la tierra de los nadie 9 “En un viejo aparador, en la pared colgados

junio 29, 2012

Foto: Fran Lorente

En un viejo aparador, en la pared colgados,
sobre la televisión, reposan los archivos
de toda una vida de recuerdos de mi madre.
Objetos sin valor de cambio, sin precio alguno,
para usar con la vista y conciliar el día
.

Francisco Javier López Martín
Del poemario “La tierra de los nadie” ganador del Angel Urrutia Iturbe VII Poesia Lehiaketaren Irabazleari, Lekumberriko Udaletxeak

Anuncios

LOS SINDICATOS QUE SEREMOS.

junio 28, 2012

Me piden en Madridiario un artículo sobre el papel de los sindicatos en el siglo XXI, que formará parte del libro “Madrid Siglo XXI”. La idea que engarza este proyecto es definir qué Madrid queremos construir, desde el presente. Me parece un empeño loable y apasiónate al que merece que dedique algunas páginas.

Comenzaré con una obviedad, que no lo parece tanto en estos momentos tristes, en los que hay que demostrar lo evidente. Los sindicatos son trabajadores y trabajadoras que se organizan para defender sus derechos laborales. Así lo reconoce nuestra Constitución.

No se entiende este reconocimiento, sin recordar el papel de las Comisiones Obreras (CCOO), desde mediados de los 50, en la lucha antifranquista en los centros de trabajo. Una lucha que fue perseguida por los Tribunales de Orden Publico que condenaron a muchos sindicalistas a años de cárcel por organizar huelgas, manifestaciones, repartir panfletos y volantinas, reunirse en las iglesias.

Aquellos actos merecían cárcel, con frecuencia torturas y, en ocasiones, la muerte. En una huelga murió Pedro Patiño, en un convento cayó la cúpula de la CCOO juzgada en el proceso 1001 y condenados sus miembros a décadas de cárcel. El 24 de Enero de 1977, caían acribillados a balazos nueve abogados en el despacho laboralista de las ilegales CCOO, en la calle de Atocha, 55, muriendo cinco de ellos.

Sin CCOO no hubiéramos conseguido abrir las puertas a la libertad y la democracia, ni tendríamos esta Constitución. Sin sindicatos no tendríamos convenios colectivos que regulan el trabajo en las empresas, ni prestaciones por desempleo, ni pensiones públicas. La Sanidad Pública tiene su origen en la defensa de la salud de los trabajadores. La enseñanza pública se origina en la necesidad de formar generaciones de trabajadores.

Si hay leyes que protegen la salud laboral en las empresas. Si hay pensiones no contributivas, salarios sociales y rentas mínimas. Si se protege la maternidad, o la no discriminación en las empresas por razón de sexo, raza, orientación sexual. Si existe una ley de atención a las personas dependientes, mayores, o discapacitadas, es gracias a los sindicatos. Las personas trabajadoras vertebran la sociedad. Son la mayoría de los consumidores, vecinos en los barrios y pueblos, ciudadanía en la sociedad.

Cuando digo sindicatos me refiero a esos miles de personas trabajadoras que un día deciden organizarse con otras personas, para defender una vida digna y un trabajo decente. Cerca de 170.000 en CCOO de Madrid. 1.200.000 en CCOO en toda España.

La mayor riqueza de un país reside en sus trabajadores. En tiempos de crisis la mejor inversión de un país es preservar la vida, la formación, la salud, la cohesión social que aportan sus trabajadores. Serán ellos los que reconstruirán una economía maltrecha. Las familias que consumirán. Serán padres y madres en los colegios de sus hijos. Los que constituirán ciudad y ciudadanía.

Quieren opinar, participar, ser libres para decidir su futuro. Prefieren el diálogo, la negociación, el acuerdo, al conflicto. Saben que un futuro sin derechos, no merece tal nombre. Saben que la libertad y los derechos hay que defenderlos cada día en las empresas, en las calles, en cada mesa de negociación.

