la tierra de los nadie 43 Destartalada estación …

febrero 24, 2013

foto: Fran Lorente


Destartalada estación, anclada en el suburbio,
recuerdo apuntalado de una antigua arboleda,
de una cantina con su terraza de verano,
en la que construíamos mundos de palabras
.

Francisco Javier López Martín
Del poemario “La tierra de los nadie” ganador del Angel Urrutia Iturbe VII Poesia Lehiaketaren Irabazleari, Lekumberriko Udaletxeak


LA FUERZA DEL TRABAJO

febrero 21, 2013

imagen710 CONGRESO DE CCOO:

Nuestro 9 Congreso de CCOO, celebrado en 2008, se celebró en un contexto de inicio de la crisis económica. Habíamos venido analizando y denunciando que el modelo, o patrón de crecimiento, de la economía española era inestable, muy poco sano y que daría lugar, más temprano que tarde a un colapso económico, más allá o no, de la existencia de factores externos que lo provocasen.
Una economía que crecía a base de construcción inmobiliaria y de consumo de las empresas y familias, asentado en un endeudamiento cada vez más alto y durante periodos cada vez más largos de tiempo, especialmente para comprar bienes inmobiliarios. Creando abundante empleo, pero temporal, precario y poco cualificado, en la mayoría de los casos.
Sólo faltaba la chispa que incendió el sistema financiero internacional, cargado de hipotecas subprime en paquetes de inversión contaminados. La crisis no llegó de golpe a España. De hecho, durante 2008, muchos sostuvieron que nos encontrábamos ante un resfriado del sistema financiero que el sistema mismo ajustaría con prontitud.
Cuando la crisis llegó, fue volando por los aires el sector inmobiliario y de la construcción, cerrando luego industrias y alcanzando por último al consumo de bienes y servicios. Nuestro sistema financiero sigue teniendo un alto riesgo y la reparación del mismo está teniendo consecuencias brutales sobre las familias hipotecadas, las empresas que necesitan crédito y los propios trabajadores del sector, que afrontan ahora un escenario de pérdida masiva de empleo.
La crisis ha dejado más de 6 millones de personas en paro y ha disminuido los recursos fiscales de las Administraciones. En primer lugar porque hay menos producción, empleo y consumo y, en segundo lugar, porque tenemos un sistema fiscal que ha sido retocado hasta convertirse en un coladero por el que transitan limpios los defraudadores y especuladores de todo tipo.
Podíamos, hace cuatro años, intuir la complicada situación a la que íbamos. Que se avecinaba una crisis dura, especialmente para países como España. Pero el desarrollo de las crisis es imprevisible y ésta lo ha sido aún más, entre otras cosas, porque no podíamos saber que la Unión Europea, bajo los designios de su Comisión, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional y actuando al dictado de Angela Merkel, decidirían meternos de lleno en una política centrada exclusivamente en el combate contra el déficit público y el recorte del gasto público y el gasto social.
Una estrategia contra la crisis que sólo ha producido desinversión, paro, empobrecimiento y mayor debilidad en los sistemas de protección social y los servicios públicos esenciales, como la sanidad, la educación, o los servicios sociales.
Tras cuatro años de dura lucha contra la crisis, el paro y los recortes. Años en los que hemos clamado en el desierto, planteando propuestas contra el paro y por una salida justa y negociada de la crisis. Años en los que nos hemos visto obligados a convocar tres huelgas generales, contra las sucesivas reformas laborales, sociales y de la negociación colectiva de unos gobiernos de turno, plegados a la imposición de las políticas de recortes emanadas de la troika que gobierna Europa. Afrontamos nuestro 10 Congreso Confederal desde la reivindicación de la fuerza del trabajo.
Así lo ha puesto de relieve nuestro Secretario General, en la presentación del Congreso Confederal que celebraremos del 21 al 23 de Febrero. Somos el primer sindicato del país porque contamos con cerca de 1.150.000 trabajadores y trabajadoras organizados que cotizan a nuestra organización. Porque millones de trabajadores y trabajadoras en las empresas han elegido a los 117.000 delegados y delegadas de CCOO. Porque negociamos el 70 por ciento de los convenios colectivos que se firman en el país.
Afrontamos nuestro 10 Congreso con un fortalecimiento de la unidad y cohesión interna, para abordar el reto del empleo, que es, sin duda, el principal problema de nuestro país. El paro, la superación de la crisis económica, los recortes laborales y sociales, la crisis política, deben centrar todos los esfuerzos de la política y de la sociedad.
Estamos ante un proceso de deterioro y agotamiento del modelo democrático que se inició con la Constitución de 1978 y es responsabilidad de todos abrir el camino a la regeneración de la política, recuperando la credibilidad de las instituciones y abriendo las puertas a una solución justa y negociada de la crisis. La unidad sindical y de la sociedad van a ser determinantes en este momento histórico.
Las CCOO, en este momento congresual, vamos a bordar un proceso de renovación interna, para centrar nuestros esfuerzos en fortalecer nuestra proximidad con los problemas cotidianos, laborales y sociales, de la clase trabajadora. Reduciendo nuestras estructuras sindicales, pero priorizando la presencia en la empresas y allí donde estén en juego los derechos laborales y sociales.
Nuestros recursos son siempre escasos, pero nunca deben faltar allí donde son más necesarios: la acción sindical en las empresas y sectores y la defensa de la clase trabajadora, especialmente aquellos que más sufren los efectos de la crisis, porque sufren el paro y la precariedad laboral con más intensidad en estos momentos de dura crisis económica.
El sindicato es la expresión de la solidaridad de los trabajadores y trabajadoras que se organizan. CCOO es la expresión del sindicalismo confederal y de clase, comprometido en la defensa de una vida digna y un trabajo decente. Ratificar ese compromiso y renovar la organización, adaptándola a las nuevas necesidades, es el reto fundamental que vamos a acometer en este 10 Congreso.
Francisco Javier López Martín


