LA CLASE OBRERA QUIERE UNA CARTA DE DERECHOS

diciembre 10, 2015

carta de derechos

Ya les hemos dicho a los candidatos que España necesita una nueva política económica, con menos austeridad impuesta y más inversión acordada, para crear empleo de calidad, crecer de manera sana y sostenible y sentar las bases para mantener el Estado de Bienestar.

Eso pasa por ser más productivos en base a la innovación y la inversión y no explotando miserablemente a los trabajadores y trabajadoras. Hay que mejorar la formación continua y la educación en todos sus ciclos. Necesitamos un sector público fuerte, sano eficiente, que ayude e impulse al sector privado. Hay que producir mejor para mejorar la calidad y promover las exportaciones. Crecer en forma sostenible y equitativa. No sólo los más ricos. Lee el resto de esta entrada »


NUESTRO AGUA ESTÁ EN VENTA

octubre 9, 2011


Mi apreciado Eduardo Mangada ha escrito un artículo titulado ¡Se vende agua!. Lo ha enviado a algunos medios de comunicación, que aún no lo han publicado. Por si lo hicieran, no voy a desvelar, sin su permiso, el contenido íntegro del mismo, pero sí algunas ideas que ese artículo me ha sugerido y otras que me ha ratificado sobre el proceso de privatización de un bien esencial como el agua, que vivimos en Madrid.

Por ejemplo, el hecho de que hay cosas que siempre hemos considerado nuestras y que sin embargo podemos perder. El Canal de Isabel II es una de ellas. No podemos olvidar que el Canal nació a mediados del siglo XIX, como fruto de la suscripción pública de los ciudadanos y ciudadanas de Madrid. Desde entonces, el agua de Madrid figura como una de las de más calidad de España y servida en el grifo a un precio muy razonable.

El Canal se ha ido convirtiendo en una empresa capaz de gestionar el suministro de agua, su depuración y el tratamiento de los residuos de forma integral. El Canal de Isabel II es una empresa que da beneficios, aún en tiempos de crisis, y que cuenta con una capacidad de inversión que ha permitido una mejora constante de sus servicios. Ha conseguido, incluso, acometer inversiones como la construcción de los Teatros del Canal, además de contar con un patrimonio inmobiliario acumulado muy importante.

El Canal constituye un bocado muy apetitoso, un yacimiento de beneficios para esa corte de aves rapaces que han ocupado el espacio público para convertir las necesidades más básicas como la salud, la educación, el empleo, los transportes, o el agua, en fuente de negocio, utilizando los recursos públicos que los madrileños ponemos en manos de nuestro gobierno.

La Unión europea considera el agua como un bien tan esencial y básico que expulsa a los mercaderes de su templo. Los países europeos no pueden permitir negocio y beneficios a costa de este servicio público, de forma que para sostenerlo sólo se permite el cobro de tasas. Es decir, estrictamente, el resarcimiento del coste del servicio.

Si esto es así, si no hay beneficios, qué interés tienen los mercaderes en participar en un negocio que no produce rentabilidad. Sólo a través de la descapitalización del Canal se puede asegurar este beneficio empresarial, vendiendo bienes inmuebles, por ejemplo.

Una vez descapitalizado el Canal de Isabel II, incluido un personal altamente cualificado y con amplia experiencia, sustituido por empresas subcontratadas. Una vez eliminados los programas medioambientales y de sensibilización social sobre el uso del agua. En definitiva, cuando el Canal se haya convertido en una empresa ruinosa, encareciendo el precio del agua y empeorando el servicio, la gestión del agua será devuelta al espacio de lo público y, como ha ocurrido ya en París, con los recursos de todos tendremos que asumir los costes de recapitalizar el Canal.

Los trabajadores del Canal de Isabel II han protagonizado movilizaciones en la empresa y en las calles, para protestar contra unas decisiones privatizadoras que siembran la incertidumbre sobre el empleo y sobre la calidad de un servicio público esencial como el suministro del agua.

La respuesta del Gobierno Regional no ha sido la de aclarar sus intenciones y negociar las reivindicaciones de los trabajadores, sino sancionar a tres representantes sindicales, dos de ellos de CCOO.

Espero ver publicado el artículo de Eduardo Mangada, porque permite abrir muchos focos de reflexión, que animan a defender lo que es de todos y una necesidad básica y esencial como el agua.

Los trabajadores del Canal no van a ser acallados con sanciones. Junto a los trabajadores madrileños y la ciudadanía vamos a seguir defendiendo nuestro agua y una gestión pública de la misma. El agua no es un negocio. El agua no se vende.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid


COCHE ÉLECTRICO: TRANSPORTE CON FUTURO

mayo 11, 2011

Desgraciadamente la crisis no es un fantasma que recorre el mundo. Es una realidad que se ha instalado entre nosotros y que amenaza con perpetuarse y pervivir en el tiempo. Desgraciadamente la crisis es una especie de “mantra”, utilizada como cantinela y recurso recurrente, para abordar la reordenación del modelo económico y social en zonas enteras del planeta, especialmente en Europa.

