Atentos al G-20

marzo 31, 2009

CCOO y UGT hemos reclamado al Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que defienda las propuestas sindicales en la Cumbre del G-20.

Anuncios

UNIDAD DE LA IZQUIERDA. IZQUIERDA UNIDA

marzo 31, 2009

 

 Izquierda Unida ha celebrado este fin de semana su VIII Asamblea Regional.  Tuve la oportunidad de dirigir un saludo en nombre de la Comisión Ejecutiva de CCOO de Madrid a los delegados y delegadas, el sábado por la mañana.

 

Recordaba, según me encaminaba al acto inaugural de la Asamblea, aquel verano del 82, cuando en una calurosa tarde bajé las escaleras de mi casa,  entré en la sede del PCE, para pedir mi ingreso en el Partido, Ramiro, un viejo militante del Partido, al que nunca ha gustado presumir de su pasado guerrillero y sus años de cárcel me afilió.  Así ha sido siempre esta gente modesta, honesta y generosa.

 

Después vinieron las elecciones de Octubre del 82 y el desplome del PCE.  La entrada de España en la OTAN, después de los filtreos con el “de entrada no”.  La entrada en Europa.  La creación de Izquierda Unida.  Ha llovido mucho en una España sometida a una modernización milagrera a golpe de pelotazo inmobiliario y consumo disparatado, que se ha desarrollado en el marco de un proceso de globalización de los capitales desconocido y sin precedentes.

 

La izquierda ha transitado por estos años con tremendas dificultades, sometida a la tensión entre aceptar  sin condiciones y un mundo en acelerado y profundo cambio, resistir las peores consecuencias de la globalización, y aprender a utilizar las nuevas posibilidades.  En definitiva, adaptarse o morir, pero cómo adaptarse sin renunciar a los valores tradicionales de la izquierda.  El desconcierto entre organizaciones sociales y políticas de la izquierda ha sido generalizado.

 

La crisis mundial que vivimos ha puesto de relieve las contradicciones de una globalización económica sin reglas y sin controles políticos planetarios.

 

La cuestión ante la crisis es ahora cómo salimos de la misma.  Agudizando las fracturas, las divisiones, las desigualdades,  o reforzando el papel de la política sobre la economía, de la democracia sobre el mercado, de los derechos de los ciudadanos sobre los mercaderes. Y eso sólo lo puede hacer la izquierda.  Una izquierda plural, alejada de los fundamentalismos, que vertebre, integre y lidere la salida de la crisis con un nuevo modelo productivo, que fortalezca los servicios públicos y que asegure la protección social para quienes sufren con mayor dureza los efectos del desempleo y la exclusión.

 

Vivimos además en una comunidad que a la emergencia económica y social, suma otra de carácter político, que ha convertido a la Región Capital, no en el deseable Foro de las Españas, sino en el peor ejemplo de las crispaciones, las ambiciones y los daños producidos en las políticas públicas con actuaciones como las protagonizadas el “modelo Correa”.

 

El diálogo social ha sufrido un deterioro sin precedentes y el respeto institucional, el papel de las instituciones y de los marcos de concertación de políticas, ha sido sustituido por la instrumentalización y el acoso a las opiniones discrepantes.

 

Por eso es una buena noticia que, desde la izquierda, y desde una fuerza política determinante en nuestra Comunidad, como Izquierda Unida, se traslade una señal de integración, unidad y respeto a la pluralidad.  Se traslade la vocación y voluntad de aunar esfuerzos contra la crisis desde la necesidad de apostar por un nuevo modelo productivo, por el empleo y el fortalecimiento de la cohesión social.  Desde la unidad de la izquierda y lo que en ella representa Izquierda Unida.

 

Bienvenida sea, así pues,  la unidad.

 

Francisco Javier López Martín

Secretario General CCOO de Madrid


CCOO en la Asamblea de IU

marzo 31, 2009

Como invitados a la inauguración de la VIII Asamblea Regional de Izquierda Unida, que se celebró en el Auditorio Marcelino Camacho, CCOO de Madrid dirigimos un saludo a los más de 700 delegados y delegadas asistentes a la misma. Los medios de comunicación se han hecho eco de esta intervención. Reproducimos los artículos de ADN y de el Económista.


Filtraciones sobre Cajamadrid

marzo 30, 2009

Acaba de publicar el diario El País una información sobre el contenido de la reunión de la Presidenta Regional, Esperanza Aguirre, con los máximos responsables de CCOO y UGT en la Región, para abordar el problema de Cajamadrid. La reunión fue previa a la decisión del Consejo de Ministros de interponer Recurso de inconstitucionalidad contra la modificación de la ley de Cajas de la Comunidad de Madrid.