Los sindicatos somos y seguiremos siendo parte de esa lucha. Será larga y dura, pero no la vamos a esquivar. Porque nuestra patria es el trabajo, y en él nos va la vida. La nuestra y la de nuestras hijas e hijos.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid


PREMIOS TRIÁNGULO A CCOO.

junio 26, 2012

Hay momentos que se llenan de orgullo y recuerdas toda la vida. El premio Triángulo otorgado por COGAM a UGT y CCOO será, sin duda uno de ellos. No sólo porque lo hayamos compartido con Hillary Clinton, con el grupo de Teatro que representa Proyecto Laramie, que cuenta la historia de Matthew Shepard, estudiante homosexual que fue secuestrado y asesinado por algunos vecinos, con Eva, Concejal de Aranjuez, profesora, o con Toni Poveda, que fuera hasta tiempo muy reciente presidente de FELGTB (Federación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales).

Ese orgullo que sentí cuando, tras los atentados de la T-4, en los que murieron los ecuatorianos Carlos Alonso Palote y Diego Armando Estacio, la organización de ecuatorianos en España FENADEE, nos concedió un premio. El mismo orgullo que siento cada año cuando abrazo a Pilar Manjón, un 11 de Marzo. Orgullo de que, en tiempos de crisis, paro y recortes, tiempos de mareas verdes, mareas negras, mareas blancas y marcha negra de las comarcas mineras sobre Madrid, recibamos un premio concedido por la marea arco iris del movimiento LGTB.

Participaremos con COGAM y FELGTB en la manifestación del orgullo. Iremos a ella con un lema: Quieren acabar con todo. Igualdad sin recorte. Sin recortes en el empleo. En la sanidad, en la educación. Sin recortes en los tratamientos de VIH. Sin recortes en el matrimonio igualitario. Sin obispos, como el de Alcalá de cuyo nombre no quiero acordarme.

Nos sentimos orgullosos de este premio porque quienes lo condenen son una parte esencial para asegurar que seguiremos siendo libres. Porque junto a ellos el orgullo de clase se convierte en orgullo de vivir. Porque con ellas y con ellos CCOO entiende.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid


CRISIS Y TIEMPO DE TRABAJO

junio 25, 2012


La intensa competencia generada por la globalización económica, junto con la creciente demanda de los consumidores de bienes y servicios, han tenido un impacto enorme en las nuevas fórmulas de organización del trabajo y, en última instancia, en las condiciones de trabajo que soportan los trabajadores/as. A esto hay sumar una crisis económica que está afectando a la práctica totalidad de nuestro tejido empresarial. Pero esta crisis, además de ocasionar unos efectos devastadores sobre el mercado de trabajo, llevando al desempleo a cada vez más trabajadores/as, también está teniendo una incidencia extremadamente negativa sobre las condiciones de trabajo. En este sentido, también los trabajadores de la Comunidad de Madrid muestran una gran preocupación, no solo por el futuro de su empleo o por la precariedad laboral que parece ir generalizándose, sino por el cada vez mayor deterioro de sus condiciones de seguridad y salud en el trabajo.

Sin duda, uno de los elementos que se esta viendo más afectado en las empresas por este cóctel letal es el tiempo de trabajo y su organización. No cabe ninguna duda, -y así lo evidencian numerosos estudios científicos-, que el trabajo tiene una influencia significativa para la seguridad y la salud de los trabajadores, sobre todo si tenemos en cuenta que aproximadamente un tercio del tiempo de una persona adulta está dedicado al trabajo. Dependiendo de cómo se distribuyan y organicen las jornadas, las pausas, los descansos, las vacaciones, etc, nos encontraremos ante empresas más o menos saludables.

Pero por lo general las empresas no organizan el tiempo en base a criterios de salud, siendo lo más habitual que ni tan siquiera tengan en cuenta estos factores. Lo normal es que la ordenación del tiempo de trabajo se sustente en criterios de adaptación de los recursos humanos a las cambiantes necesidades productivas de las empresas, incidiéndose para ello en los ritmos de trabajo en detrimento de las pausas y los descansos, en los alargamientos de las jornadas y en los cambios de horarios indiscriminados.

Como consecuencia de esto se está produciendo una cada vez mayor diversificación, descentralización e individualización del tiempo de trabajo que está desembocado en una creciente tensión entre los intereses y necesidades de trabajadores y empresarios. Para los primeros porque afecta a cuestiones tan importantes para su vida como el tiempo social, personal y de descanso, y para el segundo, porque se trata de un elemento estrechamente relacionado con la producción y por lo tanto con sus beneficios económicos.

El resultado de todo esto es que aquellos trabajadores que mantienen su trabajo están viendo como se produce un alargamiento de su jornada , mientras que la distribución más habitual (de lunes a viernes), está en declive frente a toda una suerte de horarios atípicos y variables en los que se incluyen cada vez más los fines de semana. Este tipo de horarios no solo afectan a su salud física, también afecta a su salud mental y social.

