La marcha de Sacco y Vanzetti

julio 30, 2020

En estos días de desasosegado encierro y desbandada, proceso interminable de confinamiento y desconfinamiento, brotes y rebrotes, ha muerto Ennio Morricone, un comunista que compuso algunos de los más hermosos temas y bandas sonoras del cine reciente. No recuerdo la primera la versión de Joan Baez, la Balada de Sacco y Vanzetti,

Here´s to you Nicola and Bart

Rest forever here in our hearts

The last and final moment is your

That agoni is your triumph!

(ahí seguís en nuestros corazones, este último, extremo y final momento convierte vuestra agonía en triunfo)

Ni tan siquiera recuerdo en qué año se estrenó la película en España, parece que en Italia en 1971, pero para esas fechas en nuestro país el franquismo estaba preparando sus más estruendosos coletazos, la detención de la cúpula de las CCOO, con Marcelino Camacho a la cabeza, en el convento de los Oblatos de Pozuelo de Alarcón, que dio lugar al famoso proceso 1001, con unas condenas particularmente duras para sindicalistas cuya única culpa era organizar pacíficamente a los trabajadores y a las trabajadoras para defender sus derechos laborales,

(las condenas fueron tan duras porque un atentado etarra contra el almirante Carrero Blanco, Jefe del Gobierno y mano derecha del dictador, acabó con su vida el mismo día en que comenzaba el juicio contra los sindicalistas, la Operación Ogro convirtió en monstruo al Presidente del Tribunal,

-Si por mí fuera los fusilaba a todos ahora mismo)

los últimos fusilamientos en vida del 27 de septiembre del 75, los fusilamientos del 24 de enero del 77 en el despacho laboralista de Atocha, así andaban las cosas, como para estrenar una película de sindicalistas, dirigida por un comunista heterodoxo, pero comunista al fin, como Giuliano Montaldo, por mucho que Riccardo Cucciola mereciese el premio a mejor actor en Cannes por su papel como Nicola Sacco, o aunque Ennio Morricone hubiera compuesto  la hermosa Balada a Sacco y Vanzetti, interpretada por Joan Baez, no, no eran tiempos de estrenos de películas de sindicalistas.

Yo la primera versión que recuerdo es la del meteco Moustaki, griego en tierras francesas,

Maintenant Nicola et Bart

Vous dormez au fon de nos coeurs

Vous etiez tous seuls dans la mort

Mais par elle vous vaincrez!

(dormís en lo más hondo de nuestros corazones y a pesar de la soledad de vuestra muerte, ella os convierte en vencedores).

Ferdinando Nicola Sacco, Bartolomeo Vanzetti, jóvenes, emigrantes italianos en Massachusetts, zapatero el primero, pescadero el segundo, anarquistas, sindicalistas, acusados de asesinato y robo a mano armada en 1920, sentenciados por un juez

(no recordaré su nombre, como no recordaré el del franquista que juzgó a los sindicalistas del 1001, sus nombres no merecen ser recordados)

que dejó claro desde el principio sus intenciones,

-Este hombre, Vanzetti, aunque en realidad no haya cometido ninguno de los crímenes que se le atribuyen, es sin duda culpable porque es un enemigo de nuestras instituciones.

Tú vives, caminas, trabajas,

miras, hablas, cantas,

luego viene alguien

y te ata manos y pies

y te cierra la boca

y te cierra los ojos.

De nada sirvieron las peticiones de revisión de aquella farsa de juicio, los comités ciudadanos de apoyo, las masivas manifestaciones, huelgas, disturbios internacionales, en Londres, Tokio, Nueva York, Amsterdam, Ginebra, Johanesburgo, o las principales capitales de Sudamérica, Berlín, París.