Como toda filtración de una reunión, contiene inexactitudes y apreciaciones de parte, pero esencialmente da cuenta de una reunión tensa en la que CCOO explicamos los motivos por los cuales creemos que las actuaciones del Gobierno Regional son en algunos aspectos inconstitucionales y la necesidad de restablecer cuanto antes un marco de estabilidad y consenso entre todas las partes.


MADRID EN EL MUNDO

marzo 30, 2009

 El mundo, Madrid en el mundo, vive la tormenta perfecta.  Una crisis económica sin precedentes, sin recetas venidas del pasado en nuestra ayuda, sin protocolos de actuación en un mundo globalizado que carece de regulaciones precisas.

 

Hay quien pregunta a CCOO y UGT, cuándo nos liamos a mamporros contra el capitán del barco, el jefe de máquinas o el cocinero.  Si estuviéramos convencidos de que atizando al capitán salvaríamos la tremenda ola que se lleva por delante empresa y empleo no dude nadie que lo haríamos de inmediato.  No es la hora de buscar culpables si son galgos o podencos, sino aportar soluciones.  Nadie sabe cuándo vamos a superar esta crisis,  pero todos, en mayor o menor medida, y cada uno desde su responsabilidad, tenemos la obligación de definir cómo salimos de esta crisis.  Dónde queremos estar cuando salgamos de la crisis.

 

No queremos estar en China, compitiendo en un mundo globalizado con bajos salarios, despidos baratos, baja calidad de los servicios, ínfima protección social, escasa innovación y valor añadido en nuestros productos.

 

Queremos competir con nuestros socios europeos.  Queremos una industria innovadora.  Queremos servicios de calidad.  Queremos inversiones en infraestructuras para la producción y los servicios.  Queremos salvar empresas y empleo y proteger más y mejor a las personas desempleadas.  Queremos una economía más sólida y un empleo más estable.

 

Este lunes pasado, los miembros del Consejo Local de la capital, del que formamos parte empresarios de CEIM, sindicalistas de UGT y CCOO y el gobierno municipal, presentábamos el Plan de Mejoras de Áreas Industriales y Empresariales de la ciudad de Madrid, en el Vivero de Empresas de Carabanchel dedicado a la economía social.

 

Combatir la crisis, definir el modelo económico que queremos al salir de ella, tiene un componente local importante.  Anticipar inversiones, aprovechar el momento para reforzar nuestras infraestructuras, apostar por una ciudad compatible con la industria, reforzar el factor más importante que tenemos ante la crisis que es el trabajo, la estabilidad, seguridad y cualificación de los trabajadores, son elementos esenciales para nuestro futuro.

 

El diálogo social en el Ayuntamiento de la capital, como el que mantenemos con otros ayuntamientos de la Región, ha sido casi una rareza en tiempos de aguerrido aguirrismo militante .

 

Sin embargo ahora, en momentos duros de crisis, las recetas caducas del fundamentalismo neocón, atrincherado en Madrid, son menos útiles que nunca.  Muy al contrario, son tiempo de acuerdo, de diálogo para sentar las bases del Madrid que queremos, cuando un mundo que se acaba termine por abrir las puertas a un nuevo mundo que va a nacer.

 

 

Francisco Javier López Martín

Secretario General CCOO de Madrid


NOSOTROS PAGAMOS, ELLOS COBRAN

marzo 30, 2009

 

 

Andan escandalizados los estadounidenses ante el hecho de que tras inyectar más de 170.000 millones de dólares de todos los ciudadanos para salvar del desastre a la aseguradora AIG, los ejecutivos responsables de tamaño despropósito se embolsasen 165 millones de dólares en bonificaciones no precisamente por un trabajo bien hecho, sino todo lo contrario.  Son las consecuencias de la libertad absoluta de los mercados sin control ni regulación de la política sobre los capitales.

 

Si el American Internacional Group (AIG) cae, el efecto dominó sobre fondos de pensiones y bancos estadounidenses y europeos puede ser fulminante.  Pero de ahí a premiar a sus ejecutivos mientras se exigen sacrificios, esfuerzos, congelaciones y pérdidas salariales a los trabajadores hay toda una brecha ética insalvable.