En un mercado de trabajo donde la presencia de la mujer es cada vez más importante, éstas siguen llevándose la peor parte en tanto en cuanto siguen ocupándose en mayor grado que los hombres de las tareas domésticas y familiares, sobre todo en tiempos de crisis como los que atravesamos, en los que los recortes en servicios sociales están suponiendo un aumento y diversificación de las responsabilidades familiares. Es innegable que en los últimos años se han producido importantes avances en materia de conciliación de los tiempos de vida y de trabajo, pero también hay que decir que estos avances se sustentan sobre el propio tiempo de trabajo y el salario. Nuevamente es la trabajadora la que soporta el peso de estas medidas.

Las resistencias desde el mundo empresarial a la disminución y reorganización saludable de los tiempos de trabajo se basan en una teoría que aún no ha sido probada y que se empeña en defender la idea de que a menor tiempo de trabajo menor productividad. Pero algunos estudios sobre esta cuestión apuntan en una dirección totalmente contrarias, es decir que la reducción del tiempo de trabajo y/o la adopción de medidas conciliadoras no parecen tener efectos negativos sobre la productividad en la medida que esta no empeora, siendo otros elementos ligados a la gestión de la empresa, como por ejemplo los aspectos organizativos, los que mayor influencia tienen sobre la productividad y la competitividad.

Además, junto a los aspectos productivos y de competitividad, las últimas reformas laborales han ido introduciendo nuevos desequilibrios en este campo, al dotar a los empresarios de un mayor margen de actuación discrecional en una serie de materias, entre ellas algunas relativas a la organización del tiempo de trabajo.

Los resultados evidencian que en muchas empresas se incumplen cuestiones básicas prescritas legalmente y que lo legal y lo saludable no tienen porqué ser coincidentes. Pero estas deficiencias no solo afectan a la organización del tiempo de trabajo sino que afectan al ámbito de la prevención de riesgos laborales en general.

En nuestra sociedad aún no ha terminado de calar la cultura de la prevención y la situación de crisis se está aprovechando en algunas empresas, que la consideran como un gasto y no como una inversión, para disminuir los recursos en materia preventiva o para reclamar marcos normativos más cómodos en cuanto a la protección de la salud de los trabajadores, ignorando o minimizando la importancia de la seguridad y salud en el trabajo.

Efectivamente, en estos tiempos de recortes generalizados la salud laboral está pasando a un segundo plano en las empresas. Lo que tras muchas luchas y esfuerzos por parte de los trabajadores, comenzaba a verse como un beneficio para todos/as, se está convirtiendo en una partida económica susceptible de ser eliminada o rebajada a los mínimos imprescindibles para cubrir el expediente siempre a costa de la salud de los trabajadores/as.

Pero ante este feroz ataque contra los trabajadores/as, más que nunca la prevención de riesgos laborales se articula como la mejor vía de control y cambio en las condiciones de trabajo, es decir ante cualquier característica del trabajo que pueda tener efectos negativos en la salud de los trabajadores.

En lo inmediato debemos reforzar la acción sindical y la movilización, dando continuidad creciente a la lucha contra la reforma laboral y los recortes.

En materia de Salud Laboral debemos exigir la continuidad de la Estrategia Española en Seguridad y Salud, al tiempo que la negociación inmediata del Plan director en Prevención de Riesgos Laborales.

La dureza de los tiempos exige, más que nunca, unidad, firmeza y movilización. Dijimos que la Huelga del 20 de Marzo, no era el fin, sino el principio, porque sólo pierde seguro, el que desiste en la batalla.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid


LA INVASIÓN DE EUROVEGAS

junio 24, 2012

Juegan con lo que más duele y lo que más duele es el empleo. Por eso el Gobierno de Esperanza Aguirre justifica la aventura de Eurovegas con la baza del empleo.

Con más de 600.000 personas paradas en Madrid, si alguien promete más de 200.000 puestos de trabajo, está claro que puede haber tortas para defender tu ilusión.

Pero algo no cuadra en las cuentas. Si el dueño de Las Vegas tiene complejos similares en América y Asia, con un total de 40.000 trabajadores, es increíble que se hable de más de 200.000 empleos en Eurovegas.