De nada sirvieron las peticiones de clemencia de personalidades como Upton Sinclair, Einstein, Roman Rolland, Miguel de Unamuno, Orson Welles, o Sigmund Freud, ni que otro sospechoso se declarara culpable, ni la endeblez de las cuestionables pruebas balísticas presentadas, o el boicot, las coacciones, los chantajes a la declaración de varios testigos de la defensa, al final el 27 de agosto de 1927 Sacco y Vanzetti fueron ejecutados,

(de nada sirvieron tampoco las palabras de Bartolomeo Vanzetti,

-No le desearía a un perro o a una serpiente, a la criatura más baja y desafortunada de la tierra, a ninguno de ellos, lo que he sufrido por cosas de las que no soy culpable. Pero mi convicción es que he sufrido por cosas de las que soy culpable. Sufro porque soy un radical, sí soy un radical, he sufrido porque soy italiano, sí soy italiano. Si me pudieran ejecutar dos veces y si pudiera volver a nacer dos veces, volvería a vivir cuanto he vivido).

En 1977, Michael Dukakis, el gobernador de Massachussets

(se cumplían 50 años del asesinato de Sacco y Vanzetti),

reconoció públicamente que el juicio no fue justo, ni equitativo, ni los funcionarios de justicia fueron imparciales, además de haberse desarrollado en una atmósfera racista, marcada por los prejuicios contra los trabajadores extranjeros.

Juicios como los de Sacco y Vanzetti, los mártires de Chicago, Joe Hill, en Estados Unidos, o como el de la Semana Trágica de Barcelona en 1909, del cual salieron cinco condenados a muerte,

(entre ellos el pedagogo anarquista Ferrer i Guardia, fundador de la Escuela Moderna, Nueva, Racionalista, Librepensadora, que de todas las formas se puede denominar esa original experiencia educativa)

siempre me han hecho dudar de unas instituciones y de una justicia que aparentan disparar a ciegas, a bulto, pero que siempre atinan a alcanzar a las mismas víctimas.

Para quien no quiera comenzar con juicios, reclusiones, asesinatos legales y víctimas del Estado, puede comenzar con la banda sonora de Cinema Paradiso,

(a fin de cuentas esto de la revolución va más de ternura, de sentimientos, de ansias de libertad que de revueltas violentas y ejecuciones masivas sumarias),

luego hay mucho donde elegir del mismo compositor, tal vez La Misión,

(para adentrarte en la defensa de los Derechos Humanos y el uso, manejo y apropiación del Estado y la religión por parte de los poderosos y los ricos corruptos para acabar con las comunidades indígenas)

puedes seguir con cualquier spaghetti western de los de Clint Eastwood como El bueno, el feo y el malo, aunque si prefieres las policiacas puedes ver Los Intocables, o La Línea del fuego, si eres muy de Almodóvar acertarás con Átame, pero si te gusta Passolini vayamos con el Decamerón, o Saló y los 120 días de Sodoma, por fin puede que ya quieras atreverte con Novecento, Sostiene Pereira, La Batalla de Argel, o Sacco y Vanzetti.

Tampoco yo sabía que éste impresionante tipo había tocado tantos palos, aunque, si lo piensas bien, siempre compuso lo mismo, canciones de vida, amor, libertad y justicia, baladas y marchas para animarnos a sentirnos vivos y hermanos, pequeños himnos de entreguerras.

Se resistió Hollywood a darle un Oscar, después de 500 bandas sonoras y 6 nominaciones, terminaron por concedérselo por la banda sonora de la película de Tarantino, The Hateful Eight,

(literalmente Los odiosos ocho, en España, Los ocho más odiados, en Latinoamérica)

eso de dar premios a comunistas, nunca ha estado del todo bien visto en según qué sitios.

Para vosotros, Nicola y Bart,

Para ti Ennio,

descansad para siempre aquí,

en nuestros corazones.


Salud mental y coronavirus

julio 29, 2020

Comienzan a aparecer los primeros resultados de estudios psicológicos en los que participan investigadores españoles sobre los efectos del coronavirus en la población. Una investigadora Marta Evelia Aparicio, profesora de Psicología en la Complutense, me hace llegar el primer avance de conclusiones del estudio internacional en el que participa el Grupo de Investigación de Estilos Psicológicos, Género y Salud.