 

Y es que AIG es el peor ejemplo de las prácticas especuladoras que han destrozado el sistema financiero mundial.  AIG poseía la máxima calificación en el mundo de los negocios, una calificación AAA.  Teóricamente era infalible entre riesgos de impagos y por ello accedía entre otras cosas a créditos baratos, en las mejores condiciones.

 

AIG era una empresa aseguradora que funcionaba bien.  El problema es que en su sede londinense contaba con una división de prácticas financieras que comienza a desarrollar mágicas fórmulas para aprovechar el apetito insaciable de ganancias, a través de inversiones respaldadas en hipotecas.  Como aseguradora, no entran a competir con los bancos acumulando hipotecas “subprime” de alto riesgo.  Ellos se dedican a asegurar esas hipotecas.  O mejor dicho, los valores de inversión que incorporaban este tipo de hipotecas.  Así cubiertos por la triple A de AIG, estos valores pasaron a ser considerados como valores AAA.

 

Los bancos y Wall Street guardaron silencio porque los riesgos de pérdidas pasaban a AIG y porque, con una triple A adosada, estos valores se vendían como la espuma.

 

Ni los bancos, ni Wall Street, ni AIG pensaron nunca que el chorro de dinero se fuera a secar, que la gallina de los huevos de oro fuera a perecer.  Nunca pensaron que se fueran a ver obligados a desembolsar nada.  A fin de cuentas los pisos sólo podían subir, subir y subir.  Por eso y porque nadie la obligaba, AIG no creó un fondo de reserva para cubrir riesgos, lo que si haría si los riesgos cubiertos fueran un terremoto o una inundación.  Asegurar hipotecas no estaba regulado y AIG no dotó fondos para pérdidas.  Todo fue a altas ganancias.  Cuando bajaron los precios de la vivienda AIG no tenía con qué pagar lo asegurado.

 

Para cobrar tarifas aún mayores introdujo cláusulas adicionales que aseguraban los valores hipotecarios aunque la calificación triple A de AIG o de los propios valores descendiera.

 

Así los valores asegurados por AIG, contribuían a que los bancos mejoraran su propia calificación aparentemente libre de todo riesgo, lo cual les permitía incrementar su deuda “segura” y comprar más y más valores “libres de riesgo”.

 

La extensión masiva de estas prácticas por todos los bancos europeos ha producido la falta de capital de los bancos y los problemas financieros que han añadido gasolina a la hoguera de la crisis.

 

No ha habido engaño alguno.  El sistema se autoengaño.  Todos sabían que sin regulación los requisitos de las entidades financieras eran arbitrariamente fijados y, en todo caso, eran mínimos.

 

Nadie pensó pagar.  O calculó que ya pagarían otros.  Para incrementar beneficios AIG consiguió que fondos dedicados sólo a inversiones seguras, recalasen en valores de riesgo, simplemente asegurando la recompra de los mismos si el asunto salía mal.  Luego prestaba valores de alto riesgo y alto beneficios a cambio de dinero con el que compraba más valores hipotecarios de alto riesgo.

 

Ahora resulta que cientos de bancos y fondos de inversión se encuentran sentados encima de un polvorín de activos tóxicos, de valores supuestamente, tan sólo supuestamente, asegurados por AIG, y aquí entramos nosotros.  Con dinero de todos los ciudadanos, los gobiernos respaldan a los bancos para evitar males mayores.

 

Nosotros pagamos, incluso veremos recortados nuestros sueldos, o perderemos nuestros empleos, pero eso sí, que a ellos no les falte de nada.  Que sigan cobrando primas y bonificaciones por habernos conducido a este desastre sin precedentes.   Que no les falte de nada.

 

Francisco Javier López Martín

Secretario General CCOO de Madrid


Un compromiso político y social por la sanidad

marzo 29, 2009

CCOO de Madrid ha reclamado un compromiso político y social por la sanidad madrileña que comprometa al Gobierno Regional y a los agentes económicos y sociales garantizando el cumplimiento del mandato constitucional que obliga a los poderes públicos a garantizar la salud de la ciudadanía.

La comparecencia de CCOO de Madrid ante la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madridcontribuyó a explicar nuestros análisis y posiciones ante los grupos políticos y re4clamar, una vez más, el restablecimiento de un marco de estabilidad para el sistema público sanitario madrileño que no puede vivir a expensas de la propaganda y el populismo de los responsables de la sanidad madrileña que ayer reordenan  las áreas sanitarias y hoy crean un área única con 6.500.000. habitantes, alentando modelos de gestión dispersos que convierten madrid en el campo ultraliberal de experimentación de formulas de gestión privatizadoras.