Carmelo Plaza, reconocimiento a un sindicalista

diciembre 19, 2017

Mi amigo Carmelo Plaza ha sido distinguido con el Reconocimiento en Prevención de Riesgos Laborales de la Comunidad de Madrid, instituido por primera vez este año. La entrega del reconocimiento se realizó el pasado 22 de noviembre, en el marco de la conmemoración del 20 aniversario del Instituto Regional de Salud y Seguridad en el Trabajo (IRSST) y con motivo de una Jornada sobre Buenas Prácticas en Prevención de Riesgos Ergonómicos.

La creación del IRSST fue fruto de esa cultura de diálogo social que se abrió camino en el conjunto del Estado como fruto de la Huelga General del 14-D de  1988. Los gobiernos, ya fuera en Ayuntamientos, Comunidades Autónomas, o a nivel Central, se dieron cuenta de que ganar unas elecciones y vertebrar la voluntad política de la ciudadanía, tal como establece el artículo 6 de la Constitución, no justificaba hacer sordina en torno al contenido del artículo 7, que considera a las organizaciones sindicales y empresariales como vertebradoras de los intereses de los colectivos a los que representan.

Tampoco legitima a los partidos políticos para prescindir del artículo 9, que establece que los poderes públicos deben gobernar asegurando la participación de la ciudadanía y de las organizaciones sociales en las que se organiza. Esta nueva concepción del gobierno desde el diálogo ha tenido muchas virtudes y algunos inconvenientes de los que hablaré en otro momento.

Entre las virtudes, se encuentra, en el caso de Madrid, la creación de instrumentos institucionales para asegurar la participación social, como el IRSST, el Consejo Económico y Social, el Instituto Madrileño de la Formación, el Ingreso Madrileño de Integración. Primero Joaquín Leguina y luego su sucesor en la presidencia de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, se mantuvieron fieles a esta forma de entender la política.

Luego llegó Esperanza Aguirre, como si de una guerrera bárbara se tratase, desmontando, o suprimiendo, uno por uno, estos instrumentos, con el argumento de ahorrar unos costes marginales que luego nos hemos enterado que eran sobradamente sobreutilizados en mamandurrias de sus gentes de absoluta confianza, como Granados, o Ignacio González, en operaciones como Lezo, ático, Púnica, Gürtel, y demás.

Sin embargo, de la quema se salvó el Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo. Gentes como Carmelo Plaza han tenido mucho que ver en ello, trabajando, acertadamente, en los años más duros de la crisis y de los recortes aguirristas, en la búsqueda de consensos del gobierno, sindicatos y empresarios para mantener un Plan Regional de Prevención de Riesgos Laborales, que ha contribuido a que las condiciones de Seguridad y Salud en las empresas cumplan la Ley de Prevención, con la ayuda y colaboración imprescindible de instituciones como la inspección de trabajo  y la justicia.

Carmelo siempre tuvo muy claro, desde su responsabilidad como Secretario de Salud Laboral de CCOO de Madrid, que no quería dedicarse a contar accidentes, sino a prevenirlos. Que no quería dedicarse sólo a valorar estadísticas de accidentes laborales leves, graves, muy graves, o mortales, sino a acordar las medidas que asegurasen que cuanto puede ser previsto, cuente con las medidas de seguridad adecuadas. Que los accidentes no podían ocultar la lacra de las enfermedades profesionales, esas auténticas desconocidas, que ni aparecen en las estadísticas. ¿Te duele el hombro? ¡Cuidado con el carrito de la compra! Qué importa que seas cajera y realices miles de veces al día el mismo movimiento mecánico.

Creen los dirigentes que su gran trabajo mejora las cosas y contribuye al éxito de sus organizaciones. Yo, en esto, soy más de la opinión de Hammerstein, el general alemán que no se acostumbró nunca a convivir con un monstruo como Hitler. Creo que un dirigente tiene que saber otear el horizonte, visualizar el camino y sus riesgos, seleccionar bien a quienes van a ocuparse de organizar el viaje y depositar en ellos la confianza para que su libertad se ponga en movimiento a favor de un empeño común.

Carmelo Plaza aceptó, sin condiciones, ocuparse de la Secretaría de Salud Laboral de las CCOO de Madrid, allá por 2004 y ha mantenido el tipo durante trece años. Eran aquellos años muy duros, por el alto número de accidentes laborales y porque la crisis abierta en el sindicato con el cese de Rodolfo Benito (mi antecesor en el cargo de Secretario General) al frente de sus tareas en la Confederación de CCOO, había abierto un frente interno, que no tenía que comprometer el trabajo cotidiano en defensa de la clase trabajadora.

A lo largo de todos estos años ha mimado la cultura del diálogo, sin renunciar a los objetivos y los intereses de quienes dependían de su buen trabajo. Ha creado un buen equipo de sindicalistas comprometidos con la salud laboral en sus empresas. Le he visto defender sus posiciones frente a la patronal, frente a las administraciones, frente a las empresas y, en ocasiones, en el propio ámbito sindical.

Tal vez por eso la propuesta de que fuera él quien recibiera el primer reconocimiento de la Comunidad de Madrid a quienes han contribuido a difundir una cultura de la prevención y a incentivar soluciones para mejorar las condiciones de seguridad y salud y bienestar en el trabajo, ha contado con el apoyo de organizaciones sindicales y empresariales, el IRSST y la propia administración laboral de la Comunidad de Madrid.

Un merecido premio para un hombre que representa, como pocos, la firme decisión de unidad de la diversidad y hasta de la discrepancia (si no qué gracia tiene la unidad), la capacidad de elaborar propuestas sensatas, movilizar voluntades, negociar con rigor y firmeza y mantener el compromiso con los acuerdos alcanzados.

Un hombre que ha hecho mejores a cuantos hemos compartido trabajo con él y que ha realizado, con incansable responsabilidad, un trabajo del cual dependen la vida, la salud y las condiciones de trabajo de muchas personas en Madrid. Un hombre de las CCOO. De esos que convierten en amplias las alamedas por las que transitan.

Anuncios

Crisis, temporalidad y contrato a tiempo parcial

septiembre 5, 2017

Durante las crisis económicas se produce una caída de los salarios, es cierto. Pero en esta crisis económica, parte de esa caída de los salarios se produce porque empleos a tiempo completo están siendo sustituidos por empleo a tiempo parcial. No es necesario que el precio de la hora trabajada se reduzca, para que disminuya el salario cobrado por aquellos trabajadores que antes trabajaban a tiempo completo. Ahora sólo trabajan unas cuantas horas, porque su contrato ha sido realizado o reconvertido en tiempo parcial.

Durante la crisis han crecido el número de trabajadores y trabajadoras que se han visto obligados a firmar un contrato a tiempo parcial de carácter involuntario, porque es lo que había, aunque ellos hubieran preferido encontrar un empleo a tiempo completo. Conviene preguntarse por qué ocurre esto durante esta crisis.

Para encontrar la respuesta hay que remontarse a 2013, cuando el PP reforma el contrato a tiempo parcial, ampliando el número de horas complementarias de las que puede disponer libremente el empresario hasta un 30 por ciento. Pero es que además este número total de horas puede incrementarse un 15 por ciento voluntariamente y hasta un 30 por ciento, si se acuerda en convenio colectivo. El periodo de preaviso para utilizar estas horas complementarias pasa de 7 a 3 días.

Es muy atractivo, desde esta reforma, para el empresario, contratar a tiempo parcial, cuando tiene a sus trabajadores, o trabajadoras, permanentemente a disposición de la empresa. Eso aumenta la rentabilidad empresarial, aunque sea a costa de la compatibilidad con una vida personal y la conciliación familiar. Eso sí, cada momento de trabajo se convierte en intenso y los tiempos muertos desaparecen.