Mucho se ha hablado de las muertes e infecciones producidas por el COVID19. De las carencias e insuficiencias de nuestro sistema sanitario para atender al desbordamiento de los servicios de urgencias. De las tremendas dificultades de los servicios sociales para dar respuesta a las colas del hambre, o a los problemas sobrevenidos de alojamiento por impago de alquileres.

Se ha debatido sobre las pérdidas de empleo, la necesidad de los ERTEs, la urgencia del Ingreso Mínimo Vital. De las caídas del Producto Interior Bruto, la actividad productiva y otras consecuencias económicas que tardaremos en digerir, con sectores muy vulnerables y difícilmente recuperables en las mismas condiciones en las que venían funcionando. De las necesidades educativas cubiertas con la utilización masiva y ex novo del e-learning. Lee el resto de esta entrada »


Una crisis tras otra

julio 27, 2020

No había comenzado el coronavirus y la Comisión Europea alertaba de que la participación de las rentas salariales de los trabajadores y trabajadoras perdía cada vez mayor peso en el reparto del Producto Interior Bruto (PIB) de sus países. No es que ocurriera en toda Europa, pero en dos tercios de los países de la UE los trabajadores reciben una parte menor del PIB que hace 10 años, cuando estábamos comenzando a sentir los efectos de la crisis.

Es cierto que esa disminución de la participación de las rentas de los trabajadores en la riqueza nacional no es igual en todos los  estados de la Unión Europea. En general las mayores disminuciones de la riqueza de las renta del trabajo se produce en países como Irlanda, Croacia, Chipre,  Grecia, España, Portugal, o Malta. Como podemos observar, países del Sur, aunque también se  observan retrocesos más moderados en Bélgica, Dinamarca, o Finlandia, mientras que otros países como Italia, Francia, Austria, o Suecia, quedan casi igual que estaban.

En España el retroceso fue de 4´3 puntos, los salarios representaban el 53´5 por ciento en 2019, cuando hace diez años representaban un 57´8 por ciento. Un dato que se corresponde con el hecho de que los datos de pobreza en España no retroceden, hasta el punto de que 10 millones de personas, un 21´5 por ciento de la población española vive en la pobreza. Lee el resto de esta entrada »


Aprender a cambiar en tiempos de pandemia

julio 27, 2020

La Inteligencia Artificial (IA) amenazaba con cambiar radicalmente los puestos de trabajo y la formación requerida por los trabajadores para desempeñarlos. El coronavirus ha supuesto la constatación definitiva de esta nueva realidad. Una buena parte de los trabajos han pasado a ser desempeñados de forma completamente distinta y los trabajadores y trabajadoras han tenido que aprender rápidamente y de forma autodidacta en muchas ocasiones.

Un buen ejemplo de esta situación ha sido el de los profesionales de la enseñanza y sus alumnos y alumnas. En el caso del profesorado porque ha tenido que adaptarse aceleradamente a dar clases no presenciales utilizando aplicaciones desconocidas hasta entonces y aprendiendo a motivar, impartir clases, preparar ejercicios, corregirlos y evaluar en la distancia y sin haber sido entrenados para ello. Los alumnos y alumnas porque (salvo aquellos que utilizaban medios informáticos en algunas asignaturas casi como un experimento) han pasado de los videojuegos a un proceso de estudio ordenado y sistemático online. Lee el resto de esta entrada »


Mayores en tiempos de pandemia

julio 27, 2020

Hay quien asegura que la humanidad sólo reacciona y busca soluciones urgentes a sus problemas en situaciones extremas. Puede que sea verdad y también que sea en esos momentos cuando se ponen de relieve las peores miserias de una sociedad.

Las personas mayores han sido, sin duda, las principales víctimas de la pandemia, pero también han contribuido a desvelar la peor cara de la sociedad que hemos construido, asentada en el egoísmo, la barbarie y la más absoluta falta de empatía que nos conduce a aplicar una resilencia sectaria y xenófoba.

El coronavirus se ha cebado en las personas mayores, hasta el punto de que el 95 por ciento de las muertes se produce entre mayores de 60 años y, especialmente, mayores de 70. La mayoría de las personas con estas edades tienen afecciones previas y subyacentes que facilitan el impacto del COVID19 y producen riesgos de muerte hasta cinco veces superiores a la media.

La pandemia nos ha situado ante la realidad de la existencia de eso que llaman triajes y decisiones sobre atención médica y aplicación de terapias destinadas a salvar la vida de determinadas personas aplicando criterios como la edad. Nos ha familiarizado con la existencia de desigualdades que impiden que muchas personas mayores puedan ejercer su derecho a una atención social y sanitaria de calidad. Nos ha colocado ante los terribles efectos de los recortes en políticas de atención a las personas mayores. Lee el resto de esta entrada »


Inteligencia Artificial y cambios de empleo

julio 27, 2020

Cuando hayan pasado unos años los analistas, economistas, los opinadores profesionales de cada día, en cada cadena de televisión, o tertulia radiofónica, los que saben de todo y los que no entienden de nada, vendrán a contarnos que ya anunciaron, profetizaron, intuyeron las profundas transformaciones que la Inteligencia Artificial (IA) ha aportado a los empleos de hoy en día dentro de unos años.

Pero eso será en un incierto mañana. Ahora mismo nadie sabe hasta donde llegarán los cambios. Hay quien avanza que en espacios económicos como el europeo sólo el 14% de los empleos se verán afectados gravemente hasta el punto de que los procesos de automatización los hagan desaparecer para los seres humanos, a causa de que los algoritmos se encontrasen en condiciones de sustituir la mayor parte de las tareas que ahora realizan las personas.

Pero claro, estamos hablando, tan sólo, de los puestos de trabajo con alto riesgo de desaparecer. Algunas cadenas de montaje, operadores de maquinaria, sectores de componentes eléctricos y electrónica, los que realizan tareas como operadores y conductores de maquinaria en plantas de almacenaje, clasificación y distribución. Lee el resto de esta entrada »


Ni reconstrucción, ni transición justa y sostenible, ni nueva normalidad

julio 7, 2020

Hay quien dice que la especie humana sólo reacciona en momentos extremos, en el filo de la navaja, cuando ya el desastre parece inevitable, mientras intenta engañarse a sí misma el resto del tiempo. Supongo que es un efecto sobrevenido e inevitable de esa mezcla de instinto de supervivencia y egoísmo del que estamos hechos, o del que nos hemos dotado.

Escucho hablar de reconstrucción y me pregunto si alguien se ha puesto a pensar qué es lo que hay que reconstruir y qué otras cosas más valdría que quedaran en ruinas. El Rey de España acaba de clausurar la cumbre convocada por la CEOE, en la que han participado casi todos los grandes empresarios, destacando la labor que realizan y animándoles a correr riesgos ante las grandes oportunidades que ofrece la crisis.

No sé si se trata de dorar la píldora a quienes tienen el dinero y manejan el poder en momentos bajos de la institución monárquica en España, o más bien se trata de un velado mensaje, un llamamiento prudente a sustituir el pelotazo por la inversión, apostar por el bienestar de toda la sociedad y el diálogo con las organizaciones sindicales.

Me resisto a creer que nadie en su sano juicio pueda bendecir los cantos al egoísmo que han caracterizado a muchos de los empresarios en cuanto se han visto con el micrófono frente a la boca y una cámara delante. Toda una consabida cantinela de viejas recetas a base de menos impuestos, más ayudas del gobierno a sus empresas, planes especiales de inversión estatal en cada uno de sus sectores, liberalización absoluta de horarios comerciales y sobre todo que nadie toque la reforma laboral, dejar que la nueva normalidad sea la precariedad de los empleos y de las vidas, todo un canto al pelotazo que fue pero con mascarilla (por el momento). Lee el resto de esta entrada »


Educación en modo pandemia

julio 7, 2020

Creí que estos meses de extraño confinamiento iban a dar de sí para repensar algunas cosas. Así lo afirmaban algunos tertulianos (no pocas tertulianas también), los numerosos supuestos expertos asiduos en todas las cadenas televisivas. Vamos a aprender, vamos a ser de otra manera, el mundo ya no va a aser el mismo. Pero ha acabado el estado de alerta, alarma, excepción y confinamiento para que todo pretenda volver a su ser.