Las políticas de recortes y ajustes, vienen forzadas por el acoso de los mercados, utilizando la crisis como justificación. Países como Irlanda, Grecia, Portugal, o España, se ven sometidos a reducciones importantes de la inversión pública, ajustes presupuestarios, recortes sociales, bajadas salariales de sus empleados públicos, congelaciones de pensiones, privatizaciones. Debilitamiento de los servicios sociales y los servicios públicos, ya sea la sanidad, la educación, o la atención a la dependencia.

En el fondo esas políticas persiguen casi exclusivamente el mantenimiento de beneficios empresariales, sin acometer los problemas estructurales de nuestra economía. Problemas que tienen que ver con un modelo de crecimiento basado en la especulación inmobiliaria y el alto consumo y endeudamiento de las familias y las empresas.

La consecuencia de estas políticas es el endurecimiento de la recesión económica y el aumento del desempleo, con mayores componentes de paro de larga duración y pérdida de prestaciones, subsidios o ayudas. 522.000 personas paradas, 479.000 apuntadas en las listas del paro. Casi la mitad llevan más de un año en el paro. Casi 300.000 acabarán el año sin prestación alguna, ni ayuda, por desempleo.

Instalados en la crisis hay quien pretende centrar las políticas anticrisis en deteriorar aún más las condiciones de trabajo, incrementando la temporalidad, la precariedad del empleo.

Abordar unas Jornadas, sobre el Coche Eléctrico, en el marco de un nuevo modelo productivo parece oportuno y necesario. En primer lugar porque fija un horizonte por ahora inalcanzable, pero que no hay que olvidar: un modelo industrial, urbanístico y de movilidad que respeta el medio ambiente, que aporta riqueza e innovación.

De eso se trata ante la crisis. Fijar criterios compartidos para salir de ella. Tomando como prioridades el empleo, la protección a las personas desempleadas, el fortalecimiento de la protección social y la construcción de un modelo productivo más sólido, estable y sostenible.

Por eso, en el marco de estas Jornadas presentamos un Manifiesto y un Decálogo por la Industria y la Construcción en Madrid. Aportamos propuestas que tienen que ver con la necesaria inversión pública, con la modernización de los sectores productivos madrileños. Por el mayor esfuerzo en innovación e investigación empresarial. Por la búsqueda de inversiones productivas. Por el cumplimiento de los acuerdos firmados con el Gobierno Regional en materia industrial e investigación. Por la formación y cualificación de los trabajadores y trabajadoras. Propuestas que exigen una revisión en profundidad del sistema financiero y una fiscalidad que asegure los recursos necesarios.

Creemos que el empleo, la sostenibilidad medioambiental y la participación de la sociedad vertebrada, en las políticas son elementos esenciales para el futuro, si lo queremos compartido y no fruto de la imposición.

El debate sobre el coche eléctrico no es ocioso en estos momentos. Es una disculpa y un argumento que pone ante nosotros el reto del horizonte de un nuevo modelo productivo.

El coche eléctrico no es una panacea que lo soluciona todo. No soluciona la contaminación, ni las dificultades de movilidad. Las emisiones del coche eléctrico son aparentemente cero, pero hay que contabilizar la repercusión de las emisiones generadas por las centrales térmicas, de ciclo combinado, nucleares, etc. … que producen la energía que el coche eléctrico consume.

Aún así, los 50 gramos/km que podemos adjudicar al coche eléctrico, se encuentran muy lejos de los más de 400 gr/km que emite el coche convencional.

De la misma forma, el coche eléctrico no soluciona el que cada día 2.800.000 coches entren y salgan de Madrid. La solución pasa por la mayor utilización del transporte público y un modelo de movilidad y urbanismo menos dependiente de la utilización del vehículo privado. El 60 por ciento de los vehículos privados trasladan a tan sólo una personas en sus desplazamientos.

La utilización del coche eléctrico será más útil si resolvemos el problema de generación de energía eléctrica con medios y tecnología menos contaminantes y si concebimos un urbanismo que facilite los desplazamientos en transporte público.

En todo caso el coche eléctrico es ya una realidad de futuro, una oportunidad para Madrid si somos capaces de afrontar el largo proceso de implantación de puntos de recarga en domicilios, áreas urbanas y centros de trabajo, generando empleo y si aprovechamos para impulsar procesos tecnológicos, de investigación e innovación en nuevos materiales, componentes, baterías, etc…

Madrid reúne las condiciones, si hay decisión política, para ser modelo y referente en el diseño y desarrollo de este medo de transporte.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid.


ABANDONAR LA ENERGÍA NUCLEAR

mayo 7, 2011

El accidente nuclear de Fukushima ha vuelto a alertar a los ciudadanos del planeta sobre los riesgos asociados al uso de esta tecnología. Pese a unas medidas y protocolos de seguridad cada vez más estrictos, ni aún los países tecnológicamente más avanzados se encuentran a salvo de accidentes provocados por factores externos, o por otros derivados de causas internas, como la obsolescencia de materiales, desgastes de piezas, fallos de operación, o incendios, como el de Vandellós.

Si algo ha puesto de relieve Fukushima es que toda medida de seguridad es poca y, en este sentido, el Consejo de Seguridad Nuclear (CNS) ha ido perdiendo dotaciones de presupuesto, medios y personas para asegurar un control público de las centrales nucleares, que llega a la subcontratación, rotación de plantillas, pérdida de profesionalidad y aumento de los riesgos que venimos denunciando.

Fukushima podría contribuir a alcanzar acuerdos en torno a temas esenciales como la fijación de la vida útil de las centrales nucleares que no debería superar los 40 años. Con carácter previo, se deberían acordar calendarios que contemplen soluciones industriales, laborales y sociales. Es decir un plan económico y social alternativo a cada central nuclear, que contemple la instalación de empresas y la creación de empleo.

Las empresas nucleares y las compañías que gestionan las centrales no pueden asumir las terribles consecuencias de un accidente nuclear. Además la gestión de residuos durante miles de años escapa también a dichas empresas. La actividad nuclear necesita en todo momento apoyo económico público.

CCOO venimos reclamando el cierre de centrales nucleares como la de Garoña, en Castilla-León, o como la del Cofrentes en el País Valenciano. Con garantías de empleo y futuro económico para la ciudadanía de esos lugares.

En todo caso, es sensato pensar que la futura planificación económica y energética, debe realizarse tomando en cuenta el abandono de la generación eléctrica nuclear. Limitando la vida útil de las centrales existentes y elaborando anticipadamente alternativas para la población y bajo la exigencia de las máximas garantías de seguridad, mientras las centrales sigan operando.

Cuando escucho a Esperanza Aguirre, apostar por la energía nuclear en España, me pregunto en qué lugar de Madrid instalaría la parte alícuota de instalaciones nucleares que correspondieran a nuestra Comunidad. No me extrañaría que el lugar elegido fuera el corazón mismo del Parque Natural del Sureste, entre Rivas y San Martín de la Vega. Es una mera suposición, pero suposición verosímil.

Desde la responsabilidad y el compromiso, CCOO apoyaremos las convocatorias y movilizaciones encaminadas a plantear el abandono de esta tecnología. Fukushima es una lección dramática que nadie puede, ni debe, olvidar.

Francisco Javier López Martín
Secretario General de CCOO de Madrid


AMIANTO: LA LANA DE LA SALAMANDRA

abril 19, 2011

Giampiero Rossi cuenta en Madrid la historia de Casale Monferrato, un pueblo italiano del Piamonte.  Nos presenta su libro La Lana de la Salamandra, en unas Jornadas sobre el Amianto organizadas por CCOO de Madrid.

Giampiero es periodista, escritor, italiano Periodista de L’Unitá, el diario más cercano a los trabajadores.  Un jueves, una tarde libre, invitado por los sindicalistas de Casale Monferrato, en el Piamonte italiano, acude a una reunión del Comité de Victimas  afectados por el amianto en el pueblo. Lee el resto de esta entrada »


EN DEFENSA DE LA CONSTITUCION

diciembre 6, 2010

CCOO y UGT de Madrid hemos decidido poner en valor la Constitución Española, en las inmediaciones del 6 de Diciembre. Hemos aprovechado el día en el que la Comunidad de Madrid y la Delegación del Gobierno han convocado el acto conmemorativo del Día de la Constitución, para entregar a ambas instituciones una carpeta que contiene algunos artículos de la Constitución que adquieren especial importancia en los momentos duros de crisis económica y recortes que vivimos.
En defensa de la Constitución Española y Contra el retroceso constitucional en la Comunidad de Madrid, hemos querido destacar que la Constitución define a España como un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. Lee el resto de esta entrada »


MADRID: UN PRESUPUESTO EN CRISIS.

noviembre 11, 2010


El Gobierno de Esperanza Aguirre ha aprobado su proyecto de Presupuesto de la Comunidad de Madrid para el año 2011, con una rebaja del -9,07 por ciento con respecto al presente año.  Madrid contará con 18.678  millones de euros.  Es decir, 443 millones de euros menos.

No queda ahí la cosa.  Sumando el sector público autonómico, es decir Comunidad de Madrid, sus organismos autónomos, Entes y Empresas Pública, el recorte es de 907 millones de euros, un -4´2 por ciento, alcanzando el Presupuesto total los 20.534 millones de euros. Lee el resto de esta entrada »