la tierra de los nadie 42 Qué importa si …

febrero 15, 2013

foto. Fran Lorente


Qué importa si caíste por un error de cálculo
o si fueron tus versos un salto en el vacío,
cuando ya las palabras, con su clarividencia,
alcanzaron el centro exacto de un hombre solo
.

Francisco Javier López Martín
Del poemario “La tierra de los nadie” ganador del Angel Urrutia Iturbe VII Poesia Lehiaketaren Irabazleari, Lekumberriko Udaletxeak


A MODO DE RESUMEN DE 12 AÑOS

febrero 15, 2013

1587030-10_Congreso_CCOO_Madrid,_jornada_inaugural_23_enero_2013_Version1Mi última intervención como Secretario General ante el 10 Congreso de las CCOO de Madrid recogió las aportaciones al Informe-Balance, realizado por las Delegaciones de Federaciones Regionales y Uniones Comarcales. Quise terminar esa intervención trasladando al Congreso lo que entendía habían sido las preocupaciones que habían movido a la Comisión Ejecutiva y, por extensión, a las diferentes Comisiones Ejecutivas que había encabezado a lo largo de estos doce últimos años. Estas fueron mis palabras:

No quiero terminar sin destacar lo que tiene importancia por encima de todo lo importante que hemos hecho y queda por hacer.

La Comisión Ejecutiva que ha dejado sus responsabilidades ante el Congreso ha trabajado con aciertos y errores, como todo el mundo, pero siempre lo ha hecho con una obsesión: Mantener unidas a las CCOO de Madrid.

Os puedo asegurar que ha sido una tarea compleja y delicada porque somos muy diversos y además muy plurales en las ideas y en la riqueza de los sectores que organizamos. Esa es precisamente nuestra riqueza. Podemos equivocarnos, pero si lo hacemos unidos sabremos salir fortalecidos de los peores tragos.

He sentido siempre que, tras cada problema o discrepancia, anidaba en vosotras y vosotros el deseo de unidad. No de uniformidad, porque unir lo igual no tiene secretos. Unir lo distinto, exige mucha voluntad y generosidad que Madrid siempre habéis demostrado.

Os hemos querido libres, no para hacer lo que nos diera la gana, sino para elegir lo que responsablemente ha habido que acometer en cada momento. Libres en la opinión, libres en la acción. Corresponsables en las decisiones. Nunca he visto el miedo en vuestros ojos. Sí la responsabilidad, el respeto y el reconocimiento mutuos.

El sindicalismo es el punto donde convergen el egoísmo y la solidaridad. La conciencia de que lo mejor para mí y para los míos sólo es posible buscando el bien de todas y de todos. Que sólo podemos mejorar juntos, porque si no, siempre alguien queda en la cuneta del camino.

Como bien decía Giuseppe di Vittorio, dirigiéndose a sus compañeros, ante la derrota electoral de la CGIL en la Fiat. Supongamos que ellos tienen el 95 por ciento de la culpa de nuestra derrota. Ese 5 por ciento que nos afecta a nosotros es nuestro 100 por ciento. Este mensaje fue la base del resurgimiento de la CGIL en la FIAT.

No llegamos aquí siendo amigos, pero la lucha compartida siembre el afecto, la amistad, en ocasiones, como es mi caso, el amor, la vida compartida.

No hemos querido nunca un sindicato de guerreros uniformados, una máquina perfecta de gestión de problemas laborales

Las CCOO las hacemos personas. Las CCOO de Madrid representamos a personas, afiliamos a personas, defendemos a una clase trabajadora que no es un ente abstracto, sino personas.

Las personas pensamos, pero también tenemos problemas, necesidades, hambre, no solo de dinero. Las personas sentimos cercanía, lejanía, rechazos, odios, afectos. Cuando nos conocen, nos quieren y ese afecto el que nos salva.

Como bien dice Ernesto Sábato: Nos salvaremos por los afectos. Hoy cuando he visto y escuchado a aquellos jóvenes del Proceso 1001, con cuarenta años más, unidos en torno a los jóvenes asesinados en Atocha y a los que sobrevivieron. Cuando he visto y escuchado a sus mujeres, he sentido todo el orgullo de unas CCOO que respetan, reconocen y aman a cuantos lucharon y sufrieron. A cuantos tuvieron que vivir y amar en las peores condiciones.

Cuando he vuelto a ver a Josefina y cuando no he visto a Lola González Ruiz, para la que cada 24 de enero es un reto más y más duro, porque exacerba los recuerdos de dos hombres a los que amó y le fueron arrebatados: Enrique Ruano y Francisco Javier Sauquillo.

Os hemos querido orgullosos de ser quienes sois, sin más historias ni cuentos. Mujeres y hombres libres (que no liberales, cuidado) .

No hay nada material que me hayáis dado. Salgo de la Secretaría General con la misma casa y con mi mismo sueldo, con la mujer a la que amo y un hijo que nació en 2005. Como Antonio Machado, si de lo material hablamos:
Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.

Pero más allá de lo material os debo casi todo. He podido sentir a lo largo de estos años lo mismo que Roy Batty, el replicante de la película Blade Runner, cuando en sus últimos momentos de vida afirma: Yo he visto cosas que no creeríais. Naves de combate en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán … en el tiempo… como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.

No espero un final tan melodramático, que conste, pero os puedo asegurar que me habéis hecho sentir en el centro de la vida, porque vosotras y vosotros sois la vida.

No puedo nombrar a todas y todos, porque sería imposible. Raquel, sí, pero Lola y Ana y Paloma y Paula. Naranjo sí, pero Jaime y Sebas, Justo y Paco Cruz y Paco García y Julio, y Feito y Antonio. Imposible recordar cada momento, cada movilización, cada asamblea, o reunión. Las noches con vosotras y vosotros en las Huelgas Generales. Imposible agradecéroslo. No os he querido por igual, pero os he querido iguales. No me habéis querido igual, pero siempre he sentido vuestro afecto.

Es hora de abrazarnos a la vida y salir a defenderla. En eses abrazo siempre os seguiré encontrando. Os seguiré teniendo.

¡¡Que viva nuestro 10º Congreso!!.
¡¡Que vivan las CCOO!!
Francisco Javier López Martín


AÑOS DE CRISIS, AÑOS DE EMPLEO PERDIDO

febrero 10, 2013

desempleo_universiaprDesde que comenzaron a sentirse los efectos de la crisis, allá por 2008, hasta finales de 2012, el año más duro de la crisis, a expensas de lo que nos depare 2013, hemos perdido en Madrid el 10 por ciento de nuestros empleos. Un total de 317.600 empleos, de los cuales 296.000 eran asalariados. Tan sólo en el último año hemos perdido 107.000 asalariados.

En Madrid trabajan cada vez menos personas. La tasa de ocupación ha bajado al 52´2 por ciento. Si bien, en el caso de los hombres, esa tasa de ocupación es del 57´2 por ciento y la de las mujeres del 47´6 por ciento. Se mantiene, por tanto la discriminación de las mujeres, desde el punto de vista del porcentaje de mujeres que en edad de trabajar lo están haciendo.

La situación del empleo es mala para todos, pero en el caso de los extranjeros que trabajan en Madrid, acumulan una pérdida de 129.900 empleos. Han perdido el 21 por ciento de su empleo, al tiempo que el 40 por ciento de todo el empleo perdido es empleo ocupado por inmigrantes.

Tampoco los jóvenes salen mejor librados de la crisis. Han perdido a lo largo de estos años 141.000 empleos, lo cual significa que hemos asistido a la destrucción del 54 por ciento del empleo ocupado por jóvenes. La tasa de empleo de los jóvenes menores de 25 años ha bajado hasta un ridículo 21´4 por ciento. El 45 por ciento de todo el empleo perdido es de menores de 25 años. Pero si consideramos como jóvenes a los menores de 35 años, entonces el porcentaje alcanza el 74 por ciento de todo el empleo perdido durante la crisis. 235.500 jóvenes menores de 35 años ha perdido su empleo en estos duros años.

La crisis comenzó en el sistema financiero, pero la patada la recibió el sector inmobiliario, que ha perdido en Madrid 182.400 empleos. La caída de la construcción ha arrastrado 70.600 empleos industriales en Madrid y ahora es el sector servicios el que comienza a padecer el golpe de la crisis y el paro. Tampoco el sector público se libra. En los últimos dos años ha perdido 47.000 empleos.

Primero fueron los empleos temporales. Hemos perdido el 34 por ciento de los mismos, un total de 221.700 empleos, pero ahora comienza una intensa destrucción de empleo fijo y estable. El que venía sosteniendo las maltrechas economías de muchas familias.
Para que nos hagamos una idea de la brutalidad de esta crisis, basta conocer que había 209.400 personas paradas, según la Encuesta de Población Activa, en 2008 y ahora esa cifra se ha multiplicado por tres, hasta alcanzar 628.200 personas paradas. La tasa de paro ha subido del 6 por ciento al 18´6 por ciento y sigue creciendo.

La mitad de esas personas lleva ya más de un año en el paro y uno de cada cuatro llevan más de dos años parados.

La amenaza de empobrecimiento y exclusión social es cada día mayor. El 51 por ciento de las personas paradas ya no cuenta con ningún tipo de ayuda o prestación económica. La situación comienza a ser insostenible. En uno de cada tres hogares, más de la mitad, o todos sus miembros en edad de trabajar, está parado.
Estas deberían ser las obsesiones de nuestros gobernantes. Las que les impidieran dormir cada noche. Porque no saldremos de la crisis mientras no creemos empleo. No superaremos esta situación si no reactivamos el consumo interno y eso sólo puede producirse cuando las personas que trabajen, cobren un salario y decidan consumir, porque confían en su futuro personal y familiar.

Sin embargo, nuestros gobernantes viven consumidos por encontrar nuevos pelotazos como Eurovegas, un proyecto fantasma y presuntamente ilegal, que amenaza con convertir Madrid en un foco de corrupción, ilegalidad, blanqueo de dinero y empleo basura, cuando menos. Obsesionados por mantener el aparato propagandístico de Telemadrid, pero despidiendo al 80 por ciento de su plantilla fija. Obsesionados por acabar con el empleo temporal en la Sanidad o la Educación madrileñas, aumentando el paro y sembrando incertidumbre en torno a la capacidad de los gobiernos de defender a las personas frente a los golpes de la crisis en sus empleos y sus vidas.

Ahora, hasta las autoridades europeas y el Fondo Monetario Internacional, los que nos dicen que se les ha ido la mano con los ajustes y que no todo se soluciona con despidos. Una curiosa forma de reconocer que las reformas laborales y de la negociación colectiva, los ajustes permanentes, los recortes, han sido injustos, innecesarios y han hurgado en la llaga haciendo aún más grande la herida que padecemos. Lejos de crear empleo, han facilitado su destrucción y han generado desprotección social y amenaza de pobreza y exclusión social a uno de cada cinco personas en Madrid.

Los sindicatos CCOO y UGT han exigido reunir urgentemente el Consejo de Madrid, donde, junto a ellos, se encuentran la patronal CEIM y el Gobierno Regional. Han reclamado en el desierto un Plan de Choque por el Empleo y contra el Paro. Un Plan que pueden llamar de otra manera, pero que debería contribuir a proteger más y mejor a las personas desempleadas, defender a las familias en riesgo de pobreza. Consolidar el tejido económico y productivo que nos queda y apostar por un modelo sano de crecimiento para el futuro, asentado en la innovación y calidad de nuestros productos y servicios. Defender el empleo existente y preparar el empleo futuro, de calidad y bien cualificado. Defender los servicios públicos, como la mejor garantía de defensa de la calidad de vida y el modelo social europeo en nuestro país y en nuestra Región.

Somos la capital y deberíamos ser modelo en estas apuestas para salir de la crisis, salvando a las personas. Sin embargo tenemos gobiernos más preocupados por contener los efectos de los sobres, Gürtel, corrupción y demás desmanes que se han apoderado de la política a lo largo de casi una generación de cultura del pelotazo.

Va a ser muy difícil volver a confiar en la política. Habrá que abordar a cara de perro la reconstrucción de las bases de diálogo para salir de esta crisis. Habrá que establecer reglas muy claras de limpieza y transparencia, de evaluación de las políticas y de los políticos. Pero habrá que hacerlo, sin dilación, sin tardanza, con convicción, con firmeza. Desde la política, desde el sindicalismo, desde el empresariado, desde las organizaciones sociales. Nadie en su sano juicio puede concebir otra salida. La crisis, el paro, la corrupción, no pueden seguir devorando España.

Francisco Javier López Martín


la tierra de los nadie 41 Espero que algun día ..

febrero 8, 2013

foto Fran Lorente


Espero que algún día bajes al descampado,
hasta el río sin agua, hasta el parque sin árboles.
Que veas a los viejos paseando sus años
y, en el banco, a los niños fumando el horizonte,
que te acuerdes de mí, de estos versos, de mis lágrimas
.

Francisco Javier López Martín
Del poemario “La tierra de los nadie” ganador del Angel Urrutia Iturbe VII Poesia Lehiaketaren Irabazleari, Lekumberriko Udaletxeak


BRUTAL CRECIMIENTO DEL PARO EN MADRID

febrero 6, 2013

UGT-alerta-enero-apunta-tendencia_EDIIMA20130204_0151_4En Enero, casi 600 personas se quedaron sin empleo, cada día, en Madrid. El año ha comenzado en Madrid con 17.435. personas más desempleadas, lo cual supone que el aumento del paro ha sido del 2´7 por ciento. Somos la primera provincia española en aumento del paro y la segunda Comunidad Autónoma, después de Andalucía. Volvemos a batir cifras históricas de paro registrado, con 561.919 personas paradas, un 9´9 por ciento más que hace un año.

Primero, la crisis se cebó en la construcción, luego en la industria. Ahora el mayor crecimiento del paro se registra en los servicios, con 15.482. personas paradas más en este mes. Los servicios aportan casi el 90 por ciento del incremento de parados en la Región. La industria aporta 1.176 nuevas personas paradas y la construcción 909.

El problema no es tan sólo que crezca el número de personas paradas, sino que perdemos aceleradamente cotizantes a la Seguridad Social. En un solo mes, este de Enero, hemos perdido 36.963. cotizantes a la Seguridad Social, mas de un tercio de los que hemos perdido en todo el último año.

La recesión económica es mucho más profunda de lo que el Gobierno se niega a reconocer. Aumenta el paro, disminuyen los cotizantes a la Seguridad Social. La pobreza y el riesgo de exclusión social son cada día mayores, si tenemos en cuenta que casi la mitad de las personas paradas, más de 260.000. en Madrid, carecen de todo tipo de ayuda, subsidio, o prestación por desempleo.

Combatir el déficit a base de ajustes continuos y cada vez más duros. Recortar las inversiones públicas, cuando han desaparecido las inversiones privadas. Privatizar indiscriminadamente los servicios públicos. Tiene efectos demoledores sobre nuestras posibilidades de recuperación económica. Destruir empleo a base de reformas laborales innecesarias e injustas, sólo consigue más despidos, más paro, menos consumo. Los sistemas de protección a las personas se debilitan y las consecuencias sociales son imprevisibles.

No lo han hecho antes, ni desde el Gobierno del Estado, ni desde el Gobierno autonómico. Pero no pueden aplazar ni un momento más, la adopción de medidas para sostener la actividad económica, la financiación de las empresas, el empleo existente. Para crear nuevo empleo. Para proteger a las familias y a las personas frente a la pérdida de su puesto de trabajo.. Se necesitan medidas urgentes, de choque, inaplazables, que refuercen nuestros sectores productivos para crear empleo y que refuercen los programas destinados a que las personas sin recurso alguno, cuenten con una renta mínima y básica, que les permita mantener una vida digna, en una sociedad como la madrileña.

La corrupción está demostrando que el origen de la crisis no está en las personas, sino en un uso abusivo de lo que es de todos, en beneficio de unos pocos que han sabido y siguen sabiendo aprovecharse de las necesidades de muchos para convertirlas en su oportunidad de negocio. Una situación insostenible, que no puede convivir por más tiempo, con el deterioro laboral y social que destruye largos años de convivencia democrática. Es el país el que está en riesgo y todos tenemos la obligación de acudir a taponar el boquete. Limpiando la política, apostando por las personas.

Francisco Javier López Martín