Los mismos tertulianos ultraliberales (y no pocos de los otros) que nos dejaron la sanidad pública (y los servicios públicos en general) como unos zorros, famélicos, incapaces de contener los terribles efectos de la pandemia, han vuelto a la cantinela sempiterna de la recuperación de la confianza, la vuelta a la senda del crecimiento y las bajadas de impuestos para promover la inversión y el retorno del consumo.

No hemos repensado nada y cada cual pretende volver a las andadas allí donde las había dejado. Se me ocurre que una de las cosas que deberíamos repensar y fortalecer (además de la sanidad, claro), sería la educación. Nadie va a ofrecer viajes gratis, ni considerar héroes tipo Princesa de Asturias,  a esos profesionales de la docencia que han tenido que reinventar la enseñanza y reinventarse a sí mismos, para seguir dando clases con sus propios ordenadores, inventando programas educativos  y aprendiendo a enseñar olvidando lo aprendiendo. No serán considerados héroes, pero sí han sido revolucionarios, partisanos, innovadores de los de verdad. Lee el resto de esta entrada »


Judicializar el colapso

junio 30, 2020

Todo los días nos asaltan las noticias de nuevas demandas presentadas aquí, allá y acullá. Denuncias, de entidades vinculadas a unos, por no haber prohibido la manifestación del 8 de Marzo, denuncias de entidades vinculadas a otros por la gestión desastrosa de la crisis de este o de aquel gobierno, denuncias de familiares por haber permitido las muertes de ancianos en las residencias.

Denuncias por homicidio, prevaricación, omisión de socorro, imprudencias temerarias, contra la seguridad de los trabajadores, por lesiones. Ha llegado a nuestras tierras la costumbre americana de acudir a los tribunales cada vez que sientas que se han vulnerado tus derechos.

Lo aprendimos en alguna de esas películas y series en las que se montan espectaculares procesos para obtener cuantiosas indemnizaciones por accidentes sucedidos en la vía pública, que deben ser responsabilidad, a todas luces, de algún concejal que no dio la orden de reparar a tiempo, o de algún responsable de mantenimiento que ejecutó tarde, mal y nunca, aunque cobró la factura como si todo hubiera ocurrido pronto y bien. Lee el resto de esta entrada »


El salario de las personas con discapacidad

junio 21, 2020

El cinismo de nuestra sociedad roza por momentos la pura, simple y llana hipocresía. La hipocresía de un egoísmo compulsivo disfrazado con dosis abrumadoras de mojigatería, pamplina a veces disfrazadas de pragmatismo realista. Lo hemos comprobado en este proceso dramático que hemos vivido con COVID-19, sin ir más lejos, con el trato dado a nuestros mayores en las residencias.

Lo percibimos a diario en otros casos como el de las personas con discapacidad, pero no reparamos en ello. Cambiamos los nombres de las cosas para que parezcan distintas, pero sólo que lo parezcan. Cuando yo era pequeño había deficientes, mongólicos, subnormales. Nadie se ofenda, ni queme a los Cristobal Colón de aquella época, porque así eran llamadas muchas personas en aquellos días.

Luego fueron discapacitados, minusválidos, personas con discapacidad, síndrome de Down, sordos, ciegos, invidentes, pero todo ello ha ido cambiando. Ahora hay quienes hablan de personas con diversidad funcional, una denominación que intenta resaltar que en una sociedad tan diversa cada persona funciona de manera distinta y necesita, en todo caso, que el entorno se adapte para que cada uno pueda realizar sus tareas habituales. Otros prefieren personas en situación de discapacidad. Lee el resto de esta entrada »