Al aumento de los contratos a tiempo parcial, se viene a sumar el carácter temporal de la inmensa mayoría de los nuevos contratos y muy especialmente en actividades económicas poco productivas. Ha sido el PP, quien con su reforma laboral y su política económica, ha incentivado un empleo precario y un crecimiento de bajo valor añadido, sin apuestas públicas por la investigación, la innovación y el desarrollo. Sienta así las bases de nuevos fenómenos especulativos y futuras crisis económicas.

A lo hecho por el gobierno, hay que añadirle unas prácticas empresariales nunca puestas en cuestión, que prefieren un modelo laboral con empleo temporal y a tiempo parcial, porque esa temporalidad y precariedad le permiten ajustar rápidamente los gastos y la caída de la demanda, reduciendo los costes laborales, utilizando el despido fácil y barato y fomentando la rotación de personas en puestos de trabajo que no requieren gran cualificación. Un modelo que pervive en una clase empresarial obsoleta.

Salir de la recesión económica impidiendo que los trabajadores y trabajadoras puedan recuperar salarios y derechos laborales y sociales, puede conducirnos a una salida injusta y desequilibrada, con aumento de las desigualdades y a instalarnos en una crisis permanente, no sólo económica, sino de modelo social, con inevitables consecuencias políticas y la aparición de conflictos con difícil solución.

Volveremos al crecimiento económico. A los beneficios empresariales. A encontrar nuevas fuentes de especulación, burbujas y pelotazos varios. Se creará empleo, malo y mal pagado, pero abundante. Volveremos al consumo y al endeudamiento de empresas y familias. Pero nadie debería hacerse ilusiones. Pan para hoy y hambre para mañana.

Mientras gobierno y empresariado condenen a buena parte de la ciudadanía a la precariedad laboral, la pérdida de derechos y los bajos salarios, no habremos asumido que el final de la recesión anuncia también el final de un modelo de país que se ha agotado. No tenemos demasiado tiempo para definir ese modelo del país que queremos, en lo político, lo económico y lo social, antes de que el arroz se pase. Podemos hacerlo en torno a una mesa, dialogando, o en el inevitable conflicto en las calles, en las empresas, en la política. De ambas cosas tenemos sobradas experiencias y quien más, quien menos, sabe que la segunda opción es siempre más incierta y menos deseable.


EL EMPLEO, PRIORIDAD ABSOLUTA

mayo 26, 2011

 Tras tres largos años de crisis económica, sin tregua alguna, Madrid ha perdido 212.000. empleos netos. Nuestra tasa de personas ocupadas ha retrocedido en -5´5%, hasta situarse en el 54´3%, que en el caso de las mujeres no llega al 49%. Mientras que hemos visto crecer el paro en 313.000 personas, hasta superar las 522.000.
Lee el resto de esta entrada »


EL AMIANTO SIGUE MATANDO

abril 11, 2011

 

Hace más de 3.000 años el hombre ya trabajaba con el amianto. Restos de este material han sido encontrados en una zona arqueológica de Finlandia. En Grecia, Egipto y Persia también fue utilizado. Fueron precisamente los griegos los que le dieron el nombre, que significa inextinguible. Utilizaban el amianto, pero eran conocedores de sus efectos nocivos para la salud. Así el griego Estrabón dejó constancia de las enfermedades pulmonares que sufrían los esclavos que trabajaban con el amianto.

 

 Su resistencia al fuego, sus propiedades ignífugas, lo convertían en un material apreciado, que era extraído de las minas y tratado para fabricar ropas o utensilios resistentes al fuego. Estos trabajos eran realizados por esclavos que morían o enfermaban a temprana edad, con la consiguiente pérdida para sus dueños de no poder ser vendidos o empleados para otras tareas. Lee el resto de esta entrada »