Si el empleo ya suena a mentira, los beneficios que van a quedar en Madrid parece que son menos de lo que nos cuesta alimentar el sueño. Al señor Adelson, amigo personal de Aguirre, hay que ponerle una red de cercanías y conexión con AVE y variantes que duplican la red de carreteras y helipuertos, y vuelos privados en Cuatro Vientos y Barajas. Y que no haya viviendas de protección oficial cerca.

Al amigo Adelson hay que garantizarle que no haya competidores. Que no pague impuestos. Ni IBI, ni obras, ni Impuesto de Actividades Económicas (IAE). Y que puedan blanquearse capitales.

Si no crea tantísimo empleo. Si hablamos de un paraíso fiscal que no tributa. Si creamos una zona franca para blanquear dinero. Si tenemos que gastarnos el dinero que no tenemos para poner alfombra a un inversor que no va a dejar en Madrid ni dinero, ni empleo. ¿Cuál es el interés de Eurovegas para nosotros?. Alimentar uno de esos sueños en los que nos tienen entretenidos. Para algunos un enorme pelotazo urbanístico en el que se moverán millones de un lado para otro, dejando en manos de unos pocos enormes beneficios especulativos.

Empleos de baja calidad, sin derechos laborales, con bajos salarios y alta precariedad.

Madrid merece algo más que convertirse en La Habana de Batista, años 50, isla de recreo, juego y prostitución de Europa.

Madrid tiene un potencial industrial, de servicios, de turismo, de conocimiento, por el que convendrá apostar. Pero vivimos bajo los designios de un gobierno cuya única obsesión es el titular de prensa, el anuncio constante de fraudes, oportunidades de negocio y empleo que nunca terminan de concretarse.

Eurovegas es el último, por ahora, de ese tipo de anuncios. Si no somos los elegidos, será inmediatamente sustituido por otro proyecto insensato. Si somos los agraciados el pelotazo de anuncios será histórico, un camino de rosas… hacia la Nada.

Madrid, ciudad de los prodigios y corte de los milagros, todo en uno.

Francisco Javier López Martín
Secretario General CCOO Madrid


la tierra de los nadie 8 “Lo que más me conmueve en esta iglesia de barrio

junio 22, 2012

foto: Fran Lorente

Lo que más me conmueve en esta iglesia de barrio
es que ninguna de sus esculturas minúsculas
saldrá nunca en una procesión de Viernes Santo.
Su sencilla factura de barro las preserva.

Francisco Javier López Martín
Del poemario “La tierra de los nadie” ganador del Angel Urrutia Iturbe VII Poesia Lehiaketaren Irabazleari, Lekumberriko Udaletxeak


LABORALISTAS EN LA MEMORIA

junio 21, 2012


Recientemente, en el Consejo General de la Abogacía Española, la Fundación Abogados de Atocha presentaba el volumen 2 de los “Materiales para el Estudio de la Abogacía Antifranquista”. En el acto participó también el Presidente del Consejo, Carlos Carnicer.

Los Abogados de Atocha son un punto del espacio y el tiempo en el que se sintetiza la lucha por la vida, el empleo, los derechos. La memoria de cuantos han dedicado su trabajo y su vida a defender los derechos laborales y sociales de nuestra gente. De las personas que trabajan. De la ciudadanía. Abogados y abogadas como los que constituyeron el primer despacho laboralista: María Luisa Suárez, Antonio Montesinos, Pepe Jiménez de Parga y quienes siguieron su camino.

Sus luchas, sus muertes en Atocha, 55, sentaron las bases y abrieron las puertas al Estado Social y Democrático de Derecho, que establece nuestra Constitución. Mantener la memoria de estas gentes, de estas luchas, es esencial para nuestro futuro como país. Porque hoy necesitamos, como ayer, a aquellos abogados capaces de abrazarse a la vida y salir a defenderla.

Antonio Montesinos, con esa actitud humilde que siempre le ha caracterizado, explicó en el acto, “Era nuestro deber”. Hermoso concepto de la libertad en las palabras de Antonio. No es libre quien hace lo que quiere y le da la gana, sino quien puede elegir lo que debe.

El obligado agradecer a Rubén Vega y José Gómez Alén el trabajo realizado de investigación, acercándonos a los testimonios de la lucha de los laboralistas.

Era también nuestro deber recuperar esa memoria. Un deber para el que contamos con un excelente instrumento: La Fundación de los Abogados de Atocha.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid