi todos en el futuro.

Es la hora de preguntar a nuestro gobierno si empezamos a negociar medidas que harían posible sostener las pensiones, en el marco del Pacto de Toledo. Medidas como incrementar las cotizaciones sociales, mientras la crisis persista; incrementar las bases máximas de cotización; equiparar las bases medias de cotización de asalariados y autónomos; financiar con impuestos determinadas prestaciones que ahora paga la Seguridad Social, como las de supervivencia; que el Estado pague los gastos de Administración de la Seguridad Social, como hace con cualquier ministerio; o combatir la economía sumergida, el fraude en las contrataciones y cotizaciones a la Seguridad Social.

Medidas como éstas, contribuirían a elevar los ingresos anuales de la Seguridad Social en más de 70.000 millones de euros, lo cual mejoraría la financiación de nuestro gasto en pensiones, teniendo en cuenta que no llegamos al 12 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), cuando la mayoría de países europeos de nuestro entorno está ya dedicando en torno al 15 por ciento a pagar pensiones.

El gobierno elige. Dejar que las cosas se pudran para justificar el desmantelamiento de las políticas públicas, o defender a más de nueve millones de personas que comienzan a estar hartas y que no están dispuestas a apechugar con la carga del abandono de las políticas de protección social. Si de verdad la crisis se está superando, nuestros pensionistas lo tienen también que notar. Las pensiones de hoy y las de mañana son sostenibles, si nos lo tomamos en serio.


Ni para viejos, ni para jóvenes, ni para…

octubre 25, 2017

Mi amigo acaba de volver de su merecido puente. Parece que su salida hacia el Sur había sido buena, escalonada, sin demasiados atascos. La vuelta ya ha sido otra cosa. Mientras transitaba por la autovía soportando retenciones, veía cómo un carril adicional estaba habilitado, pero sin circulación. Eso sí, al cabo de unos 50 kilómetros un cartel luminoso indicaba la incorporación del carril vacío al atasco. Ha perdido tan sólo una hora. Se da por satisfecho.

Mañana tendrá que ir a trabajar atravesando una ciudad altamente contaminada. Parece que, por el momento, se han retirado las restricciones al tráfico, pero en cualquier momento la boina sobre la ciudad puede jugarle una mala pasada, teniendo en cuenta que tiene un solo coche, con sus añitos y de matrícula par.

Comenzará su jornada llevando a los críos a la guardería privada, en unos bajos de mala muerte. Menos mal que le han dejado retrasar la hora de entrada al curro a cambio de retardar también la de salida. Su mujer no tiene esa suerte, así que le toca a él llevarlos y luego ella los recoge.

La verdad es que tienen una Escuela Infantil municipal a la puerta de casa, pero entrar en ella es tarea que cada año intentan y nunca consiguen. Las plazas son escasas y siempre hay quien queda por delante en las puntuaciones. Unos porque efectivamente tienen necesidades especiales y otros porque saben administrar sus circunstancias personales, o laborales, para obtener puntuaciones ventajosas. Si no, dice mi amigo, no se explica los cochazos que desembarcan niños y niñas en la guardería.

El caso es que, su niña y su niño, terminan haciendo una jornada más larga que la de sus padres. Así desde pequeños se van acostumbrando a que la vida es dura. Luego vendrán las largas jornadas escolares con complementos de extraescolares y, al final, un trabajo precario, mal pagado y sin horarios fijos. De los de disponibilidad 24 horas.

Con suerte, si tienen buen expediente y currículum, puede que tengan alguna oportunidad en el extranjero. En uno de esos lugares del planeta donde el mérito y la capacidad tienen algún valor y son tomados en cuenta.

Mi amigo acabará su jornada hacia las 6 de la tarde, pero antes de volver a su domicilio tendrá que pasar por casa de su madre a dar una vuelta y comprobar que todo va bien por allí. Su madre es viuda, vive sola y acaba de sufrir una operación, de la que se ha repuesto a fuerza de hacer de la necesidad, virtud.

Intentó que pasase la convalecencia en un hospital de rehabilitación traumatológica, pero, como en el caso de la escuela infantil, las plazas en este tipo de centros son escasas. Recurrió a los servicios sociales del Ayuntamiento, pero tres cuartos de lo mismo.  Las ayudas para casos de urgencia se agotan pronto y lo de las ayudas a la dependencia va despacio y, aún eso, después de presentar un buen número de papeles que hay que recopilar en las más variadas ventanillas. Como si no existiera una bonita ley que explica claramente que la administración no tiene que pedirte aquello que obra en poder de alguna administración.

Al final, mi amigo ha tenido que contratar a una persona que realiza las tareas imprescindibles para que su madre pueda ver atendidas sus mínimas necesidades de aseo, limpieza de la casa, comida. Y todas las tardes, al salir del trabajo supervisa que todo va bien, que su madre resiste, como buena mujer forjada en la posguerra.

El presidente Carles anda entretenido enviando cartas a Mariano, declarando la independencia de Cataluña y dejándola en suspenso y el presidente Mariano se entretiene sopesando la respuesta a Carles, deshojando la margarita del artículo 155 de la Constitución, para luego aplicarlo en diferido, al mejor estilo del despido de Bárcenas.

Mientras esto ocurre, mi amigo piensa que vive en un país lleno de derechos suspendidos y en diferido y que más valdría que estos dos (y sus palmeros) se dedicaran sin tardanza a que las cosas funcionasen. Que nuestras vidas fueran un poquito más fáciles cada día. Que éste fuera un país para niños, para jóvenes, para viejos, para su mujer, para él mismo. No le parece mucho pedir.